Imprimir
Visto: 3380
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los eldenses llenan los alrededores de la ermita de San Antón | Junta Central Moros y Cristianos.

Cuando en el año 1947 la Fiesta de Moros y Cristianos propiamente dicha se separó de los actos de San Antón en el mes de Enero, buscando tiempos climáticos más propicios en la Primavera, la Fiesta típica de San Antón se siguió manteniendo en sus fechas tradicionales del fin de semana siguiente a la festividad litúrgica del Santo. Los actos permanecieron como era la costumbre ancestral y así continuaron celebrándose las hogueras, las danzas típicas, la bendición del pan, las cucañas y carreras, etc. organizados por la Mayordomía del Santo anacoreta. Solamente en los actos religiosos dedicados al Patrón se mantuvo la participación de las comparsas de Moros y Cristianos. De esta manera, en el traslado del Santo del sábado por la tarde eran protagonistas las abanderadas y capitanes de las distintas comparsas que enarbolaban sus correspondientes banderas acompañados de todos los festeros que vestían sus clásicos distintivos -el fez en el caso de los moros, y el gorro cuartelero en el caso de los cristianos- presidiendo el acto, junto a las autoridades locales y Mayordomía, la Junta Central de Comparsas. El domingo ocurría exactamente lo mismo: acudían todos, cargos, Junta y autoridades, a la Misa en honor del Santo en la iglesia de Santa Ana, tras la cual se procedía a trasladar la imagen de nuevo a su ermita con el disparo de arcabucería por parte de los festeros de las distintas comparsas. Una vez la imagen en su ermita, los cargos festeros, autoridades y Junta Central, acompañados del resto de los festeros y amenizados por la banda local Santa Cecilia se dirigían desde la ermita hasta la calle Nueva, donde a la altura del Casino Eldense se disolvía el desfile.

Esto fue así hasta el año 1975. Aquel año la Junta Central de Comparsas, queriendo fortalecer la participación de los festeros en estos actos de San Antón, aprobó la celebración de un desfile especial que tendría lugar el domingo por la mañana, una vez el Santo era entronizado en su ermita entre los disparos de arcabucería y de la mascletá que a tal efecto se solía disparar. Este acto consistía en la participación de dos escuadras por cada comparsa, luciendo el traje con el que desfilaron en las pasadas fiestas del año anterior, y las abanderadas y capitanes de las comparsas como cierre institucional de este desfile que se decidió llamarlo de la “Media Fiesta”, haciendo alusión a lo que en otras poblaciones festeras se celebraba con el nombre de Medio Año. Las escuadras que debían participar en este desfile eran principalmente las premiadas por Junta Central, ya que después del desfile tenía lugar una comida de hermandad en la que se entregaban los premios a dichas escuadras.

La Plaza de la Constitución acoge las tradicionales danzas  | Junta Central Moros y Cristianos.

Este desfile de la Media Fiesta permaneció con esta estructura hasta el año 1998 en que la Junta Central decidió su potenciación, dotándolo de una mayor participación de festeros. De este modo las escuadras participantes pasaron de dos a cuatro por comparsa, además de los cargos de abanderadas y capitanes mayores e infantiles. Cada comparsa era acompañada por una banda de música, con lo que de cuatro bandas se pasó a diez, contando a la Banda Santa Cecilia que abría el desfile.

Por otro lado, también en los años 90 la comisión de Embajadas y Alardo aprobó que los arcabuceros que participaban en el traslado del Santo del domingo por la mañana disparando sus arcabuces, fueran vestidos con el traje oficial de guerrilla de su comparsa respectiva, con lo cual se ganó en dignidad, colorido y participación en este acto que es el más claro exponente de los comienzos de la Fiesta, es decir de la “soldadesca”.  

Otras actividades propiamente de la Fiesta de Moros y Cristianos tenían lugar en estos festejos de San Antón del mes de Enero. En 1971, cuando Jenaro Vera tomó las riendas de la Fiesta, comenzó a celebrarse un concurso de fotografías y transparencias que ha durado hasta nuestros días en que se ha celebrado su XLVIII edición.

En el año 2000 otro acto vino a enriquecer el programa de los celebrados hasta entonces con motivo de la Media Fiesta: el desfile de collas o grupos musicales de las comparsas. Ese mismo año se creó este llamado desfile de collas para dar protagonismo a aquellos festeros que, a través de estos grupos, se esforzaban en aprender música y tocar los instrumentos necesarios en un alarde musical jamás conocido en nuestra ciudad.   Participaron ese primer año las cuatro collas primigenias correspondientes a las comparsas moras. Musulmanes, Huestes del Cadí, Marroquíes y Realistas. Al año siguiente se unió a estos grupos la recién formada Fanfarria zíngara; en 2002 lo hizo también el grupo Sotavento de la comparsa de Piratas.Ya en los años 2006 y 2007, respectivamente, se incorporaron dos nuevos grupos, Zalagarda de la comparsa de Contrabandistas y la Trova de los Cristianos. El último grupo en incorporarse ha sido la llamada Bigornia de la comparsa de Estudiantes, siendo ya nueve las agrupaciones que existen y que aprovechan este desfile, que se celebra el sábado anterior a la Media Fiesta, para demostrar los progresos que realizan en la interpretación de diversas y variadas composiciones musicales.

En la actualidad la Media Fiesta, fusionada con la tradicional fiesta de San Antón, se celebra durante dos fines de semana del mes de Enero: el primer fin de semana, anterior a la festividad litúrgica del Santo, tiene lugar la inauguración de la exposición de fotografías, el citado desfile de collas del sábado por la tarde y la visita de la Fiesta, representada por sus abanderadas y capitanes, Mayordomía, Junta Central y Ayuntamiento, con el grupo de danzas La Faltriquera, la Colla de la Mayordomía y la banda Santa Cecilia, al geriátrico El Catí para llevar la Fiesta a los ancianos allí acogidos. El segundo fin de semana, tras la celebración de los actos propios de la onomástica del Santo (17 de enero), tienen lugar los actos centrales de la Media Fiesta: traslados, misa y desfile. Hay que destacar que tras la Misa del domingo en honor a San Antón, tiene lugar el acto de Proclamación de nuevos capitanes y abanderadas que desfila ya como tales cargos en el traslado del santo a su ermita y en el Desfile de la Media Fiesta.

En los últimos años la Mayordomía ha aportado nuevas actividades como la recuperación de la recogida de la leña destinada a la hoguera de San Antón en la partida de la Cañadas y la jornada de puertas abiertas en la ermita y sus alrededores con granja móvil para los más pequeños y otras actividades de tipo gastronómico. Es digno de destacar el Concurso de dibujo infantil sobre la imagen del San Antón que patrocina el semanario local Valle de Elda en el que participan cientos de niños de todos los colegios de la ciudad.

San Antón sale rodeado de festeros a las calles de Elda | Junta Central Moros y Cristianos.