Imprimir
Visto: 888
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Moro realista en 1947.

Nos encontramos a la espera de un gran acontecimiento de nuestra Fiesta: la celebración del 75 aniversario de la restauración de nuestros Moros y Cristianos en el año 1944. A partir del mes de enero del próximo año se van a suceder los actos que la Comisión de Junta Central constituida para esta ocasión, única en el devenir de nuestros festejos de Moros y Cristianos, tiene previsto organizar y ofrecer a todos los festeros de la ciudad.

Este es el momento de desempolvar y sacar de los antiguos baúles todo lo que ha servido para configurar nuestra Fiesta: vestimenta y armamento de las comparsas, documentos, escritos, publicaciones y demás testimonios de los primeros años de la celebración y, así, poder dar a conocer a las nuevas generaciones de eldenses todas las reliquias del pasado festero que, sin duda, han de demostrar nuestra madurez festera tras estos 75 años ininterrumpidos haciendo Fiesta.

Indagando en estos menesteres de búsqueda de prendas y documentos antiguos que pudieran dar luz sobre los orígenes de nuestra querida Fiesta, nos hemos topado con un traje que lució en los primeros años un festero de la comparsa de Moros Realistas. Se trata de Juan JuanFerrández, propietario de la imprenta Gráficas Ferrández, fallecido hace algunos años que conservaba un traje prácticamente completo de moro realista y que su propio hijo lo ha ofrecido a la Comisión de este 75 aniversario. Lo más relevante de este traje es que, hasta ahora, había una prenda muy característica de dicho traje que era prácticamente imposible localizar: la primera faja que lucieron los primeros festeros realistas desde la fundación de la comparsa hasta el año 1956. El traje antiguo de esta comparsa se ha recuperado en algunas escuadras pero la faja primigenia no había podido ser localizada hasta ahora. Investigando en las dos poblaciones que aportaron sus trajes a esta comparsa el primer año de su salida (1945), Villena y Alcoy, se ha podido averiguar que esta era la faja oficial en esos años 40 del pasado siglo y que fue la que adoptaron los Realistas eldenses en sus primeros trajes. Es, pues, una buena noticia que se haya rescatado esta prenda que es una verdadera reliquia de los orígenes de nuestra Fiesta pero lo es también porque esta familia, a pesar de que es un verdadero y sentido recuerdo de su padre, no ha tenido el más mínimo reparo en ofrecerlo a la Fiesta, en especial en estos momentos en que vamos a celebrar sus bodas de platino.

Primera faja realista en 1945/1956.

Hemos recibido también un traje de navarro, aunque no de los primeros años, de otro actual festero realista, Pedro Poveda, que también lo ha donado para su uso en estas próximas celebraciones pero, con toda seguridad, debe haber muchas familias eldenses que posean trajes, prendas o documentos de cualquiera de nuestras comparsas actuales o desaparecidas y que sería bueno que lo ofrecieran para su estudio, exposición y conocimiento de todos. Es comprensible que muchos sean reacios a donarlos porque realmente son recuerdos de familiares o de un pasado propio, pero creo que es mejor que todo el mundo los conozca y puedan ser admirados por su raigambre y antigüedad. La Fiesta y el pueblo de Elda sin duda se lo agradecerán.

Desde aquí, desde esta columna festera, debemos aplaudir y agradecer los gestos de estas dos personas donantes y espero que, a partir de ahora, con la excusa del 75 aniversario, se presenten nuevas apariciones de reliquias de este tipo que, de manera consciente o no, duerman su pasado sueño festero en el fondo de algún antiguo baúl o escondidas en cualquier oscuro ropero.