SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Música y Zarzuela

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En los tiempos que corren no son muchas, aunque las hay, las personas que se sacrifican, o se han sacrificado, en favor de la zarzuela. De entre los alicantinos destacados en esta faceta se encontraba José Manuel Navarro Sales (1*) fallecido el 5 de abril último, por paro cardíaco, en el centro hospitalario donde se encontraba ingresado, como consecuencia de las graves lesiones cerebrales sufridas el 1 de julio de 2017, en un accidente de tráfico.

Su trayectoria altruista como componente y directivo de la Peña Lírica Alicantina, y su vinculación al mundo de las Hogueras de San Juan, fueron razones más que suficientes para que el domingo pasado se ofreciera un concierto, como homenaje póstumo a su persona, en el que participaron la Banda Sinfónica Municipal de Alicante y la Compañía Lírica Alicantina, denominación actual de lo que fué "su" Peña.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Al mediodía de hoy, jueves, en orden a lo previsto Daniel Bianco, director del Teatro de la Zarzuela de Madrid, ha procedido a presentar la programación de la temporada 2018-2019, ante una nutrida presencia de periodistas, artistas, cantantes, que casi llenaban el patio de butacas y ocupaban algunos palcos.

Como era previsible ha sido, sin duda, la presentación que más expectación ha despertado de todas cuantas se han realizado hasta la fecha. Y también ha sido la única donde ha comparecido en solitario el director, sin estar acompañado, o respaldado, por cargo político alguno. Llámese directora del INAEM, secretario de estado de cultura o el propio ministro del ramo. Cuando ha comparecido sobre el escenario del teatro ha recibido una más que sonora y prolongada salva de aplausos.  

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Diez de las doce funciones programadas por el Teatro de la Zarzuela de Madrid de una nueva producción de La tabernera del puerto, cuyo estreno ya no será este sábado 5 de mayo, quedan suspendidas, a causa de los paros que los trabajadores del INAEM (Instituo Nacional de las Artes Escénicas y la Música) van a seguir protagonizando durante el presente mes de mayo.

Es este el único título del repertorio habitual incluido en la temporada presente, y uno de los más solicitados por el público no solo de Madrid. Por consiguiente era de esperar que todas las representaciones gozaran de llenos absolutos.

En un principio se anunció que los paros respetarían las cinco funciones de abono. Sin embargo, en la rueda de prensa de presentación Tabernera el propio director del teatro, Daniel Bianco, anunció que solo habrá funciones los días 6, domingo,  y 10, jueves (1*).

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen de la huelga de ayer | @Afuejo en Twitter.

Es de suponer que en los despachos se estará trabajando a fondo para buscar una solución y que cesen los paros y concentraciones de los trabajadores del INAEM.

Paros que en orden a lo previsto se iniciaron el jueves día 5, con la cancelación del estreno de la zarzuela Policías y ladrones, y han tenido continuidad en este mismo teatro y en otros espacios escénicos, en base a un calendario previsto para el mes de abril, inicialmente.

En el caso concreto del Teatro de la Zarzuela han quedado sin efecto las cinco funciones que había programadas de este título nuevo. Primero que se iba a estrenar sobre su escenario desde que vio la luz Fuenteovejuna, en 1981.

De momento nada se sabe si se programará para la temporada próxima o quedará en suspenso. De hecho tampoco se conoce si la programación que ya tenía casi ultimada su director, Daniel Bianco, se confirmará o tendrá que sufrir variaciones, de concretarse la fusión, aún con la oposición frontal  que está recibiendo la propuesta. La programación que sí está confirmada, y publicada, es la del Teatro Real.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen de José Manuel Navarro.

El jueves pasado, 5 de abril, nos desayunábamos con la noticia, fatal e inesperada, de la muerte de José Manuel Navarro Sales. A pesar de que su estado de salud era delicado en extremo, todos albergábamos la esperanza de que llegaría a recuperarse, más pronto o más tarde.

Se consumaba así la pérdida de uno de los más firmes defensores y divulgadores de la zarzuela española, tras nueve meses de lucha contra los imponderables, siempre con el apoyo y dedicación de su familia y amigos más allegados, y preocupación de todos. Y se esfumaban las posibilidades de su recuperación, anhelada por todos.

El sábado 1 de julio del año pasado, cuando circulaba en su motocicleta, gozando de prioridad en una rotonda, fue arrollado por un automóvil. Las heridas cerebrales sufridas fueron de tal consideración que después de varias semanas en la UVI del Hospital General de Alicante, sin obtener avance alguno, mediado el mes de agosto fue trasladado al de Aguas Vivas, en Carcagente, uno de los mejores centros de Europa especializados en el tratamiento del daño cerebral.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen de la concentración para pedir "que la zarzuela sea pública" | Diario lírico- Miguel Borrallo.

No sabemos si por influjo de haber recuperado la zarzuela de Chapí La Tempestad, pero el caso es que pocos días después de interpretarse sobre su escenario en versión de concierto, un tsunami ha invadido el Teatro de la Zarzuela de Madrid.

Ya dijimos en nuestro artículo del 25 de febrero último, referido a esta recuperación tras 90 años de ausencia en el Templo del Género Grande, que era una obra que tenía fama de gafe. Que se lo pregunten al villenero de adopción Romualdo Moreno -como cité en dicho artículo- que es una de las últimas personas que se atrevió a ponerla en escena, allá por 1995.

Pocas veces como ahora el Teatro de la Zarzuela ha sonado tanto en los medios de comunicación, y en las redes sociales, como lo viene haciendo en las dos últimas semanas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Gracias al trabajo de investigación y la tenacidad del director de orquesta español José Luís Temes (1*) desde noviembre del año 2016 muchos españoles -incluso los más avezados en la música clásica-  nos enteramos que nuestro país tuvo una compositora de primer nivel, surgida en los primeros años del siglo XX, lo cual había quedado enmudecido por marchar al exilio en 1939.

María Rodrigo Bellido fue pionera en este aspecto. Está considerada como la primera mujer en España que se dedicó al mundo de la composición y la enseñanza musical profesionalmente. Nació en Madrid el 20 de marzo de 1888 y falleció en Puerto Rico el 8 de diciembre de 1967.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Cuando todavía no se han apagado los ecos de la controvertida recuperación de Maruxa en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, cuya última representación se llevó a cabo el domingo,  otra obra casi olvidada subirá el próximo viernes, día 16, a su escenario. Una de las más importantes obras del repertorio zarzuelístico, La tempestad, (1) del villenero Ruperto Chapí, que desde el mes de noviembre de 1927 no se representa allí  se podrá escuchar, noventa años después, sobre su escenario, en dos sesiones únicas. La segunda de ellas el domingo 18.  Sin embargo, ese olvido al que el Templo del Género Grande la ha tenido sumida -junto al resto de teatros españoles- no implica que al desempolvar sus partituras se muestre en versión escénica, pues sus dos sesiones se han programado en concierto. Por ello digo "se podrá escuchar" y no digo se podrá ver. Ver se verá a los cantantes y a los coristas ¡menudo plantel! sobre el escenario y habrá que seguir esperando la recuperación completa. No sé si otros 91 años. 

A falta de diálogos hablados habrá un narrador que irá desgranando el enredo argumental, de corte dramático.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Otro acontecimiento de los que marcan época llega la semana próxima al Teatro de la Zarzuela de Madrid, casi 47 años después de haberse visto en su escenario por última vez en junio de 1971. Quienes quieran conocer una de las partituras más bellas de toda la lírica española, tienen ahora la oportunidad.

La que fue asignatura pendiente de Miguel Roa, 25 años director musical de este teatro, Maruxa, vuelve desde el jueves, próximo día 25 de enero, al coliseo de la Calle Jovellanos, donde se estrenó en noche gloriosa del jueves 28 de mayo de 1914. Estará en cartel hasta el domingo 11 de febrero próximo, siendo 14 las representaciones programadas. Los lunes y martes no hay función.

Cuentan las crónicas que Amadeo Vives, autor de la música, y Luis Pascual Frutos, del libreto, fueron sacados a hombros, como los toreros,  y llevados en volandas hasta el Café de Fornos (1*) en olor de multitudes,  portando antorchas sus enfervorizados seguidores. Serían las dos de la madrugada  y muchas de las personas  que todavía deambulaban por las calles, se unieron a la comitiva, participando de la celebración, aunque no habían estado en el teatro.  Es evidente que eran otros tiempos. La zarzuela se vivía con la misma pasión con la que ahora se vive el fútbol u otras manifestaciones deportivas, rockeras, sociales y televisivas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Rocío Dúrcal | IMDB.

 El 28 de abril último publicábamos un sexto artículo sobre la zarzuela llevada al cine. Posteriormente nos hemos centrado en tratar temas de actualidad lírica a niveles diversos: local, provincial, nacional...

Retomamos la serie dedicada al género lírico en la gran pantalla. En esta ocasión ocupándonos de la presencia de fragmentos de zarzuela, en películas cuyos argumentos no tienen nada que ver con ella, así como en curiosidades varias.

Aunque no es frecuente encontrar algún fragmento de zarzuela en bandas sonoras, a veces salta la liebre donde menos se espera.

Acerca del autor

Autor: Elías Bernabé Pérez

Mis recuerdos más remotos que me atrajeron a la zarzuela me trasladan a sesenta años atrás. Primero escuchando los fragmentos que sonaban con frecuencia en la radio. También gracias a las fantasías, preludios e intermedios que interpretaban las bandas de música en los conciertos de las fiestas de octubre de Petrer. El templete donde actuaban estaba justo ante la fachada de mi casa.

Lo que más me gustaba de la Semana Santa es que en la radio solo se emitía música clásica. El viernes y sábado santo las emisoras enmudecían.

Lo más intenso vino en la época dorada del tocadiscos. Lo compró mi abuelo materno en 1963. La primera zarzuela que entró en casa fue Doña Francisquita con Kraus y Olaria. Es una grabación incompleta, pero suficiente para que me la aprendiese de memoria. Mi abuelo estaba impedido y era yo quien la ponía todos los mediodías y noches durante dos semanas consecutivas. A los quince días compramos un segundo disco: La generala, de nuevo con Kraus y Olaria. Y ya fuimos alternando. Después vino Maruxa. Y yo con solo 13 años me entusiasmé con ella y también la aprendí. Sí, digo bien. ¡A mis 13 años ya me encantaba Maruxa!

Ahí comenzó todo y ya no he parado. Siempre como aficionado.

Como le dice un padre a su hijo al final del documental de TVE sobre zarzuela La romanza de Madrid, de 1988, “Te acompañarán toda tu vida, porque son inmortales”.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir