Imprimir
Visto: 364
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

A principios de este año que se nos va, en concreto el 22 de enero, publicábamos un séptimo artículo de la serie dedicada a la zarzuela en el cine. Ciclo iniciado el 26 de mayo de 2015, y que fuimos alternando, con otros temas, muchos de ellos de actualidad en su momento.

Aquel artículo inicial de 2018, acababa con el párrafo siguiente:

"Tampoco resultó exitosa la experiencia acometida por Fernán Gómez en 1976, de crear una zarzuela para el cine. Así como suena ! Una zarzuela para el cine en 1976 ! Título: ¡ Bruja, más que bruja ! La partitura original de Carmelo Bernaola , engloba todos los ingredientes propios de las zarzuelas de ambiente rural, con el consabido terrateniente – ausente en la mayoría de las obras clásica- como eje principal.

Fue este un proyecto único y sin precedentes dentro del cine español que, como en El extraño viaje, fué muy bien acogido por la crítica y no por el público. Por su singularidad le dedicaremos un capítulo exclusivo."

Ese capítulo exclusivo, que cierra la serie dedicada a la zarzuela en el cine, ha tardado más de la cuenta en ver la luz. Pienso por ello que para cerrar el año su publicación es un buen motivo.

Vamos con ello.

Un hecho insólito se produjo en el mundo del cine español y su relación con la zarzuela en el año 1976, que pasó desapercibido para el gran público.

Por vez primera, posiblemente, desde que los Hermanos Lumiere crearan el invento, se escribió un guión y se compuso música ex profeso para llevar al cine una zarzuela, sin pretensiones de que fuera representada en el teatro. No me consta que haya sido adaptada para la escena, y creo que nadie se ha interesado por ello. ¿Quién iba a hacerlo en 1976 o después?

Hecho insólito que, además, se produjo cuando la zarzuela había entrado en declive, y salvo el proyecto de TVE de filmar varias adaptaciones del género entre 1967 y 1973, los guionistas y directores tan solo habían recurrido al género lírico con La corte de faraón, que José Luís Garcia Sánchez dirigió en 1984.

El padre de la "Bruja" fue Fernando Fernán Gómez, en su faceta de coguionista, con Pedro Beltrán, y director.

Dos cineastas que colaboraron en más de una ocasión, y que en el aspecto zarzuelístico eran antagónicos. Mientras que a Fernán Gómez la zarzuela le importaba un bledo, Pedro Beltrán era un enamorado del género. Quizá por ello fue él quien se encargo de escribir la letra de las partes cantadas.

Con el título de !Bruja, más que bruja! la película contó como protagonistas principales con el propio Fernán Gómez junto a Emma Cohen, Paco Algora y Mari Santpere (en el papel de la bruja).

La partitura la compuso Carmelo Bernaola (1) compositor de prestigio, inédito en el mundo de la zarzuela. Con esta aportación hizo buena la frase que él mismo había acuñado: "yo pongo música hasta a la guía telefónica si me lo piden".

Llama la atención el hecho de que este proyecto se realizara en tiempos donde la zarzuela llevada al cine ya estaba extinguida. Razón más que suficiente para que el genial Fernán Gómez crease una obra original, satirizando un género que, según él, la gente no apreciaba.

Su estreno en 1977, simultáneo en Madrid y Barcelona, pasó con más pena que gloria, dado el escaso interés de los distribuidores, según declaraciones del productor Juan José Daza.

El 12 julio de 2016 se llevó a cabo su reestreno, aunque parece ser que esta vez tampoco ha gozado de mucho éxito, a pesar de ser una película cuanto menos interesante.

En Televisión Española se emitió por vez primera el miércoles 22 de noviembre de 2017, dentro del programa Historia de nuestro cine, dentro de un ciclo dedicado a Fernán Gómez.

La parte musical está interpretada por cantantes líricos (2). El sonido pregrabado y las voces elegidas son de gran calidad, lo cual demuestra que los actores trabajaron a conciencia sus diferentes intervenciones cantadas, no muy extensas por cierto.

La película, que se desarrolla en un pueblo rural pequeño y casi en ruinas (3) de la sierra de Madrid, muestra algunos aspectos muy curiosos. Puede decirse que está plagada de detalles insignificantes, que a su vez la engrandecen, por originales. Como por ejemplo el inicial. Cuando comienzan a aparecer los créditos se escucha a los músicos de la orquesta "afinando sus instrumentos y calentado el labio". Más o menos lo que suele ocurrir en un teatro lírico o auditorio antes de iniciarse cualquier actuación o concierto. De inmediato se enlaza con el preludio orquestal, hasta que los créditos finalizan.

Otro aspecto llamativo, muy singular, es cuando la protagonista, Mariana, canta una especie de romanza estando en el corral de su casa. Mientras ella canta su parte, se escucha cacarear a las gallinas, a modo de un coro improvisado.

Detalle destacable, igualmente, es el bis con el que el tenor obsequia a la audiencia, tras interpretar una romanza coreada efusivamente por todo el pueblo. Esto es algo muy habitual en las marchas y galops de las operetas, aun cuando el público no lo reclame.

El final resulta epopéyico. Una orquesta con pianista y piano incluidos, cierra la obra desde una colina de las montañas que rodean el pequeño pueblo donde se desarrolla toda la trama (4). Aquí no hay play back, ni trampa ni cartón. Un lujo, por otra parte, según comentó el productor de la película, Juan José Daza, en un coloquio celebrado en la Academia del Cine de Madrid el 12 de julio de 2016, con motivo de su reestreno. Esta broma de llevar a una colina montañosa una orquesta sinfónica, no muy amplia esa es la verdad, se llevó casi el veinte por ciento del presupuesto de la película.

Fernán Gómez pretendió dar mayor realismo todavía al final, mostrando un teatro repleto, con el público puesto en pié ovacionando a los intérpretes. Escena que no fue posible realizar, dado su elevado costo económico. Por tal razón se ingenió lo de la orquesta enmedio del monte.

Dúos, cuartetos, pasajes corales, configuran una partitura no muy larga, pero superior en extensión a las de muchas zarzuelas de las pertenecientes al género chico.

!Bruja, más que bruja! se ideó como una parodia de zarzuela rural, algo que Fernando Fernán Gómez fue madurando desde unos diez años antes, a raiz del estreno de El extraño viaje, otra de sus películas excelentes, cuyo guión firmó junto al mismo Pedro Beltrán. Tampoco gozó del refrendo popular. En esta no se canta nada de zarzuela pero el género está presente por otras circunstancias (5). Hay algunas coincidencias entre ambas películas. Se desarrollan en pueblos pequeños. La mayoría de las escenas en los dos casos tienen como escenario la vivienda de la única familia pudiente, y los desenlaces finales van bastante aparejados.

 

El mismo Fernán Gómez tenía poca fé en el éxito

En este nuevo intento no tenía muchas esperanzas de lograr un producto exitoso, como él mismo dejó escrito:

"Hice ¡Bruja, más que bruja! cuando la gente veía la zarzuela como algo muy respetable. Yo quería que fuera una película muy fea y muy mal hecha, pero que hubiera divertido mucho al espectador. Y esto no lo conseguí. Hay, me parece, 7 u 8 personas no más a los que le parece una película magnífica y curiosísima, pero como te digo, son 7 u 8, y entre ellas, 2 son franceses".

Estas declaraciones que, en imágenes de archivo, se mostraron por televisión en el espacio previo a la proyección de la película, vienen escritas en una tarjeta que acompaña al DVD comercializado de !Bruja, más que bruja!

DVD remasterizado en alta definición, y donde los cantables están sobretitulados, aunque a decir verdad a los cantantes se les entiende a la perfección, excepto una intervención de la soprano Paloma Pérez Iñigo, quien dobla a Emma Cohen, inaudible su pronunciación, a conciencia.

El DVD incluye varios extras. Uno de ellos es el coloquio citado anteriormente, íntegro. Casualmente la noche anterior a su celebración falleció Emma Cohen, la protagonista principal. Por tal razón el coloquio, cuya duración supera los 50 minutos, dedicó a ella buena parte de su contenido.

El vídeo comercializado lleva una nota firmada por F.F.G (Fernando Fernán Gómez) que entre otras cosas dice: !No se trata de engañar a nadie... Se busca algo totalmente distinto a un musical americano, inglés o francés...El propósito de arranque es imitar ese extraño género teatral español denominado "zarzuela", no en sus versiones actuales realizadas por expertos directores y con generosos presupuestos que posibilitan el "gran espectáculo", sino en su estilo tradicional: orquesta numerosa, cantantes con perfecta escuela musical, voces potentes y bien impostadas; lo demás, relegado a segundo término".

Dado el contenido satírico de la película, hasta por tres veces aparece en pantalla una leyenda donde se dice: "deseamos advertir al respetable público que no es intención de los poetas creadores de la presente historia recomendar a los espectadores que imiten la conducta de los personajes que en ella intervienen".

 

La historia

¿Y de que va esa historia que sus poetas creadores recomiendan que no imitemos?

La describimos a grandes rasgos.

Justino cacique del pueblo, soltero maduro, y "amo" de todos quienes trabajan sus campos y pastorean sus ganados por un jornal mísero, tiene un sobrino huérfano y su heredero único, Juan, que vive con él. Su novia, Mariana, es la más guapa del pueblo, y posiblemente la única joven que queda allí. Juan marcha al servicio militar y Justino, que quiere ser padre pero además de un varón, desconocedor del noviazgo de los jóvenes, decide casarse con Mariana, en contra de su voluntad.

Cuando Juan regresa licenciado, dispuesto a casarse con Mariana y marcharse a vivir a Madrid para trabajar en la industria, se lleva la sorpresa de que está casada con su tío y van a vivir todos, además, en la misma casa.

Situaciones grotescas se producen cuando Justino en su afán de tener un hijo, y al no consentir Mariana tener relaciones sexuales con él por estar casada a la fuerza, visita a la "bruja" que vive a las afueras del pueblo, apartada, para que le recomiende como conseguir que su mujer se quede embarazada. Y se quedará, lo cual hará creer a Justino que las argucias de la bruja han surtido efecto. Ignora el cacique que el verdadero padre es su sobrino.

Previo a su embarazo y tras fallar las pócimas recetadas por la bruja, ésta les recomienda visitar un balnerario cuyos resultados de fertilidad son infalibles, solo con tomar las aguas. La escena del balneario resulta simpática, al ser varias las parejas de jóvenes que entran y salen de los baños individuales, cantando a coro mientras el encargado les indica que deben rezar a San Ramón nonato.

El tomar las aguas ha dado un resultado milagroso al quedar embarazada Mariana. Antes de que se conozca su estado de gracia, la bruja ha propiciado en su casa un encuentro sexual entre la joven y Juan, con resultado satisfactorio.

Con todo, cuando Mariana se halla en estado avanzado, Justino sospecha que su sobrino puede ser el padre. Hasta en su imaginación ve al niño recién nacido con el rostro de Juan.

Los jóvenes planean matar a Justino. De esta forma ella quedará liberada, podrán casarse, marchar a vivir a Madrid y serán ricos, además.

Para acabar con Justino recurren ! Cómo no ! a la bruja, quien les facilitará pócimas e instrumentos para envenenarle, que no darán el resultado apetecido. De nuevo se darán una serie de escenas rocambolescas. Y es que hasta la propia bruja, en su única intervención cantada, confiesa al final, que no tiene poder alguno y que engaña a todos quienes a ella recurren, por ser unos bobalicones.

El desenlace resulta tan imprevisible como lo es la película desde su comienzo.

 

Zarzuela para despedir el año

Al margen del tema tratado en estas ocho entregas, resulta reconfortante en este final de 2018 observar que cada vez son más los conciertos de Navidad y Año Nuevo que incluyen zarzuela en sus programas. Y además con éxito de público. Razón fundamental por la cual quienes lo han probado repiten.

Las localidades para el del Teatro de la Zarzuela del día 29 se agotaron meses atrás. El de Radio Sol XXI, del próximo día 4 en el Auditorio Nacional de Madrid, que va ya por su edición XIX agotó sus entradas -más de 2.000- hace unas semanas. Valladolid, Murcia, Cuenca -aquí hasta lo anuncian como "Zarzuela en Navidad"- Alicante, Coruña, Santa Cruz de Tenerife-que reune en un escenario al aire libre más de 20.000 personas y cumple sus bodas de plata-... Hasta hay quien se atreve ya a programar zarzuela completa en estos días. Como el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián, con Katiuska el viernes 28 y sábado 29.

Es evidente que hay programadores y directores musicales que se han dado cuenta que lo nuestro, como Teruel, también existe, más allá de los consabidos villancicos, música religiosa y valses y polcas vieneses, y que si lo van introduciendo poco a poco el público lo acepta de muy buen grado.

Con todo sigo echando en falta obras propias de estas fechas, como La nochebuena del diablo, del alicantino Oscar Esplá, Maese Pérez el organista, de Julio Gómez, y el oratorio El pessebre, de Pau Casals. Por no programarlos no los programa ni Radio Clásica que dispone de 18 horas al día, dedicadas en su inmesa mayoría a autores extranjeros.

 

(1*):  Carmelo Bernaola (Otxandiano, Vizcaya 1929-Madrid 2002) fue uno de los compositores españoles mas destacados de la segunda mitad del siglo XX. A su labor en el campo de la música sinfónica contemporánea se une la prolífica producción de bandas sonoras para el cine y televisión. Es autor, por ejemplo de las sintonías de programas tan exitosos en su momento como Verano Azul y La clave.

Resulta significativo, no obstante, que en las publicaciones consultadas donde se da cuenta de su obra compositiva, no aparezca en alguna de ellas su autoría de !Bruja, más que bruja!

 

(2*):  No se regateó en cantantes, aún cuando alguno de ellos no llega a cantar ni un minuto. Se pudo elegir la opción de que un mismo cantante pusiera la voz a dos personajes distintos, lo que no se hizo. Hasta en este aspecto se cuidó el detalle al máximo.

Algunas de las voces elegidas que despuntaban por aquellos años han destacado dentro de la lírica nacional, casos de Paloma Pérez Iñigo, Luis Alvarez y Alfonso Echeverría. Junto a ellos intervienen otros cinco cantantes: José Durán, Rosa Alonso, Vicente Martín, Evelia Marcote y Santiago de la Cruz.

 

(3*):  Difícil resulta adivinar la población donde está rodada !Bruja, más que bruja! En los créditos no se cita el lugar de los exteriores. Es evidente que se trató de un pueblo pequeño de la sierra de Madrid, semiabandonado, con calles de tierra sin aceras, muchas casas en estado ruinoso y una iglesia en buen estado sita en las afueras. En el coloquio citado, a la pregunta de un periodista sobre este particular se dijo que estaba rodada en Algete, pero es difícil que este pueblo haya evolucionado tanto en 40 años. En la actualidad cuenta con algo más de 20.000 habitantes, y la iglesia no es la misma que aparece en varias escenas de la película.

 

(4*):  Supuestamente debe ser la misma orquesta que grabó toda la banda sonora, cuya identidad y la de su director se omiten en los créditos del inicio y del final

 

(5*):  En El extraño viaje su protagonista principal, Carlos Larrañaga, es un barítono que quiere crear su compañía propia de zarzuela. Para recaudar fondos pertenece a un grupo músico-vocal, que acude desde Madrid a un pueblo rural cada fin de semana, para amenizar las sesiones de baile, de sábado noche y domingo tarde.