Imprimir
Visto: 1876
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
La Taberna del Puerto se reprensentó en Elda en 2012

Es habitual en Elda recordar y hablar maravillas de los festivales de ópera que, dentro de la programación de las fiestas mayores de septiembre, se llevaron a cabo durante los años setenta del siglo XX. Primero en la Plaza de Castelar y después en el Cine Cervantes. (1*) Sin embargo, nadie habla de las representaciones de zarzuela, aun habiendo tenido un mayor protagonismo en las fiestas septembrinas a lo largo del tiempo. Sobre todo a raiz de inaugurarse el Teatro Castelar.

Comentamos a grandes rasgos, algunos hitos zarzuelísticos, o de la lírica española, acaecidos dentro de los últimos 110 años. Fue una zarzuela, y del compositor de Villena Ruperto Chapí, con libreto de Mariano Pina: El milagro de la Virgen (2*) la elegida para inaugurar el Teatro Castelar, el 14 de septiembre de 1904. Obra de gran envergadura, al estilo de los mejores títulos del músico villenense, tales como La bruja, La tempestad, Curro Vargas, La cara de Dios o Margarita la tornera.

El milagro de la Virgen está totalmente olvidada desde hace muchos años, aun cuando gozó del mayor de los éxitos, a raíz de su estreno acaecido el 8 de octubre de 1884 en el Teatro Apolo de Madrid. Éxito que se prolongó durante varias décadas. Que una zarzuela de estas características, que precisa de grandes voces solistas, coro nutrido y orquesta amplia, fuese la elegida para inaugurar el Castelar habla bien a las claras de la enorme afición de los eldenses por la zarzuela, en aquellos tiempos, y sobre todo de su buen gusto y conocimiento del género.

Puede decirse, incluso, que Elda fue una plaza zarzuelística importante, desde la construcción del teatro.

Así cabe considerarlo ante el hecho de que solo cuatro meses después de su estreno en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, llegase al Castelar una de las obras cimeras de la lírica española: la ópera Maruxa,(3*), con música de Amadeo Vives y libreto de Luis Pascual Frutos. Aun cuando esta preciosa partitura está considerada como ópera “Égloga lírica” la denominan sus autores, se incluye generalmente dentro del repertorio zarzuelístico, igual que la popularísima Marina, de Emilio Arrieta, o Don Gil de Alcalá y El gato montés, de Manuel Penella.

Fue el 2 de septiembre de 1914, cuando esta obra se presentó en Elda, produciéndose aquella noche un hecho extraordinario, que relatamos.La soprano que debía interpretar el papel de Maruxa (en esta obra hay dos protagonistas femeninas, con presencia e intervenciones mas o menos equiparadas durante toda la trama) enfermó, no pudiendo actuar.

Rápidamente se echo mano de una niña, natural de la población valenciana de Jarafuel: Selica Pérez Carpio.(4*) Tenía tan solo 14 años y ya se sabía la obra de pe a pa, aunque Maruxa se había estrenado hacía cuatro meses solamente. Aquella jovencísima Selica, que debutó en Elda de forma circunstancial, se convirtió algunos años después en primerísima figura de la zarzuela española.

Las compañías itinerantes de zarzuela, que las hubo en España y la América de habla hispana hasta bien adentrada la segunda mitad del siglo XX, actuaban en Elda durante varios días en las fiestas de septiembre.

Recuerdo que en 1962 la dirigida por José Tamayo representó en el Cervantes eldense la opereta La viuda alegre, del austriaco Franz Lehar, en su traducción al castellano, y Doña Francisquita, la por muchos considerada obra cumbre de la zarzuela española, con partitura de Amadeo Vives y libreto de Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw. Pedro Lavirgen fue, sin duda, un lujo en ambas representaciones.

Con la llegada de los festivales de ópera, donde también actuó el propio Lavirgen encontrándose en la época dorada de su carrera operística, hubo un receso zarzuelístico. En los años 80 volvió la lírica española al Cervantes. Desconozco si por iniciativa exclusiva de la empresa Aguado, por interés municipal o por colaboración mútua.

Solo una representación los años 1983 y 1984 pero de indudable calidad. Recuerdo la espectacular Antología de la Zarzuela de José Tamayo, con un Cervantes abarrotado y, de nuevo, Pedro Lavirgen como máximo exponente del amplio elenco de primeras voces.

Y al año siguiente una memorable Tabernera del puerto, de Pablo Sorozábal, a cargo de la Compañia Lírica Española de Antonio Amengual, con nuevo llenazo en la misma sala.

El ya veterano barítono Tomás Alvarez (5*) bordó el papel de Juan de Eguía, principal protagonista de este "romance marinero”, como lo calificaron Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw, autores del libreto. Todavía en 1989 se volvieron a programar dos funciones en el Teatro Castelar, programadas por el Ayuntamiento.

De nuevo la compañía de Amengual visitaba Elda. Esta vez puso en cartel La parranda, el jueves 7, y La corte de faraón, el viernes 8. Lejos de lo esperado el público no respondió.

Agua de borrajas en 1996

Ya en los últimos años del siglo pasado, constituida la Asociación de Ópera y Conciertos de Elda (ADOC), se programó alguna representación. Es preciso recordar los “altos vuelos” con los que ADOC inició su andadura. La prensa local y provincial anunció en agosto de 1996, a bombo y platillo, dos representaciones de la ópera de Verdi, Aída, en la Plaza de Toros. Incluso se apuntó el nombre de Ana María Sánchez como protagonista.

El presupuesto rondaba los 100 millones de pesetas. Vistas las condiciones del recinto la empresa Operama claculó unas pérdidas de 50 millones. Se desistió del proyecto.

En su lugar se anunció, igualmente en prensa, una representación de Marina y otra de La tabernera del puerto, igualmente en la Plaza de Toros. Después se anunció que, por razones presupuestarias,Tabernera se caía del cartel, para acabar suspendiéndolo todo. Marina, no obstante, se pudo ver en septiembre de 1997, de nuevo en el Cine Cervantes. Obra popular donde las haya, que siempre figuró en los repertorios de las compañías de zarzuela. Se mantuvo el mismo elenco que ADOC había previsto para el año anterior: Laura Rizzo, José Antonio Higuera, Carlos Bergasa y Manuel Adsuar, con el coro Voces Crevillentinas.

En años recientes, ha sido la Agrupación Lírica del Centro Excursionista Eldense quien se ha asomado, de forma esporádica, a la concha de la Plaza Castelar. 

Sin embargo, en este 2015 no habrá zarzuela en fiestas de septiembre. Razones presupuestarias han dejado sin efecto la prevista representación de Los gavilanes.

En recuerdo de un gran melómano y amigo entrañable

El domingo 30 de agosto, fue enterrado en el cementerio de Monóvar, su ciudad natal, Pepe Mallebrera Alfonso. La noticia de su fallecimiento no por esperada dejó de producirme una tristeza enorme.

A Mallebrera le viene como anillo al dedo el apelativo de melómano. Músico en su juventud de la Artística de Monóvar, componente de la Coral Monovera Virgen del Remedio, pero por encima de todo ello un verdadero amante de la música, llamada culta, en todas sus facetas.

Fue habitual a las representaciones de zarzuela, ópera y conciertos que se programaban en Elda. Y no faltó, siempre que su estado de salud se lo permitió, a las sesiones que, quien esto firma, ofrece en las Aulas de la tercera Edad de Elda.

Estuvo en la última del mes de mayo, pasado. Aunque, eso sí, gracias a la buena disposición de algo que a Mallebrera se le escapaba por los bolsillos: muy buenos e incondicionales amigos. Se los había ganado a pulso.

Músicas aparte fue presidente local de Cruz Roja Española. También pregonó las fiestas mayores de Monóvar.

En enero de 1995, por su propia iniciativa, publicó una carta en el diario Información, la cual conservo, bajo el titular: La diva del valle. En ella se congratulaba de la trayectoria ascendente que Ana María Sánchez estaba logrando en el difícil mundo de la ópera.

 

1*: Hay documento sonoro en formato CD, editado en 2007 y distribuido gratuitamente, por Vivir Elda y ADOC, donde se recoge la representación de la ópera La Boheme, de Giacomo Puccini. Acontecimiento acaecido en el Cine Cervantes el 12 de septiembre de 1976, dirigida Gerardo Pérez Busquier, tuvo en Montserrat Caballé y Plácido Domingo a sus principales intérpretes. Esta grabación fue posible gracias a que la representación la retransmitió Radio Nacional de España.

2*: La Agrupación Lírica del Centro Excursionista Eldense interpretó seis fragmentos de esta monumental zarzuela, el 18 de diciembre de 2004, conmemorando así el centenario de la inauguración del teatro Castelar.

3*: Maruxa se estrenó el 14 de mayo de 1914, constituyendo un clamoroso triunfo para su compositor, Amadeo Vives. Al término de la representación, el fervor de los aficionados fue tal que llevaron a hombros al músico catalán, desde el teatro hasta la puerta de su domicilio.

4*: Selica Pérez Carpio a sus 14 años, ya había actuado en algunas funciones de aficionados. Su debut profesional improvisado, en Elda, no tuvo continuidad inmediata, siendo a partir de los 17 años, ya con una mayor y mejor preparación técnica, cuando se dedicó de lleno a la zarzuela. Fue una de las sopranos mas solicitadas por todos los directores para estrenar sus obras, algunas de las cuales, grabadas en origen en discos de pizarra, han sido recuperadas en reediciones de disco compacto.Su padre fue un gran amante de la lírica. Tanto que dió a su hija el nombre de Selica por ser el mismo de la protagonista de la ópera La africana del músico alemán Giacomo Meyerbeer.

 

5* Tomás Alvarez fue una de las grandes figuras que dieron su arte a la zarzuela durante cuatro décadas. Cosechó resonantes triunfos tanto en España como en Hispanoamérica, donde viajó con frecuencia. Su porte, su saber estar sobre las tablas, pudo hacer pensar que el papel de Juan de Eguía, se hizo para el. Debutó precisamente con este papel, cuando solo tenía 18 años. Nació en 1926 y falleció en 2004.