Imprimir
Visto: 1842
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hoy 5 de mayo me viene a la memoria la visita que este día del año 1995 efectuó Manuel Ausensi a las Aulas de la Tercera Edad de Elda. Era aquella una época gloriosa para este movimiento social, artístico y cultural, por la elevada asistencia que se registraba en todas sus actividades. De hecho aquella tarde se llenó el salón de actos de la Casa del Cultura eldense.

Allí Ausensi respondió a todas las preguntas que le fueron formuladas, en el transcurso de una sesión que resultó muy amena, y donde el personaje evidenció su sencillez y cercanía.  Antes de someterse al cuestionario que los asistentes le iban planteando,  cantó cuatro romanzas de zarzuela, acompañado al piano por Mari Carmen Segura Almodóvar.

La presencia de Ausensi en "Aulas" fue por iniciativa  personal suya. Se me ofreció para tal acto, sabedor de mi presencia en las charlas didácticas que dedico a la zarzuela.

Manuel Ausensi, cuyo nombre y trayectoria artística, sin duda, no dice mucho a las generaciones del siglo XXI,  fue el cantante lírico español que mayor número de zarzuelas grabó en disco, en la década de 1950, la mayoría de ellas dirigidas por Ataulfo Argenta. Sin embargo, durante los años que se dedicó al canto la ópera ocupó casi por completo sus múltiples actuaciones.

Tan solo en los inicios de su carrera intervino en algunas producciones zarzuelísticas, todas de ambiente madrileño, a instancias del Marqués de Bolarque, gran defensor del género y admirador suyo.

También protagonizó una serie de 18 representaciones de la obra póstuma de Jacinto Guerrero El canastillo de fresas (1*). La mayoría de ellas en el Teatro Albéniz de Madrid,  siendo las restantes en los reales sitios de Aranjuez, lugar donde se desarrolla esta zarzuela, estrenada en 1951, y La Granja de San Ildefonso.

Aquel 5 de mayo de 1995 fue la única vez que Manuel Ausensi cantó en Elda. Siendo una voz habitual del Gran Teatro del Liceo de Barcelona, ciudad en la que había nacido en 1919, no llegó a tiempo de participar en los festivales de ópera eldenses. Y no llegó a tiempo, por haberse retirado de los escenarios apenas dos años antes de su puesta  en marcha. Una retirada prematura, pues todavía no llegaba a la edad de 50 años. Las causas de ello, de contenido familiar exclusivamente,  las explicó con claridad meridiana en su concierto-coloquio.

 

Eldenses en el Liceu cuando debutó Rigoletto

En aquella comparecencia de Ausensi en "Aulas" se produjo un hecho muy simpático, que el propio barítono barcelonés confirmó. Fue Alberto Beltrán, propietario de la emblemática y desaparecida Ferretería El Progreso, quien le recordó su debut en el papel de Rigoletto en el Liceo de Barcelona. Aquel día, Alberto Beltrán y otros eldenses "empedernidos",  de la ópera estaban en el teatro, como su hermano Armando, Juan Martí y José Espinosa, vivieron un percance que sufrió Ausensi, quien se libró de caer al foso de la orquesta de milagro, a causa de un resbalón.

Juan Martí Poveda me contó como se lo montaban para ir al Liceu en tiempos donde se trabajaba el sábado, y no había autopista.

Solían salir de Elda, en el coche particular de uno de ellos, el sábado al caer la tarde. Llegaban a Barcelona bien entrada la madrugada del domingo,  y en el hotel donde se alojaban disponían de  las habitaciones hasta primera hora de la tarde. De esta forma, bien descansados, iban al teatro y al acabar la función, que ese día de la semana comenzaba a las 17 horas,  "carretera y manta", para llegar a casa en la madrugada del lunes.

Otra circunstancia que se produjo dicho día, domingo 18 de diciembre de 1966, es que no era Ausensi el barítono anunciado para cantar Rigoletto. El se encontraba en Barcelona porque solía cesar en sus actuaciones durante las navidades. Al mediodía de aquel domingo recibió una llamada telefónica del administrador del teatro, diciéndole que el barítono contratado para Rigoletto estaba indispuesto y no podía actuar esa tarde, por lo que le rogaba hiciese un esfuerzo y le sustituyera.

Quizá fue esta la causa de su caida en el escenario, el no haber ensayado, ya que según explicó el propio Ausensi,  en "Aulas" llevaba unos zapatos con el tacón bastante alto, a los que no consiguió habituarse.

Lo cierto es que cantante y eldenses presentes aquella tarde en el Liceo barcelonés, coincidieron en que su actuación fue sensacional, precisamente en una ópera donde el gran protagonista es el barítono: Rigoletto, aun cuando mucha gente la conozca solo por "La donna e mobile" que canta el tenor. Mas sensacional aún si consideramos que fue llegar, ver y vencer. Sin un solo ensayo previo y actuando por vez primera con sus compañeros de reparto.

 

Campaña electoral

Volviendo a la presencia de Ausensi en Elda, esta se produjo en fechas previas a las elecciones municipales. Quizá por ello se dieron cita el alcalde y alcaldable por el PSOE, Juan Pascual Azorín, junto a algunos concejales de su partido.

Durante esos días se había expuesto en la Casa de Cultura la maqueta de lo que iba a ser el Teatro Castelar, cuya recuperación y restauración se encontraba dentro del programa electoral de los socalistas en la legislatura próxima inmediata.

Las autoridades acompañaron a Ausensi para que conociese la maqueta y el proyecto y creo que, aprovechando su conocimiento sobre teatros, le formularon alguna pregunta de tipo técnico y de funcionamiento.

Dicho sea de paso, aunque a las 12 del mediodía debía de estar en Barcelona, para asistir a una reunión importante (2*), a la cual se le había convocado con posterioridad a haber programado la fecha de su visita a Elda, Ausensi mantuvo su palabra. Al día siguiente a las 7 de la mañana salió de Petrer, donde pernoctó con su esposa en casa de unos buenos amigos, y a la hora convenida estaba en Barcelona. Su Citröen Fuego debió alcanzar velocidades exageradas para un conductor de 75 años.

 

Jurado en el Certamen Villa de Petrer

La vinculación de Manuel Ausensi con nuestra comarca llegó el año 1987, al ser invitado para presidir el jurado del Primer Certamen Nacional de Zarzuela "Villa de Petrer", para agrupaciones de aficionados. El certamen se celebró durante cuatro años consecutivos, en todos los cuales estuvo presente.

El 15 de octubre de 1994, con motivo de cumplir 75 años, se le dedicó una gala lírica, en el Teatro Cervantes de Petrer, que contó con la presencia de 22 cantantes, la mayoría aficionados: Mari Carmen Yelo, Carmelo Navarro, Juan Ortega y Oscar Poveda, de Petrer, Dolores Delgado y Alfonso Barceló, de Elda, junto a otros de Elche, Crevillente y Alicante. Además se unieron al homenaje otras voces ya encumbradas como la eldense Ana María Sánchez, la barcelonesa Montserrat Costa, y los veteranos tenores Pedro Lavirgen y Ginés Torrano. El maestro alicantino José Garberí, que llevó el mayor peso de la gala,  y la eldense Mari Carmen Segura fueron los pianistas.

Como muestra de gratitud por este homenaje, Ausensi, hombre de profundas convicciones religiosas, prometió volver a Petrer y cantar algunas salves a la Virgen del Remedio. Como en el era habitual cumplió su palabra, además con prontitud, y escasas semanas después, en concreto el domingo 27 de noviembre, los asistentes a la Misa Mayor dominicial en la Iglesia Parroquial de San Bartolomé Apóstol, se vieron soprendidos, gratamente, con el canto de voz tan privilegiada. Ese mismo día, antes de la misa, le realicé una entrevista para el programa de zarzuela que realizaba yo los sábados en Radio Elda SER. Al término de la misma es cuando se me ofreció para venir a la Aulas de la Tercera Edad de Elda.

Manuel Ausensi falleció el 1 de septiembre de 2003, en la población tarraconense de Creixell, donde reside su única hija, y en cuyo cementerio está enterrado junto a su esposa Concepción Cerezo, en un nicho y lugar muy discretos.  

Su legado discográfico lo constituyen mas de 50 zarzuelas y un reducido número de óperas, insuficiente dada  la calidad interpretativa de este cantante. No obstante, una buena muestra de su maestría  cantando a Verdi, Mozart y compañía  la encontramos  en dos discos LP, de arias de ópera registrados en 1960 y 1961,  reeditados en CD en 1997.77

 

 

1*: El canastillo de fresas es la última zarzuela compuesta por Jacinto Guerrero, cuya orquestación quedó inacaba por su inesperada muerte, acaecida el 15 de septiembre de 1951. Orquestada por varios compositores amigos íntimos suyos, se estrenó el 16 de noviembre de 1951, en el Teatro Albéniz de Madrid. Aunque en su estreno la protagonizó el barítono de Orihuela Pedro Terol, con Pilar Lorengar y Dolores Pérez,  fue Manuel Ausensi quien, junto a las mismas sopranos, la grabó en disco, a petición de la familia Guerrero.

2*: La reunión que Ausensi tuvo en Barcelona el 6 de mayo de 1995, estuvo relacionada con la creación de un concurso de canto, de ámbito internacional, que llevara su nombre, por iniciativa de Ámbito Cultural de El Corte Inglés. Su primera edición se celebró en 1996. Sin embargo, hace algunos años que dejó de celebrarse.

3*: Relación de zarzuelas y óperas grabadas por Manuel Ausensi:

Zarzuela:

Jugar con fuego, Los diamantes de la corona, Pan y toros, El anillo de hierro, La tempestad, El rey que rabió, La revoltosa (dos versiones,  El puñao de rosas, La patria chica, La gran vía, La viejecita, La verbena de la Paloma, La tempranica, El húsar de la guardia, Bohemios, Alma de Dios, La alegría del batallón, La  reina mora, La canción del olvido, La dolorosa, Molinos de viento, El niño judío, Los cadetes de la reina, El asombro de Damasco, La chula de Pontevedra, La pícara molinera, El maestro Campanone, La calesera, La linda tapada, La parranda, La picarona, La rumbosa, La alsaciana, La monteria, Los gavilanes (dos versiones), La fama del tartanero, La rosa del azafrán, Cançó d´amor i de guerra, La legió d´honor, El caserío, La del soto del parral, El cantar del arriero, La marchenera, Luisa Fernanda, María Manuela, Katiuska, La del manojo de rosas, La tabernera del puerto, Don Manolito y La duquesa del candil.

Ópera:

I Puritani (dos versiones),

La vida breve, Goyescas, Madame Butterfly, El barbero de Sevilla, Un baile de máscaras, La traviata, La vida breve, Don Gil de Alcalá y Maruxa.

Otros:

Il maestro di capella y El retablo de maese Pedro.