Imprimir
Visto: 1838
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El año pasado por estas fechas la decisión del Ayuntamiento de Elda de suprimir la subvención presupuestada para la celebración del Concurso Internacional de Canto, organizado por ADOC, no estuvo exenta de polémica. Sobre todo en los ambientes políticos locales.

Ante la retirada de este apoyo económico la Asociación de Ópera y Conciertos de Elda decidió cancelar el concurso, aún cuando  hacía meses que se había convocado. Por tal razón la subvención que la Diputación Provincial tenía asignada para este acontecimiento fue amortizada.

No es este un caso único en España, pues han sido varios los concursos de canto que en los últimos años han desaparecido o están en "la nevera", utilizando un término político actual, esperando que les lleguen vientos favorables.

Además del de Elda, otros cinco concursos de canto han enmudecido en fechas recientes en nuestro país.

Las causas son diversas en apariencia, pero en la realidad la falta de apoyo económico bien público o privado ha sido el eje fundamental.

En el caso de los concursos que recibían ayuda de organismos públicos, queda bien claro que el cambio político registrado en las administraciones locales y provinciales, tras las elecciones municipales de mayo de 2015, ha tenido más peso que la propia situación económica de los organismos públicos.

Veamos:

Concurso de canto de Bilbao

Creado en 1985 por la Diputación Foral, goza de prestigio notable dentro del mundo operístico. Se celebraba cada dos años.

Las razones argumentadas para no haberse convocado las basa el gobierno foral en que el objetivo de promocionar a cantantes vascos no se viene cumpliendo.

También se ha publicado en la prensa que otra de las razones es la proliferación de cantantes de origen coreano, que en los últimos tiempos suelen copar los premios más importantes.

En este concurso de  nivel máximo, Ana María Sánchez obtuvo el premio a la mejor intérprete en euskera en 1993. Premio que le valió actuar en enero de 1995 con la Orquesta de Radiotelevisión Española, en su anual gala de galardonados de concursos de canto celebrados en España. Actuación donde la soprano eldense sorprendió a propios y extraños en una actuación prodigiosa que significó su consagración definitiva.

Premio Montserrat Caballé

Instituido por el Ayuntamiento de Zaragoza en 2007, la actual corporación municipal de izquierdas, decidió suprimirlo, bajo la premisa del delito fiscal del que fue condenada judicialmente la célebre soprano barcelonesa.

También se argumenta para su cancelación la elevada aportación económica municipal y la escasa repercusión social.

Los datos, de ser ciertos, resultan escalofriantes, tanto en uno como en el otro aspecto: 80.000 euros de asignación al concurso, más 40.000 de gastos por la disponibilidad del Auditorio Municipal, durante los días de celebración.

Según esta información, la media de personas asistentes a las audiciones en 2015 fue de 125 por sesión.

En la gala final se registró una asistencia de 667 personas, de las que solo  pasaron por taquilla 62, siendo invitadas las 605 restantes.

!En una ciudad capitalina como Zaragoza!

En lugar del concurso, la nueva corporación municipal de la capital del Ebro, proyecta una serie de conciertos pedagógicos para jóvenes.

Concurso Fundación Guerrero

La Fundación Jacinto e Inocencio Guerrero, organismo que trabaja en pro de la zarzuela, decidió suprimir en 2015 su concurso, por cuestiones de índole económica, exclusivamente. Igual que ocurrió con el de Elda ya estaba convocado, cuando se acordó cancelarlo.

Como dijimos aquí en septiembre pasado, las causas obedecen a que si se mantenía el concurso no se podía continuar con las Jornadas de Zarzuela, que la propia fundación desarrolla en Cuenca. Sus estrecheces económicas  no le permiten afrontar los dos proyectos.

El programa de las jornadas de este año, que serán  a finales de septiembre, fue presentado semanas atrás, confirmándose al mismo tiempo que no se convoca el concurso de canto.

Concurso Manuel Ausensi

Manuel Ausensi, el barítono insigne del que nos hemos ocupado aquí en alguna ocasión, se quedó sin el concurso que llevaba su nombre, y que, desde 1996, convocaba Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Barcelona.

Concurso de carácter privado, sin ayudas oficiales al igual que el Jacinto Guerrero, no logró situarse al nivel del Francisco Viñas, que también se convoca cada año en la ciudad condal, siendo sin duda el de mayor categoría de cuantos se celebran en España.

La muerte del propio Ausensi debió influir de forma notable, junto a la crisis económica,  en que los convocantes del concurso lo abandonasen.

De Zarzuela Ana María Iriarte

Sin que podamos descartar la cuestión económica, pues no recibía ayuda  pública o privada alguna, la desaparición del Concurso Internacional de Zarzuela Ana María Iriarte, según noticias de prensa, tuvo su inicio del fin  por la fuerte polémica suscitada entre los componentes del jurado y su presidenta, la propia señora Iriarte.

De este concurso se han celebrado cuatro ediciones. En la última de ellas Francisco García Rosado, crítico musical y componente del jurado, denunció que la concesión de los premios estuvo manipulada por Ana María Iriarte. Por tal razón tanto García Rosado como el resto de jurados, Rosa Kraus, hermana del tenor legendario, y Enrique García Asensio, director musical, no asistieron a la gala final de entrega de galardones.

No osbtante, las razones argumentadas por la Fundación Ana María Iriarte, son exclusivamente de índole económica, ante la carencia de ayudas externas. Desde dicha fundación no se realizó en su día ningún tipo de declaraciones referentes a la denuncia de García Rosado, ni a la falta de asistencia de los miembros del jurado a la gala de entrega de premios.

En la primera edición de este concurso resultó ganadora la soprano madrileña Belén López, que posteriormente repitió triunfo en la última celebrada del Ciudad de Elda.

Los premios líricos Teatro Campoamor en la "cuerda floja"

Y para seguir la racha, los Premios Teatro Campoamor que cada año concede el Ayuntamiento de Oviedo, por medio de la Fundación Premios Teatro Campoamor,  se encuentran en la cuerda floja.

Estos premios se instituyeron en 2005, por iniciativa del propio Ayuntamiento, y en ellos cada año se distingue a directores musicales y de escena, cantantes, personas o instituciones que hayan contribuido de forma significativa al mundo de la lírica, etcétera.

El premio tiene carácter internacional, aunque se distingue a cantantes, directores y producciones que se han desarrollado en España en el ámbito de la ópera y la zarzuela.

La cuantía  que se concede a cada galardonado es de 6.000 euros, aunque algunos premios no tienen dotación económica, como por ejemplo los de la mejor producción escénica nueva, en ópera y zarzuela.

El elevado gasto que supone la convocatoria de estos premios, 310.000 euros, no entra en los planes de los dirigentes actuales del gobierno ovetense. Y mas que los premios en sí la ceremonia de su entrega, con cena posterior por todo lo alto, la cual se convierte en uno de los actos sociales de mayor relevancia entre la clase alta y burguesía del principado, y que se lleva 260.000 euros del total del presupuesto. Sin duda, una barbaridad.

El Ayuntamiento de Oviedo está gobernado actualmente por una coalición entre PSOE, Podemos e IU. Suprimir estos premios líricos y trasvasar el gasto que ello supone a la Fundación Ópera de Oviedo, para promocionar la lírica entre los niños, es una de las alternativas que ya se ha planteado en el consistorio.

De momento, la convocatoria para este 2016 está en pie.

Concursos y galardones aparte, otro hecho tangible es la mala racha que están atravesando algunas de las asociaciones líricas españolas. Conocida es la precaria situación de ADOC, cuyo presidente y directivos han lanzado más de un S.O.S en los medios de comunicación. Con muy escasa respuesta favorable, a decir verdad.

Otras asociaciones de índole similar están igualmente con la soga al cuello, como por ejemplo la "Alfredo Kraus" de Bilbao, y la "Gayarre Amigos de la Ópera" de Pamplona.

Es posible que a esta fecha alguna de ellas, o quizá las dos, hayan cesado en sus actividades.

Pero no todo es negrura en el horizonte lírico español. Todavía se atisba algún brote verde. Si la "Alfredo Kraus" de Bilbao desaparece, el Gobierno de Canarias, y sobre todo el Cabildo Insular de Gran Canaria, ya han comenzado las labores para crear el museo Alfredo Kraus, en su ciudad natal, Las palmas.

Al mismo tiempo se va a recuperar el concurso de canto que lleve su nombre, y  que dejó de celebrarse hace algunos años. Desaparición que no guarda relación alguna con las causas de los certámenes antes comentados.