Imprimir
Visto: 2370
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hay ocasiones, bastantes, donde los árboles no nos dejan ver el bosque. El año pasado por estas fechas, en concreto el 11 y 18 de diciembre, publiqué dos artículos referidos a las fiestas navideñas. El primero sobre La zarzuela de Navidad y el segundo referente a La zarzuela en Navidad.

Es evidente que zarzuelas con argumentos basados o desarrollados durante esta festividad, o lo que ella significa, habrá muchas mas de las que cité en mi trabajo. Habría que revisar las miles de obras del género existentes en la SGAE para averiguarlo, y ni aun así aparecerían todas las que se escribieron y compusieron, ya que muchas tendrán un ámbito localista y no se registraron por sus autores.

Pero, y por ello lo de los árboles que no nos dejan ver el bosque, hay una que se representa muy cerca de aquí, de Elda, desde finales del siglo XIX, y a pesar de haber yo escrito algo sobre la misma hace algunos años, en una publicación festera, ni la recordé en mi artículo de hace 12 meses.

Me refiero a Los pastores de Belén, obra teatral original del escritor y poeta valenciano Josep Bernat i Baldoví (1*), que cada año, con algunos vacíos periódicos, se representa en Caudete, a cargo del AMPA de la Escuela Municipal de Música y Danza, con apoyo de la Asociación Amigos de los Reyes Magos.

Según comenta Joaquín Medina (3*) en su blog dedicado a asuntos de la actualidad caudetana, esta zarzuela , estrenada como obra teatral en Valencia en 1856, debió llegar a Caudete en 1898 -1899 según testimonios recogidos oralmente, al no existir documentación alguna. En un principio los cantables fueron compuestos o arreglados por José Vidal y posteriomente modificados por José Silvestre.

La música que suena actualmente, y desde 1931, se debe al caudetano Juan Ángel Amorós (2*) que por aquel entonces dirigía la banda local "La Armonía", con la cual cosechó premios muy importantes en los certámenes donde compareció. Tras la guerra asumió la dirección de la Banda Municipal local, durante 12 años.

Los altibajos que ha venido sufriendo Los pastores de Belén, motivaron su última etapa en blanco entre 2001 y 2009. Recuperada su puesta en escena en 2010, gracias a las agrupaciones locales antes citadas, ya no ha vuelto a sufrir parón alguno.

Para este año 2016 se han programado dos sesiones, en el Auditorio Municipal de Caudete, los días 29 y 30 próximos, a las 19,30 horas.

Una obra sencilla con música agradable

El argumento de la obra, estructurada en tres actos, con varios cuadros, podemos considerarlo convencional, de corte cómico, centrándose en el anuncio a los pastores del nacimiento de Jesús, y su posterior adoración. Se sale un poco de contexto la presencia de un grupo de demonios, en el segundo, por cuya causa se dice que el Arzobispo de Valencia excomulgó a Bernat i Valdoví.

Musicalmente se basa en pasajes corales, con algun solo de tenor y soprano poco exigentes. La música es dulce y muy agradable y en su mayoría con un claro y hondo sentido navideño.

Priman los diálogos, en verso, sobre la parte musical, que queda algo corta, considerando el calificativo de zarzuela que se le da a la obra.

En la producción caudetana, son los jóvenes músicos de la Unión Musical Santa Cecilia local quienes forman el conjunto orquestal.

La escenografía se apoya bastante en imágenes proyectadas, muy bien elegidas y acorde a lo que en cada momento se desarrolla sobre el escenario.

1*:

Josep Bernat i Valdoví fue un poeta y escritor nacido en Sueca en 1809 y fallecido en Valencia en 1864. Ejerció como Diputado en Cortes y como alcalde de su ciudad natal.

Casi toda su obra literaria, sainetes satíricos y parodias mayormente, la escribió en valenciano, siendo Los pastores de Belén, una de sus escasas excepciones en castellano.

2*:

Llevaba muchos años alejado de la banda de música de su pueblo Juan Ángel Amorós, de cuya dirección fue apartado en 1952, por causas injustificables, cuando en 1967 pasó a residir con su familia en Petrer, una vez jubilado laboralmente.

Su amor por la música quedó bien plasmado con su asistencia a todos los ensayos de la banda de la Unión Musical de Petrer. Con frío, con lluvia, con nieve, no importaba.

De forma accidental, y altruistamente, la dirigió durante cerca de un año, por la muerte repentina en 1974 de su director Casimiro Ruiz Lozano, y hasta que ocupó el cargo Bartolomé Maestre Reus.

Su labor compositiva dedicada a Caudete es amplísima, atnto en obras originales como de recuperación de tradiciones antiguas. De su estancia en Petrer compuso un buen número de pasodobles, algunos con dedicatorias muy curiosas, como por ejemplo Calzados Montecir, empresa donde trabajaban sus hijas, o Angel y Miguel, que eran sus barberos. Dedicó otros a Casimiro Ruiz, a la Comparsa de Labradores, y a la propia población: Arriba Petrel y Saludo a Petrel. Asimismo es autor del pasodoble Fiestas de Elda.

Su última composición fue la marcha de procesión Una lágrima. Debía ser estrenada por la Unión Musical de Petrer el Viernes Santo de 1976. Sin embargo se estrenó algunos días antes, el 6 de abril, en su propio entierro. Juan Ángel (este era su primer apellido) falleció de forma inesperada cuando contaba 78 años.

En el disco LP UNDEF 2 de música para las fiestas de Moros y Cristianos, editado en 1982, se incluyó su pasodoble El Caudetano, estrenado en 1940. Esta misma composición junto a otras cuatro de su autoría forman parte de la grabación en CD, del año 2000, Caudete Nuestra Fiesta . Nuestra Música, interpretado por la banda y coro de la Unión Musical "Santa Cecilia" de Caudete.

3*:

Con datos extraidos del blog de Joaquín Medina y de Wikipedia.

P.D.:

 

En nuestro artículo sobra la Zarzuela en Navidad del año pasado se comentó la recuperación que el Teatro de la Zarzuela de Madrid acometió en 2001 de Los sobrinos del Capitán Grant, obra de aventuras muy propia de estas fechas. Desde entonces hasta 2011 se representó en otras cuatro ocasiones alternas, siempre entre diciembre y enero. En la temporada actual 2016-2017, tampoco se ha programado. Veremos si se recupera en la próxima, pues es zarzuela de llenos asegurados, con presencia notable de público infantil. Claro que sus dieciocho cambios de escenografía y el elevado número de intérpretes, son un inconveniente serio por razones presupuestarias.