SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1964
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Durante miles de años, el ser humano ha ido buscando emplazamientos para asentarse próximos a cursos de agua natural, tales como ríos, arroyos, pantanos o nacimientos de agua. Se trata de un recurso indispensable para el desarrollo de la vida (recordad que el ser humano está compuesto por un 70% de agua). Se trata de algo muy simple, una molécula formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, pero a su vez necesario para el desarrollo de cualquier tipo de vida. Teniendo esto presente, creo que es indispensable relacionarlo con el medio ambiente.

En primer lugar, son los bosques los encargados de purificar el agua, un bosque funciona como una depuradora pero a gran escala. Podemos comenzar diciendo que o bien desde un nacimiento natural, o por la infiltración de las lluvias, la tierra drena el agua, haciéndola pasar por su matriz porosa, reteniendo las impurezas y vertiéndola a un curso de agua por el que se desplaza  hacia abajo hasta desembocar en el mar. Podemos decir que gracias los bosques en la cabecera de los ríos (generalmente en alta montaña, donde se encuentra el nacimiento), se evitan muchas inundaciones y avenidas en las zonas de valle en las que el agua tiene mucha menos energía cinética (o velocidad). Retienen grandes cantidades de agua que luego sueltan poco a poco manteniendo el caudal medianamente constante. Por desgracia muchas cabeceras de ríos se encuentran deforestadas, así como los bosques de ribera (tenemos el claro mal ejemplo del cauce del río Vinalopó en nuestra población), que entre otras, tienen funciones de corredores ecológicos, conectando áreas naturales, retención de aguas y purificación del aire. La ciencia encargada de estudiar las tormentas de diseño, caudales máximos y tiempos de concentración (para predecir y prevenir avenidas de agua) es la Restauración Hidrológico-Forestal. Por tanto, una buena gestión hidrológica favorece la recarga de acuíferos, oquedades subterráneas que almacenan el agua que utilizamos para beber, ducharnos, cocinar o cualquier actividad diaria.

La naturaleza del agua depende intrínsecamente del terreno por el que discurre. Así, en la zona sureste de la Península Ibérica, el pH (grado de acidez) del agua responde a valores altos, lo que se traduce en una basicidad debido al sustrato por el que discurre, generalmente roca caliza, margas y dolomías. En cambio, en la zona noroeste de la Península Ibérica el agua tiene un carácter más ácido.

En segundo lugar, quería comentar cuáles son los mayores problemas con el agua. Conocido por todos, en el siglo XXI el cambio climático es uno de los fenómenos que lleva de cabeza a las autoridades medioambientales (o así debiera ser). Un aumento en las temperaturas que favorece el deshielo de los polos y hace que la proporción de agua dulce sea menor respecto a la salada. Se trata de un hecho medido, contrastado, y aunque muchos expertos hablen de un fenómeno cíclico, no deja de ser preocupante. Ya hablamos en otros post de las glaciaciones, periodos fríos en los cuales los polos descendieron-ascendieron de su situación normal, pues digamos que según estos expertos nos encontraríamos entre dos periodos glaciares, en este caso en un periodo de altas temperaturas y casi inexistentes precipitaciones.

Por otro lado, un problema muy grave es la contaminación de los acuíferos. Estas contaminaciones pueden deberse a multitud de causas, entre las que se encuentran la ganadería y agricultura intensiva, en la que los nitratos de las defecaciones animales y fertilizantes y productos fitosanitarios de naturaleza química, son lavados desde los horizontes superiores del suelo hasta los acuíferos, haciendo que el recurso acuático no sea apto para consumo humano ni animal. También destacan problemas derivados de la industria, como los vertidos a ríos del textil (principal causa de contaminación del río Vinalopó), actividades mineras o cualquier actividad que deje residuos contaminantes, como podría ser la energía nuclear o vertederos de residuos sólidos urbanos sin rechapar para evitar el lavado de los lodos de descomposición de materia orgánica.

Sin duda, el problema más importante del agua es su escasez. En época estival, es muy común que los vecinos llenen sus piscinas, lo que incrementa notablemente el gasto de agua a nivel nacional. Quiero recordar que es posible mantener el agua de la piscina durante varios años, muchos más de los que se imaginan. Tapando la piscina con una lona de PVC, evitarían tener que deshacerse del agua año tras año. Incluso resultaría más barato que llenar la piscina, mantenerla trasparente todo el año a muy bajo coste, pudiendo utilizarla si tienen el valor de bañarse a la vez que se están comiendo las uvas en Nochevieja.

Por esta razón, es muy importante inculcar a los niños y gente joven que el agua no es solo un recurso, sino que deberíamos calificarla como tesoro. Siéntanse afortunados de vivir en un país del primer mundo (o eso es lo que nos dicen), en el cual no tenemos que desplazarnos varios kilómetros para recoger agua en botijos, sino que tenemos la oportunidad de abrir el grifo, ponernos bajo la alcachofa de la ducha o abrir la nevera y beber agua embotellada, cosa que no ocurre en muchísimos países, en los cuales no tienen ni presupuesto para realizar un pozo comunitario para toda una ciudad. En fin, recapacitemos todos sobre de qué manera consumimos agua y hagámoslo de la forma más eficiente, procurando no desperdiciar nada o, en su caso que sea lo mínimo posible.     

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Raúl González Soler

Soy estudiante de último curso del Grado en Ingeniería Forestal en la UPV. Desde un punto de vista crítico, deseo hacer llegar a los lectores los problemas que afectan al medio ambiente en nuestro territorio, tratando temas de actualidad que cualquiera (que precie lo que le rodea) se sienta atraído por ellos.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir