Imprimir
Visto: 1987
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En esta nueva publicación, y puesto que se ha tratado por otros medios, quiero hablaros sobre otras zonas que han sufrido un “abandono administrativo” en los últimos años. Por supuesto son zonas no tan significativas como el Pantano o el parque del Peri, cuyas últimas noticias ponen a la vista su actual estado. 

    Obras millonarias como el rechapado del antiguo vertedero de Elda, cuya gestión únicamente puede calificarse de inexistente (visto el estado de las plantaciones realizadas o el elevado estado de erosión), pero que en periodo electoral intentan lavarse las manos ejecutando una “repoblación” con motivo del Día del Árbol.

   En fin, todos conocemos lo que ocurre en estos meses de pre-elecciones, pero no estamos aquí para hablar de política. Como he introducido, existen zonas en nuestra ciudad que esa desolación la sufrieron hace mucho tiempo, y puesto que no se tratan de zonas de paso de mucha gente, pasan notablemente desapercibidas. 

   Por ejemplo, todo el mundo dice que los jardines del río Vinalopó “¡están hechos un asco!”, pero si continúan aguas abajo se pueden encontrar con la suciedad (envases, botellas, etcétera) estancada al final del “cauce duro” de hormigón o los innumerables vertidos de escombros. Esto último es muy característico en nuestras zonas y es algo que no logro entender. 

   En zonas como el camino que une la gasolinera próxima al Santo Negro y el abandonado circuito de motocross de La Melva, aparecen innumerables pilas de escombro. Desconozco el origen de éstos, pero me parece retorcido tener que coger un vehículo para moverlos y dejarlos en un terraplén o en la cuneta de un camino, existiendo lugares habilitados para depositarlos.

   Como se puede ver en las imágenes, el estado de algunas zonas de nuestra ciudad es muy lamentable, por lo que creo que es necesario concienciar a ciudadanos y políticos que es imprescindible mantener en buen estado el medio natural. Por todos es sabido los beneficios que aporta disponer de una buena infraestructura verde tanto dentro como fuera del casco urbano. No solo en cuanto a valores estéticos o paisajísticos, sino también como reguladores de ciclos biológicos de una índole muy diversa. Ahora sí, les pido su opinión al respecto y, si es posible, aporten fotos o citen lugares que conozcan en los cuales existan también estas problemáticas, tanto por este blog como por las redes sociales.

   “El que nos encontremos tan a gusto en plena naturaleza proviene de que ésta no tiene opinión sobre nosotros”.

 Friedrich Nietzsche