SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1746
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En los últimos años, y en el medio natural en el que nos disponemos, encontramos un fenómeno recurrente, el llamado incendio forestal. Como su nombre indica es aquel que se produce en dicho tipo de terreno (aquel que no sea agrícola, urbano o industrial). Se trata por tanto, de una emergencia, ya que tanto personas como bienes materiales pueden estar en juego.

 Un problema muy habitual en el levante español, por sus condiciones climáticas de verano cálido e invierno suave, es la denominada “interfaz ubano-forestal”, o lo que todos conocemos como urbanizaciones de montaña. Éste tipo de contrucción lleva consigo un riesgo inmenso en caso de incendio forestal. Se convierten pues en “ratoneras” muchas veces sin salida que exponen a los que allí trabajan a riesgos muy severos.

Para explicar esta idea, imagínese que pertenece a una brigada de emergencias de la Generalitat Valenciana pero que en realidad la gestiona una empresa público-privada, como por ejemplo Tragsa. En su puesto de trabajo realiza competencias de un bombero forestal, pero en su contrato, en muchas ocasiones temporales únicamente en periodo estival, obtienen cualificación diferente según qué organismo los organiza. De hecho, estos trabajadores en muchas ocasiones arriesgan la vida para salvar chalets lujosos en la montaña sin muchas veces recibir un salario que lo compense.

El tema es bien sencillo, y el único problema que tenemos es el enfoque. Es insignificante gastar millones y millones de euros en medios de extinción (aviones, helicópteros, motobombas), cuando con una cuarta parte del presupuesto en prevención, los incendios no incidirían de la manera que lo hacen. De hecho, solo constan incendios en España (incendios significativos) hasta los años 60- 70, cuando el éxodo rural dejó el monte y el medio rural abandonado. En la Comunidad Valenciana innovaciones como las quemas prescritas están prohibidas, cuando en zonas como Cuenca las realizan para que sus incendios no sean "grandes incendios” o incendios fuera de extinción.

Es importante saber que el ecosistema mediterráneo tiende por naturaleza al incendio y existen especies adaptadas a esas situaciones, lo cual nos indica que es un fenómeno cíclico que no nos dejará de afectar. Por esa razón pienso que es necesario potenciar el factor preventivo, pero ojo, sin dejar de lado el curativo. Reestablecer zonas de pasto y el resto de actividades que puedan proveer de una renta al medio rural, con cualquiera de sus componentes directos (madera, leñas, frutos, hongos, caza y pesca) o indirectos (fijación de CO2, recarga de acuíferos o formación de suelo), de manera que el monte o el campo esté transitado y sobretodo custodiado. Generar puestos de trabajo para incentivar la economía y llevar a cabo un sistema productivo y no mero vendedor de servicios como parece que quieren que seamos. Por supuesto no hablo de la economía agraria medieval ni de un “vámonos todos al campo que es la solución” sino que, podría ser una posible solución para bastante gente sin trabajo y que esté dispuesta a vivir “de otra manera”, que además beneficiaría en gran medida el tránsito por el medio rural y, de manera indirecta en la protección de éste frente a incendios u otros fenómenos que podrían afectar en diferente medida al ecosistema que nos rodea.

   Si sientes curiosidad sobre la visión de un Ingeniero Forestal sobre la cultura forestal en la zona de Alicante, podéis visitar un artículo publicado en el siguiente enlace.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Raúl González Soler

Soy estudiante de último curso del Grado en Ingeniería Forestal en la UPV. Desde un punto de vista crítico, deseo hacer llegar a los lectores los problemas que afectan al medio ambiente en nuestro territorio, tratando temas de actualidad que cualquiera (que precie lo que le rodea) se sienta atraído por ellos.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir