Imprimir
Visto: 4104
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Después de estas tres semanas sin publicar mi blog por diversas razones, me dispongo pedirles disculpas a los lectores y realizarles una pregunta: ¿Qué es para ustedes un parque?

En primer lugar, empezaré diciendo qué significa para mí un jardín. Una zona pública en la que esparcirse, disfrutar de algo parecido a la naturaleza en una zona urbana. Este carácter desapareció hace muchísimos años. A mi parecer, la gestión de las zonas verdes urbanas (tanto en nuestra ciudad como en muchas otras) es clasificable de nefasta. Miles y miles de euros gastados insosteniblemente en la realización de moles de hormigón. Me parece completamente contradictoria la realización de parques duros, con algún alcorque y árbol o jardineras dispersas, como puede ocurrir con la Plaza Castelar u otros jardines de Elda. Eso no encaja con con el significado que tiene para mí un parque. Creo que es algo básico en el desarrollo de las personas el poder pisar el suelo de un verdadero jardín de tierra y plantas, en el cual se han elegido las especies que lo componen de la manera que su mantenimiento sea más reducido y, tratándose de plantas que crecen bien en nuestras condiciones climáticas reduciendo aportes de riego, por ejemplo. 

 Vivimos en una población en la que las rotondas están mantenidas con gran esmero y eso que no se puede ni transitar por ellas, mientras que numerosos parques y jardines públicos quedan abandonados, sin mantenimiento alguno siendo disfrutados por la población. Parques sin fuentes, plantas sin riego, 1.4 millones de gasto en un parque duro como la Plaza Castelar y, otros tantos que se “ahorran” dejando abandonados los parques de las afueras de la ciudad, como por ejemplo los jardines del Río Vinalopó, zona de gran potencial en el que se podrían realizar un sinfín de actividades, pero que está lleno de basura y mobiliario urbano destrozado, quizá por falta de civismo de algunas personas, pero más claramente por el abandono administrativo.

   Está claro, que en tiempos electorales vienen las prisas por inaugurar nuevas obras y, para colmo, uno de los pocos espacios que tenemos sin pavimentar, el Peri, ahora nos construyen un absurdo carril bici, completamente innecesario mientras que en el centro no hay ninguno. Un hermoso y ancho carril bici, que quita espacio a los caminantes y, no solo absurdo sino también inútil, pues es una zona en la que pasean ciclistas frecuentemente y no creo que tengan quejas del camino de tierra existente hasta ahora.

   En definitiva, bajo mi punto de vista creo que es el camino equivocado, la realización de parques tan caros, con tan elevado mantenimiento y la problemática para las plantas de no disponer de aireación del suelo, lo que provoca pudrición de raíces entre otros daños. Se construyen parques muy urbanos, con presupuesto de la NASA y durabilidad de las obras del arquitecto Calatrava en un pueblo “pseudo-industrial” en el que la población joven se aleja de nuestro núcleo por no tener trabajo ni zonas en las que esparcirse sin realizar un buen kilometraje.