SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

17 ABR 2021 Fundado en 1956
Visto: 2366

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Copia de la escritura de compraventa de Elda, Petrer y Salinas en 1513 (A.H.N.-PARES).

Liquidación de cuentas, reconocimiento de deudas y “concurso de acreedores”

“...villas de Elda, Petrer y Salinas las quales el dicho comprador ha de posseher

 perpetuamente franquas, libres, quitas y expeditas” (Cap. XXI).

Las negociaciones para la transmisión de Elda, Petrer y Salinas de la familia Corella, condes de Cocentaina, a Juan de Coloma, secretario de Juan II y de los Reyes Católicos, empezaron en Alcalá de Henares en 1497 (al mismo tiempo que Aspe pasaba a manos de Gutierre de Cárdenas, señor de Elche) y culminarían dieciséis años más tarde con la suscripción de la correspondiente escritura otorgada por Juan Ruiz de Corella y Moncada y su esposa, Juana Fajardo y Manrique, a favor de mosén Coloma por un precio de 48.000 libras del Reino de Valencia, de las cuales el señor de Malón tenía depositadas 8.000 libras el 2 de septiembre de 1513 en la caja fuerte de la sacristía de la catedral de Valencia. Las capitulaciones del negocio jurídico “pactado assentado y concordado” fueron suscritas extramuros de la ciudad del Turia, con los sellos de los tres actores principales intervinientes el día 3 de septiembre, “in linga castellana sive aragonesa”. Al día siguiente se debieron hacer varias copias de la escritura en el monasterio jerónimo de Santa María de la Murta (Alcira), una de las cuales fue para el duque de Gandía, que debía estar muy interesado en el desarrollo de la operación porque era parte afectada al tener concedido un censal de 1.200 libras sobre estos territorios. La copia de la casa de Gandía se encuentra hoy en el Archivo Histórico de la Nobleza (Toledo), en la sección del ducado de Osuna. Del instrumento público, formado por cincuenta cláusulas, vamos a entresacar algunos items referentes a aspectos financieros.

La compraventa se realizaba en un marco feudal ya que comprendía un dominio absoluto tanto sobre las personas, tierras, recursos naturales, construcciones y actividades económicas, como el desempeño de la jurisdicción civil y criminal y el ejercicio del mero y mixto imperio:

los dichos Señores Conde y Condesa de cocentayna vendan assi como por los presentes capitoles venden al dicho magnifico mossen Johan de coloma y a los suyos las dichas villas de elda petrer y salinas con el huerto del señor que esta en elda (...) y con todos sus castillos fortalezas terminos montes dehesas aguas tierras propiedades heredades y possessiones de los dichos señor Conde y Condessa situados y estantes en las dichas villas y terminos de aquellas y a la dicha Señora pertenescientes y con todos los vassallos assi hombres como mugeres de qualquiere ley y condicion sean y con todas las rentas emolumentos esdevenimetos per hos terminos servitudes e qualquiere otros derechos unmersos assi ordinarios como extrarordinarios

Era tal el grado de endeudamiento de la casa contestana sobre estas posesiones –cuyas rentas estaban arrendadas a Rodrigo Ruiz de Corella, hermano del conde–, además de la hipoteca de la dote y aumento (dot y screix) de doña Juana valorada en 7.500 libras que pesaba sobre Petrer y su castillo, que del precio total el comprador tendría que retener 30.023 libras, 10 sueldos y 6 dineros (aproximadamente un 62,5 % del valor) para la cancelación (luición y quita) de los censales en los siete años siguientes a la adquisición de estos enclaves levantinos. Al extinguir los antiguos censos, se desobligarían tanto Elda, Petrer y Salinas, por un lado, como, por otro, eludirían todo tipo de responsabilidades la villa y condado de Cocentaina “para guardar y defender las villas y bienes comprados” (cap. XX).

Palau Comtal de Cocentaina durante una celebración de la Fira de Tots Sants.

Mientras tanto y de forma inmediata, los entrampados cónyuges condales venían obligados a hacer frente al pago de las pensiones y prorratas pendientes de abono de años atrás correspondientes a los diversos censos contraídos con distintos prestamistas y cargados sobre las universidades, aljamas y singulares personas de Elda, Petrer y Salinas, derechos de alfarda y otros que no se mencionan. Dicha actualización se tendría que verificar, según la capitulación quinta, antes del 31 de diciembre de 1513 para no agraviar a la parte compradora que tomaría posesión de la franca dominicatura de los tres enclaves el 1 de enero de 1514, sin cargas ni obligaciones y con las mismas regalías, prioridades y preeminencias que venían disfrutando los condes. Si se descubriese que alguno de los créditos tuviera carácter perpetuo e inluible, se responsabilizarían del mismo el conde y la condesa de su propio peculio, fuera del precio de la transmisión o sufragando la demasía al adquisidor (cap. LXII). Tanto en el quitamiento como en el pago de cualquier cantidad de los censales citados en el precio de compraventa tendrían que intervenir y testificar dos notarios designados por acuerdo de ambos contratantes. Los vendedores tenían que proveerse, además, de un documento público en el que se demostrase que los tenedores de la deuda se daban por satisfechos y pagados completamente en lo que se refería a la percepción de las cuotas anuales, de forma que cuando Coloma o sus sucesores procedieran a la redención de los censales no hallasen obstáculo alguno en los dueños de los mencionados títulos. En caso de que se practicase algún embargo por parte de estos últimos y el adquiriente de estas jurisdicciones no pudiese liquidar los préstamos, serían “tenidos y obligados de fazerle quitar el tal empargo ó empargos” los nobles del Comtat, dejando indemne y seguro al comprador.

En la tercera cláusula se desglosa la lista, importes y fechas en que se venían devengando los rendimientos a los prestamistas, deudas que, como decimos, debían ser saldadas antes del “postrero dia del mes de deziembre en el qual fenescera el anyo de M·D·XIII y començara el anyo de M·D·XIIII”; nómina, cantidades y plazos que también han sido publicados por Sabina Asins Velis en su monumental libro El paisaje agrario aterrazado. Diálogo entre el hombre y el medio en Petrer (Alicante) (2010). Relacionamos, a continuación, los nombres de estos inversores, algunos de ellos con varios censos, que responden a más de cincuenta operaciones de crédito sobre las pertenencias de la casa Corella en el Alto y Medio Vinalopó:

  • Lois Ladrón
  • Monasterio de San Julián, de Valencia (2 censales)
  • Vicent Joan Boil
  • Mossen Lois Angel Exarch
  • Bernat Almunia
  • Magnífico Hieronimo Dartes
  • Mossen Dolesa
  • Mujer de micer Crespí y por aquella a Alonso Fajardo
  • Vicent Cafont
  • Miguel Aliaga, notario
  • Gostança Corella (4 censales)
  • Joan Centelles
  • Babtista Ferrer de Castellví
  • Jordi de Cardona
  • Mossen Cetina
  • Mossen Jaume Farina (2 censales)
  • Ana Francina Gil
  • Bernat Conill
  • Pere Caño
  • Viuda Joan
  • Manuel de Vilanova
  • Governador de Xátiva
  • Guillem de Moncada
  • Jaume Bou
  • Señora del Boy
  • Joan de Corella
  • Mossen Miracle
  • Lois Coll y sus cesionarios
  • Lançalan Lançol
  • Herederos de micer Joan Faus
  • Joan de Rocafull
  • Gaspar de Ribelles (2 censales)
  • Mossen Joan de Calatayud (2 censales)
  • Mujer de Gaspar Rull
  • Duque de Gandía
  • Angel Exarch
  • Francisco Requelme
  • Unos de la Ciudad de Parma
  • Rodrigo de Corella (2 censales)
Rótulo de la calle dedicada en Petrer al señor de la villa y primer conde de Cocentaina.

Además de estos, existía otro tipo de censales que eran los que el conde y la condesa y las comunidades musulmanas y cristianas de Elda y Petrer habían contratado de forma conjunta (ensemble). Para liquidar estos préstamos, se establecía, por un lado, la expedición de una carta de indemnidad para los condes y, por otro, la cancelación de los censos en el plazo de siete años, como los anteriores.

Censalistas con los que Elda había contratado operaciones de préstamo de forma conjunta con los condes de Cocentaina

  1. Tristany de Perellós
  2. Heredero de ?
  3. Nicolau Benet Dalpont
  4. Frances Soh del Bosch
  5. Perot Sans de Xátiva
  6. Mossen Montagut de Xátiva
  7. Frailes de Sant Vicent
  8. Mossen Mascarós
  9. Mossen Mercader
  10. María Anna Sarmeto
  11. Mujer de Lois Carros
  12. Gisbert Pardo
  13. Francés Gil
  14. Mujer de Gabriel Serra
  15. Isabel de Fachs
  16. Joan Riba (censo transferido a Castellví)
  17. Capítulo de Murcia (obispado y catedral por los diezmos)
  18. Thomas Nicolau
  19. ? de Montagudo
  20. Daniel Quexans
  21. Gaspar Fabra (2 censos)
  22. Anna Isabel de Fachs (2 censos)
  23. Galceran de Castellví
  24. Gaspar Rull (concordia)
Refrendo del secretario Coloma en las llamadas Capitulaciones de Santa Fe, 17 de abril de 1492 (A.C.A. PARES).

Censalistas con los que Petrer había contratado operaciones de préstamo de forma conjunta con los condes de Cocentaina

  1. Joan Canoguera y su hermana
  2. Hija de Chinelli
  3. Johan Sans
  4. Hieronimo Joan de Xátiva
  5. Capítulo de Murcia (obispado y catedral por los diezmos)
  6. Jayme Moltó
  7. Gaspar Rull (concordia)

Dado que el conde había hecho uso de las llamadas gracias de las rendas (perdón de las rentas) de alguna de las villas en cuestión o algunos vasallos o personas residentes en ellas, el Corella quería que dichos privilegios fueran renovados y se comprometía a pagar su importe.

En el aspecto político, la base XXX dispuso que el conde y la condesa tendrían que expedir un documento en el que dispensaran por completo a los alcaides de los castillos y a los vasallos de los tres núcleos del juramento de fidelidad y homenaje que les habían prestado (en particular, la villa de Petrer a la condesa por seguridad de su dot y screix), así como entregar la “possession pacifica vana y expedita” de dichas fortalezas y poblaciones al poder omnímodo del nuevo “Pater baroniae” a quien, a su vez, tendrían que jurar la misma sumisión.

Para cualquier diferencia que pudiera surgir en la interpretación de las capitulaciones, ambas partes, al margen de los tribunales de justicia, se sometían al criterio y dictamen de Francés de Artés, doctor en ambos Derechos, “árbitro por las dos partes elegido puesto y nombrado”, obligándose al pago de 2.000 florines de oro en caso de desobediencia a sus resoluciones (cap. LXIV).

Acerca del autor

Autor: Fernando Matallana Hervás

Fernando Matallana Hervás es licenciado en Geografía e Historia y diplomado en Relaciones Laborales por la Universidad de Alicante. Trabaja en las bibliotecas municipales de Elda, ha participado en algunas monografías colectivas y es autor de más de 250 artículos de investigación y divulgación histórica publicados en Alborada, Fiestas Mayores, Valle de Elda, Vivir en Elda, Adellum, Revista del Vinalopó, Festa, Villena, Betania, Información, etc. Obtuvo el Primer Premio del Concurso de Ideas de la Fundación Paurides González Vidal y recibió el Premio Cañamona. Alberto Navarro del Grupo Mosaico, entre otras distinciones. En este blog pretende abordar temas de microhistoria e intrahistoria eldenses, ofreciendo una visión fresca, renovada, rigurosa y –cuando se pueda– sorprendente del acontecer cotidiano en la villa-ciudad, basado en testimonios materiales, documentos, recuerdos transmitidos oralmente e intangibles varios. Debido a que, por ahora, no es posible realizar viajes en el tiempo, ni introducirse en la mente o en la piel de los protagonistas del pasado, se limitará a efectuar interpretaciones, emitir opinión y extraer conclusiones a la luz de los códigos que regían antaño y de los valores vigentes hogaño, desideratum de equilibrio que, a buen seguro, nos permitirá disfrutar y, tal vez, incrementar o mejorar el conocimiento de distintos aspectos de nuestra historia. A ese ambicioso y perfectible objetivo se orienta este minimalista Palimpsesto.blog de Historia de Elda que intentará despertar la curiosidad de los lectores culturalmente interesados por estos asuntos y cuya propia denominación alude a la reescritura constante de la Historia y a la revisión (sin matiz peyorativo) a la que es sometida no ya por ciclos generacionales como venía ocurriendo tradicionalmente, sino con la inusitada rapidez que exige el presente.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir