SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2552
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Estamos acostumbrados a ver en nuestras playas las mal llamadas algas. Digo mal llamadas porque la posidonia (Posidonia oceánica) es una planta perenne marina, que posee todos los elementos de un vegetal superior, lo que implica raíces, tallo, hojas, flores y frutos (sí, ¡frutos!) con semillas. 

Esta maravillosa planta, al igual que nuestros parientes los cetáceos, un día decidió volver al mar, donde la encontramos hasta los 40 metros de profundidad. En cuanto al límite superior, la posidonia puede colonizar zonas de muy poca profundidad llegando hasta la superficie si se trata de zonas sin oleaje, que es el determinante de este límite. El oleaje junto con la transparencia de las aguas (por dejar pasar más o menos luz), son los determinantes del tamaño y de la forma de la pradera. Necesitan aguas saladas y limpias, por lo que no se encuentran cerca de desembocaduras de ríos.


Suele arraigar sobre fondos de arena, aunque también la encontramos sobre roca y fondos fangosos. Las raíces crecen desde la parte inferior del rizoma (tronco leñoso) y sirven para fijarse a la área, lo que unido al crecimiento horizontal del rizoma, fija la arena y por este motivo la posidonia es tan importante en la creación de las playas. Estos rizomas terminan en un haz de unas 8 hojas verdes que llegan a medir más de 1 m. de longitud por 1 cm. de anchura, lo que al ver cómo el mar la mueve, casi parece los tentáculos de una anémona o una melena al viento.

 En otoño los temporales arrancan gran cantidad de hojas, muchas de las cuales aparecen en las playas formando los arribazones que tanto desagradan al turista playero, y conviene informar que reducen el oleaje amortiguando el impacto de las olas sobre la orilla, controlando su regresión y la pérdida de arena, frenan las partículas en suspensión, y ayudan a tener aguas más transparentes.

En esta época es cuando surgen las flores. Son hermafroditas, poco vistosas, y se encuentran agrupadas en inflorescencencias que surgen en el centro del haz, lo que dificulta su observación. El polen forma filamentos viscosos que van a la deriva. 

El fruto es carnoso y su aspecto y tamaño recuerda al de una aceituna. Su maduración dura unos cuatro meses y al liberarse en primavera flotan durante unos pocos días, antes de soltar la única semilla que contienen, que cae al fondo, originando a los pocos días una nueva planta. Es frecuente encontrar en las playas en primavera frutos arrastrados hasta allí por el oleaje. En esta época del año el aumento de las horas de luz trae un incremento de la temperatura del agua, lo que estimula el crecimiento de las hojas, sobre las que se desarrollan abundantes organismos epífitos (del griego epi sobre y phyton planta, es cualquier organismo crece sobre un tipo de planta, pero que no lo parasita).

El ser vivo más grande del planeta es un ejemplar de posidonia que mide más de 8 km. de longitud, a la que se le atribuyó una edad de 100.000 años. La planta se sitúa en el interior de una pradera que se extiende unos 700 km² desde la zona de Es Freus (Formentera) hasta la playa de Ses Salines (Ibiza), y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Actualmente las praderas de posidonia están en clara regresión. Factores que les afectan son la contaminación del agua, la pesca de arrastre, la llegada de especies invasoras, el uso indiscriminado de anclas para el fondeo de embarcaciones o el dragado de los fondos marinos.

Sabías que…

  • Esas bolas vegetales que aparecen en la orilla son formadas por las olas con restos de fibras de una pradera cercana.
  • Las praderas de posidonia son un ecosistema equivalente a un bosque terrestre, albergando a más de 400 especies de algas y más de 1.000 especies animales.
  • No soporta los cambios de salinidad ni las aguas sucias. También es muy delicada frente a la contaminación del agua, por lo que se considera una especie que sirve como indicador de calidad ambiental
  • También se le conoce con el sobrenombre de “alga de los vidrieros”, porque hace años las hojas secas de la posidonia se recogían de las playas y uno de los usos que se les daba era como envoltorio y protección durante el transporte de piezas de cristal.
  • Las hojas secas también se han utilizado para llenar colchones y cojines, con la particularidad que ahuyentan a parásitos y ácaros. 
  • La posidonia también ha sustituido a veces a la paja, tanto como alimento para los animales como en la fabricación de ladrillos de arena.
  • Debemos cuidar esta planta que tanto nos da, y tan poco nos pide. 

Larga vida a la Posidonia.

Para saber más, aquí tienes un tríptico, interesante información y consejos. Y aquí.

 

 

 

Comentarios  

0 #1 Petra 04-08-2015 11:27
Hola. Gracias por el artículo. Os recomiendo que paséis por el SportCentral.co m, un portal deportivo donde se puede encontrar a un amigo para hacer deportes. http://www.sportcentral.com/ Gracias. :)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Toni Esteve - Foto: Paco Garrido

Técnico Deportivo nivel II e instructor de buceo recreativo y de diferentes especialidades (buceo profundo, nocturno, orientación y navegación subacuática, rescate, nitrox, montaje lateral, etc.) de la Federación Española de actividades Subacuáticas. Lleva más de diez años formando buceadores, e intentando transmitir su pasión por el mar.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir