Imprimir
Visto: 1244
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Cuando navegamos por internet, nuestro navegador está en constante comunicación con los sitios Web que visitamos, el navegador se comunica con el servidor pidiéndole por ejemplo, la página Web que quieres visitar y enviando información de tu navegador o los propios datos que introduces en el mismo como puede ser tu usuario y contraseña para acceder a dicha página.

   Si la comunicación con el servidor se establece de forma “no cifrada” toda la información entre tu navegador y el servidor puede ser interceptada y analizada tal cual (lo que se llama en plano), ya que no hay ninguna seguridad adicional sobre dicha información (las operadoras mismas analizan esta información por ejemplo para impedir el acceso a ciertos sitios Web).

   Por poner un ejemplo, cuando haces una compra online y ya estás en el carrito para pagar, podrás ver que en la mayoría de las tiendas, en la barra de direcciones de tu navegador la URL ha cambiado de http a https siendo esta ahora de color verde (dependerá del navegador que uses) esto quiere decir que la comunicación entre tu navegador y el servidor ahora está cifrada (SSL: Secure Socket Layer) y aunque se intercepte el envío de los datos (por ejemplo, lo que vas a comprar, tu dirección, teléfono, DNI, tarjeta de crédito, etcétera…) esta información estará cifrada con una clave privada que solamente tiene el servidor o página Web por lo que la seguridad aumenta considerablemente respecto a sitios que no tengan esta seguridad.

   Después de esta pequeña introducción entenderás la importancia de fijarte en este aspecto técnico de tu navegador cuando realices compras online.

   La conexión y certificado SSL es un aspecto técnico que depende del sitio Web, es decir de la empresa que hay detrás de la tienda online, es esta empresa la que tiene que preparar su sitio Web (al menos el proceso de pago) para que la conexión sea segura, y disponer de un certificado firmado por una Autoridad Certificadora (CA).

    Una conexión SSL y un certificado activo y renovado nos aseguran (en principio…) dos puntos:

   Por tanto es más que evidente que debemos de preocuparnos y fijarnos si el sitio Web al que le vamos a comprar ha tomado la responsabilidad de protegernos ante un posible engaño o robo de información.

   Muchos sitios Web usan la conexión SSL en todas sus páginas (Google, Facebook, tu banco por ejemplo) lo que proporciona un nivel de seguridad más alto a la vez que generan confianza.

   Si tienes una tienda online, el coste de los certificados SSL como su instalación tienen un coste menor en el mantenimiento del sitio Web, y darás más confianza a tus clientes en el momento de pagar e introducir sus datos personales, además de ganar ese porcentaje de clientes que abandonan el carrito en el último momento por desconfianza en la tienda.

   En Verkia puedes obtener tu certificado SSL del tipo que necesites y toda la información necesaria para que lo instalemos en tu sitio Web. Puedes saber más en este artículo sobre Certificados SSL.