Imprimir
Visto: 1365
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
La vacunación es una medida de prevención esencial para evitar esta enfermedad, que en muchos casos suele ser mortal

Este año hemos observado un repunte en los casos de parvovirosis que han llegado a la clínica, cosa que hemos contrastado con otros compañeros de otras zonas de la provincia. La cepa que está provocando este aumento de casos es bastante virulenta pues además de afectar a cachorros no vacunados también está afectando a perros jóvenes vacunados y perros adultos vacunados correctamente. 

La parvovirosis es una gastroenteritis hemorrágica producida por un virus, que en un elevado porcentaje de los casos puede producir la muerte del animal.  El cuadro clínico comienza con decaimiento muy acusado, postración y en ocasiones vómitos. En pocas horas aparece una diarrea que puede ser hemorrágica desde el principio. La diarrea es muy acusada y rápidamente induce una deshidratación grave. 

 

La gravedad del cuadro clínico depende de la edad de la aparición de la enfermedad, del estado imnunitario (si está vacunado o no) y de la raza del perro, pues existen razas más sensibles como son el Pastor Alemán, Labrador, Doberman, pues su sistema inmunitario es bastante deficiente. 

Para el diagnóstico nos basamos en los signos clínicos sin olvidar que hay parásitos como giardias, coccidios y otros virus como el coronavirus que pueden producir una sintomatologia similar sobre todo al inicio de la enfermedad. Realizaremos pruebas en heces que nos detectan la existencia del virus. También realizaremos pruebas en sangre que nos servirán para emitir un pronóstico en la evolución de la enfermedad.

El tratamiento se deberá instaurar lo antes posible. La fluidoterapia o la colocación del gotero es esencial para evitar la deshidratación y permitir al sistema inmunitario del perro que controle la enfermedad. 

En cuanto a la prevención sigue siendo muy importante el uso de un plan vacunal adecuado a cada cachorro, según su procedencia, raza y estado sanitario de la madre. Durante el protocolo vacunal de nuestro cachorro extremaremos las medidas de higiene y llevaremos un control de sus salidas a la calle e interacción con otros perros.