Imprimir
Visto: 1824
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Esta semana quiero alertar de los riesgos que existen para los perros por la procesionaria del pino, que ya he podido ver en algunos ejemplares de nuestra ciudad. Sobre todo se encuentran en las zonas de las afueras donde hay una mayor concentración de pinos.

   El simple olisqueo de la oruga puede producir importantes daños en boca y otras mucosas del perro que pueden llevar a la perdida de tejido. No son extraños los perros que tienen media lengua por culpa de estos insectos. Aquí os dejo algunas medidas de urgencia que podéis llevar a cabo si a vuestro perro le ha dado por jugar con las orugas.