Imprimir
Visto: 1580
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 Dentro de una semana, en Elda vamos a celebrar nuestras fiestas de Moros y Cristianos, con música, ruidos fuertes como petardos y disparos de pólvora, cambios en la rutina de casa y de horarios. En definitiva, muchos estímulos y cambios para nuestras mascotas que no entienden que nosotros estemos de fiesta. ¿Cómo podemos minimizar estas alteraciones sin que afecten negativamente a nuestras mascotas?

Ruidos

Si vives en una zona por donde pasa la guerrilla o los desfiles y si tu perro o gato se esconde con miedo, tiembla y gime, te recomiendo que evites este sufrimiento alejando a la mascota del ruido, pero si no puedes, te recomiendo una serie de pautas para acostumbrarlo y adelantarnos al momento del ruido. 

Intenta crear una zona segura con agua, comida y cama lo mas alejada posible del ruido y acostumbrarlo a estar en este espacio con algunas semanas de antelación. Puedes animarlo a estar en esta zona con chuches o premios o con su juguete favorito. Y jugar un rato con el en este área cada día. El día que se produzca el ruido fuerte no se sentirá tan extraño y reduciremos su miedo. 

Tendremos que evitar cualquier forma de castigo y no reforzar la conducta de miedo cogiendo al perro. Podemos tranquilizarlo con caricias y mostrándonos tranquilos. 

También podemos usar sustancias relajantes que te puede recomendar tu veterinario para instaurar su estado de calma y disminuir la ansiedad. Actualmente existen varios productos de tipo natural que podemos usar sin 'atontar' al perro. Productos como sprays, collares de feromonas, comprimidos, chuches, etcétera. 

En este artículo puedes ver más recomendaciones sobre fobias a ruidos. 

 

Cambio de rutinas

En fiestas cambiamos nuestra rutina de entradas, salidas, comidas y sueño. Nuestro perro no va a entender el cambio y en la medida de lo posible tendremos que respetar sus rutinas de salidas de al menos dos veces al día para hacer sus necesidades.  Si fuera posible, podemos aprovechar que las salidas sean en zonas tranquilas como por ejemplo, el parque para perros de nuestra ciudad donde tendremos menos ruido y alboroto. 

 

Alimentación

Durante estos días nos vamos a relajar mas y podremos caer en la tentación de darle algún capricho a nuestra mascota fuera de su dieta habitual. Esto puede ser contraproducente ya que podremos provocar alteraciones gastrointestinales con diarreas o vómitos que acaben con las fiestas de mascota y propietario.

 

Residencias

Llevar a nuestra mascota a una residencia puede ser una buena opción donde además se lo pasará en grande jugando con otros perros. Podemos verlo como unas vacaciones para él. En este caso, os recomiendo llevarlo a residencias que nos ofrezcan las máximas garantías legales y que puedan asegurar el bienestar de la mascota. 

 

Si queréis conocer más recomendaciones sobre Residencias Caninas podéis ver este artículo en nuestro Blog