Imprimir
Visto: 1772
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Las uñas del perro son estructuras comparables a las uñas humanas, se desgastan naturalmente al contacto con el suelo. Sin embargo es importante controlar su longitud y cortarlas si dicho desgaste no es suficiente, ya que las uñas tendrán entonces tendencia a crecer retorciéndose y describiendo un circulo con lo que se corre el riesgo de que penetren en la carne, provocando un fuerte dolor.

El desgaste de las uñas depende de la actividad del perro, del suelo y también de su implantación anatómica. Por ejemplo, un perro sedentario que pasa la mayor parte del tiempo en un piso o paseando por aceras tiene necesidad de un corte cada 5 o 6 semanas. Un truco para saber si hay que cortarlas es cuando nuestro perro, dentro de casa, hace ruido al andar, como si estuviera rayando el suelo o llevara tacones.

El gato tiene garras que son de crecimiento continuo y su uso es necesario para trepar, cazar sus presas, dejar su marca visual en troncos y superficies verticales. Este uso que es normal, en gatros que viven dentro de casa puede suponer un problema para sus propietarios. Recomendamos en este caso cortarlas de forma habitual con un cortauñas adaptado al tamaño del gato

El procedimiento para cortar las uñas a tu gato y perro es similar en ambos casos así es que si quieres aprender a hacerlo, hemos preparado este vídeo donde nuestra auxiliar veterinaria te explica como hacerlo.