SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

La primera vez que vi nevar en mi vida fue aquí, en Elda

Escrito por Lluís Francés Martinez 23 mayo 2018
1677
Julio César Rodríguez Ochrymow disfruta con la meteorología desde muy pequeño | Jesús Cruces.

 

Julio César Rodríguez Ochrymow es un gran amante, desde pequeño, de la meteorología. Uruguayo y con ascendencias del norte de Europa (de abuelo ukraniano y abuela polaca que emigraron a Uruguay a finales de los años 30 del siglo pasado) lleva muchos años viviendo en Elda. Su mirara transmite sinceridad y optimismo, aunque es bien cierto que lo contagia por poco que hables con él. Nos indica que su afición a la meteorología viene desde los diez años y la influencia de nacer frente a la bahía de Montevideo fue fundamental para declinarse a conocer todos los entresijos climáticos de su zona. La capital de Uruguay tiene clima subtropical húmedo (Cfa, según köppen). Las temperaturas medias máximas no llegan a los 30º en los meses más calidos (entre diciembre y febrero, aunque hay registros de temperaturas máximas absolutas por encima de 40c) mientras que las medias de las mínimas apenas llegan a los 5c en los meses más fríos (entre junio y agosto, aunque han habido episodios de frío con mínimas absolutas por debajo de los 0c). Su regularidad pluviométrica lo convierten casi en clima oceánico. Veranos cálidos y húmedos mientras que en invierno los vientos pamperos (continentales) alteran la vida de sus habitantes, con sensaciones térmicas negativas. Eso sí, la nieve pocos la han visto ya que la última vez que nevó en Montevideo fue en 1930 durante el mundial de fútbol. Estos contrastes en el tiempo atmosférico provocan que esta zona de Uruguay tenga ingentes tormentas, incluso tornados de gran escala, que el propio Julio ha vivido en sus carnes. Le gusta su tierra y la nuestra y afirma con sinceridad que la primera vez que vio nevar, fue en Elda. 

Nos hemos inclinado a realizarle una entrevista por sus conocimientos toponómicos climáticos de su país y que lo extrapole con el clima de nuestro valle. Puedo asegurar que todo viaje al fantástico mundo de la meteorología para conocer los contrastres y similitudes climáticas, a nadie deja indiferente.

Julio, ¿qué echas de menos del clima de tu tierra y muéstranos las diferencias que encuentras con el de aquí?

Hecho de menos el mar, aunque desde aquí voy muy rápido a las playas, que es una gran ventaja. Tengo mucha afición por el mar, lo disfruto intensamente. La navidad me encanta porque tenemos inviernos muy suaves. Tenemos una bahía en forma de puerto natural y repercute mucho en la economía del país. Montañas apenas tenemos, nada comparables con las de aquí. Fíjate si hay pocas montañas que la más importante apenas supera los 130 metros sobre el nivel del mar, nuestro famoso y único, cerro de Montevideo. En lo alto tenemos un faro, el mayor del Río de la Plata. Allí tenemos agua dulce y agua salada. Cuando sopla del oeste predomina el agua dulce del río de la Plata, todo lo contrario que cuando los vientos predominan del este con carácter oceánico, lo que provoca un cambio de color constante en sus aguas.

¿Qué es lo que más te sorprende del clima del Valle del Vinalopó?

Hace mucho calor en verano, pero lo que peor llevo es el frío. Hace mucho, mucho frío. Además, he de decirte que la primera vez que vi nevar en mi vida fue aquí, en Elda. Me sorprendió mucho, nunca la había visto. Otra cosa que me sorprende es el viento. Es bien cierto que arrecia muchas veces por aquí. He de decir que me gustaría mucho que Elda tuviese un río mayor del que tiene actualmente. Allí tenemos muchos ríos, a parte del gran río de la Plata tenemos el Santa Lucía, el Negro, el Cuareim, Uruguay, Ji-Parana,... y muchos arroyos que condiciona nuestro paisaje. Eso sí, nos faltan montañas y, por ello, vea tantos contrastes en el clima de Elda con el de Montevideo.

¿Qué cosas para ti son espectaculares en el clima de Montevideo?

La verdad es que cuando llueve, llueve bien. Sobre todo hay dos cosas, las tormentas y las inundaciones que provocan. Espectacular fue el tornado de abril de 1970, la ciudad de Fray Marcos casi desapareció. Grandes inundaciones se producen con asiduidad en zonas como Pan de Azúcar, Maldonado, Cerros Chatos, Tucuarambó. El agua y nuestra tierra nos permite tener acuíferos, entre ellos uno de los más grandes del mundo, el Guaraní, que se extiende por debajo de parte de la superficie de Brasil, Uruguay, Argentina y Paraguay. Además, espectacular es el viento Pampero, viento muy frío y continental que procede de los Andes y cuando aprieta, nos congela a todos. Ya sabes que frío y humedad incrementan el frío.

¿Qué cambiarías de nuestro clima?

La verdad es que no cambiaría nada, cada clima tiene su mundo y mueve a las personas.

¿Qué opinas del cambio climático? ¿Afecta también a tu tierra?

Los humanos cada vez utilizamos en mayor medida los recursos naturales y eso afecta directamente en el clima, sea local, regional o global. En nuestra zona, la deforestación provoca que a la llegada de lluvias fuertes se produzcan intensas escorrentías y modifique la biodiversidad de la zona, no solo de plantas sino también de fauna, sobre todo fluvial.

 

Julio se acuerda de la canción del uruguayo Jorge Drexler, optimista y sincera: "El tiempo se va, se va y no vuelve. Y tu corazón va a sanar. La tierra parece estar quieta. El sol parece girar. Va a sanar"

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir