Imprimir
Publicidad
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Uno de los pasos del proceso de restauración de Prometeo cuando el águila le está devorando el hígado.

Tanto en el mundo de la restauración-conservación, como en el de las Bellas Artes, hay multitud de materiales y técnicas, los cuales se adecuan y se combinan, logrando resultados satisfactorios. Para llegar a conocer y controlar estos materiales, se necesitan unos estudios previos. Este factor es, sin duda, el que separa el profesional del "aficionado" o por qué no, del "estafador".

Con respecto a la restauración de antigüedades, es imprescindible un perfecto conocimiento, no solo de los materiales que componen la obra, sino de los productos que existen en el mercado para trabajar con ellos. No todos los materiales son compatibles entre sí, al igual que cada producto aplicado a la restauración se adecua a un tipo de material concreto. Un ejemplo que ilustra la explicación anterior podría ser el agua. El agua destilada es empleada para la limpieza de algunas obras, parece un producto inocuo, pero si aplicamos el agua en una obra realizada con acuarela, causará sin duda, daños irreversibles.

Otro factor a tener en cuenta es la época en que fue realizada la obra, bien sea un mueble, un lienzo o una imagen. En cada época se usan unos materiales diferentes, por lo tanto, los productos que son compatibles con un lienzo de hace 20 años, probablemente no lo sean con otro de hace 150.

¿Cómo se puede saber qué productos se adecuan a cada obra u objeto? Con estudio, investigación y profesionales que nos guíen en nuestro aprendizaje.

Elijamos por encima de todo a profesionales preparados, que conozcan el campo de trabajo y obtengamos un resultado óptimo a nuestra inversión.

La academia de pintura, dibujo, escultura y restauración, El Atrio de Gea, son expertos en la materia. Se encuentran en la calle Comparsa Tercio de Flandes, 7, en la zona de El Campet, Petrer. El teléfono es el 678 081 931.

Uno de los pasos del proceso de restauración de Prometeo cuando el águila le está devorando el hígado.