SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1006
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los trabajadores realizan la obra descolgados en todo momento | Jesús Cruces.

Las obras en el templo de Santa Ana han comenzado. Los trabajos de recuperación de la fachada y los dos campanarios arrancaron hace unos días y se alargarán hasta finales de mayo. Se trata de un trabajo costoso y de alto riesgo, pues los trabajadores tienen que descolgarse solo sujetos por cuerdas, debido a la altura de este edificio. Las obras cuentan con un presupuesto de 130.000 euros y un periodo de ejecución de dos meses. 

Esta es la segunda fase de la recuperación del exterior del templo, la primera consistió en la recuperación de su cúpula y contó con un presupuesto de 100.000 euros. Los trabajos han comenzado en la fachada principal, zona en la que solo se pueden hacer de forma vertical, por lo que los trabajadores realizan su labor suspendidos en el aire, llevando consigo todo el material que necesitan. Para ello se descuelgan con cuerdas y trabajan desde arriba hacia abajo, con sumo cuidado

Se espera que la parte de recuperación de la fachada acabe antes de Semana Santa y, tras las fiestas, arranque el arreglo de las dos torres. Para reformar los campanarios, los trabajadores deberán hacer un trabajo previo, tendrán que subir con técnicas de escalada, y con sumo cuidado, crear unos anclajes para acceder a la zona más alta y poder descolgarse para realizar las labores de recuperación.

El párroco de Santa Ana, Juan Agost, ha explicado que "el exterior tenía numerosas humedades, que es lo que provocó la caída de cascotes a principios de año y el posterior vallado de la zona. La intención es esperar la finalización de las fiestas de Semana Santa y además, contar con más presupuesto, para ello se están realizando colectas internas. La parroquia se plantea también hacer alguna campaña más ambiciosa que abarque toda la ciudad para poder afrontar las obras", y es que el templo de Santa Ana no es solo un punto de referencia religioso, sino que además es un emblema de la ciudad y un lugar de encuentro para numerosos actos festeros y culturales.


Imagen de uno de los trabajadores descolgados. .

Este proyecto de reforma así como la coordinación de seguridad y salud la está llevando a cabo la oficina técnica eldense de Amat y Maestre, mientras que la obra la está ejecutando Pavasal. Los trabajos consisten en el picado de la fachada y las torres, su posterior revestimiento y enlucimiento con cemento y, por último, la pintura. El responsable de Amat y Maestre, Víctor Amat, detalla que es un trabajo delicado, pues las torres cuentan con pilares decorativos alrededor de las ventanas de las campanas, y tienen que comprobar mediante el tacto la zona afectada, pues fue justo en este punto donde se produjeron los desprendimientos. Amat explica a Valle de Elda que estas obras son muy complejas de llevar a cabo puesto que son trabajos de altura, que solo se pueden hacer suspendidos en el aire, pues es imposible acceder a las torres y a la fachada de otra forma.

También han aprovechado estas obras para mejorar la calefacción de la iglesia, que se había quedado obsoleta. Por otro lado, se ha recuperado el acceso hasta el reloj del campanario izquierdo, debido a que hasta ahora contaban con una escalera de madera en muy mal estado, inutilizable. Esta se ha sustituido por una escalera de metal que permitirá el acceso seguro al reloj, que desde hace cuatro años tiene 10 minutos de retraso pero este es propiedad del Ayuntamiento de Elda, y ha de ser el Consistorio el que se encargue de ponerlo de nuevo en hora.

La zona de vallado perimetral continuará hasta que las obras concluyan, pues no es seguro para los peatones caminar por la acera, por riesgo a posibles desprendimientos. Agost espera que de cara a finales de mayo las obras puedan estar concluidas, por lo que las comuniones podrán realizarse con normalidad. 

Tercera fase

Juan Agost ha adelantado que tras esta obra solo quedaría una tercera fase, que sería el pintado de toda la fachada de la iglesia. Además en esta última actuación, el párroco ha planteado tanto al Ayuntamiento de Elda como a la Junta Central de Moros y Crisitanos y a la Hermandad de Crofradías de Semana Santa la opción de crear una puerta lateral en la misma iglesia, que dé acceso a la calle San Francisco, frente a los Juzgados, para que las imágenes puedan salir con más facilidad y no tener que utilizar rampas, así como para que la ciudadanía pueda salir con más comodidad y sin aglomeraciones. Esta opción se está estudiando y todavía no es seguro que se ejecute. 

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir