Imprimir
Visto: 863
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El moro se hizo con el Castillo de Embajadas ante cientos de personas | Jesús Cruces.

Petrer echó ayer la vista atrás para recordar su historia en una batalla con fuego de arcabucería en la que el cristiano se rindió al moro. La Plaça de Baix y la calle La Constitució fueron durante unas horas el campo de batalla entre Moros y Cristianos durante la Embajada Mora. Durante unas dos horas la pólvora y los disparos sonaron en el casco antiguo de la localidad con la Guerrilla, que empezó a las 18:30 horas hasta cerca de las 20:30 horas. Los arcabuceros dieron rienda suelta a su pasión mientras los arcabuces y cañones lanzaban fogonazos al aire.

Antes de la representación de la conquista se realizaron la Guerrilla y la Estafeta. En la primera subieron las abanderas acompañadas de los festeros y sus rodelas, tras este acto arrancó la tradicional Estafeta. En este acto se pudo ver cómo las comparsas moras fueron ganando terreno mientras las tropas cristianas retrocedían en las calles bajo el estruendo de la pólvora. Así el bando de la media luna logró alcanzar la Plaça de Baix, para hacerse con el castillo de Embajadas.


El bando cristiano defendió el Castillo de Embajadas sin éxito | Jesús Cruces.

Pasadas las 21 horas el Embajador Moro, Yari Parrés, tomó la palabra ante una abarrotada plaza. Cientos de personas acudieron a disfrutar de este acto y fueron los testigos de cómo el Embajador Cristiano, encarnado por primera vez por Antonio David Luna, defendió con braveza el castillo aunque finalmente los moros se hicieron con el poder.

Tras la cena y la cómica Ambaixada en valencià la fiesta continuó hasta altas horas de la noche en los cuartelillos, y es que los festeros desean aprovechar cada hora de estos cinco días intensos de las fiestas de Moros y Cristianos en honor a San Bonifacio, Mártir.

Hoy la celebración continúa con el primer gran desfile. La Entrada Cristiana arrancará a las 11 horas, y comenzará con el boato cristiano a cargo de la comparsa Marinos.


Cientos de personas disfrutaron de esta recreación de la historia de la villa | Jesús Cruces.

La Estafeta y Embajada Mora en imágenes

img_2166
img_2204
img_2255
img_2307
img_2355
img_2393
img_2399
img_2407
img_2412
img_2427
img_2446
img_2463
img_2469
img_2478
img_2494
img_2524
img_2534
img_2551
img_2552

Etiquetas