SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1580
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Alberto Rodríguez ha realizado por primera vez su Embajada Cristiana | Jesús Cruces.

La Embajada Cristiana ha tenido hoy un protagonista especial. En la última mañana de las fiestas de Moros y Cristianos de Elda, el nuevo embajador Cristiano, Alberto Rodríguez, ha realizado su primera embajada del bando de la cruz. Aunque oficialmente se estrenó el pasado sábado con la Embajada Mora, hoy era suya la labor de recuperar el Castillo de manos moras y lo ha hecho cumpliendo las expectativas. Rodríguez ha recibido el cálido aplauso de los presentes tras la representación en señal de aprobación.

El Castillo de Embajadas ha amanecido con la bandera de la media luna ondeando en una de las torres. Pero poco ha durado, en torno a las 12 horas ha comenzado la Embajada Cristiana, y le ha devuelto Idella al bando de la cruz. La pólvora se ha encargado de avisar a Elda de la cercanía de la contienda desde las 10 horas con el alardo.

Esta Embajada Cristiana ha diferido de las anteriores porque en esta ocasión no ha habido voz en off para contar la historia de Elda, sino que se ha encargado de hacerlo el propio Rodríguez. El cristiano ha pedido en nombre de Jaime I la rendición del Castillo para evitar un derramamiento de sangre, pero el Embajador Moro, encarnado en David Juan Monzó, ha hecho caso omiso a las palabras de odio del cristiano: “La plaza no se entrega” . Palabras que han indignado al capitán de la cruz, así que ha llamado a sus soldados a la lucha al grito de “¡Elda, libre serás!”. 

Así ha comenzado una lucha de pólvora que metro a metro ha conquistado el bando de la cruz hasta llegar a la plaza de la Constitución, donde se ha producido una encarnizada batalla entre los dos embajadores que ha concluido con la victoria cristiana en lo alto de la fortaleza.

Cuando Alberto Rodríguez ha alzado el casco moro como signo de triunfo, la plaza ha prorrumpido en aplausos para mostrar su apoyo al nuevo embajador.   

Anécdota

Cuando el Embajador Cristiano ha hecho sonar el potente clarín para pedir que saliese el Embajador Moro, la alarma de un establecimiento cercano ha saltado y ha estado sonando durante unos minutos.

 

Noticias relacionadas

Vendaval Marroquí en la Entrada Mora

Asalto pirata en la Entrada Cristiana con el cielo como aliado

Elda se rinde al bando moro

Los Moros y Cristianos de Alcoy desfilan en Elda con la escuadra "Negres i Verds"

Flores para el patrón de una fiesta abierta y acogedora

Los niños toman el mando

Devoción por San Antón en la primera mañana de Moros y Cristianos

La Retreta contagia la alegría a las calles de Elda

Elda canta a una sola voz que está en fiestas

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir