Imprimir
Visto: 3951
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Cazorla, Gomariz y Amat durante la rueda de prensa | Jesús Cruces.

El concejal de Seguridad Ciudadana, José Antonio Amat, ha explicado que "se ha iniciado la primera fase de la puesta en marcha de la geolocalización de las partidas rurales del municipio mediante sistema GPS en respuesta ante situaciones de emergencia de cualquier vivienda situada en el extrarradio. Con ello pretendemos reducir el tiempo de llegada en casos de emergencia".

El jefe de la Policía Local, Francisco Cazorla, considera que este proyecto es importante "aunque llevamos retraso, pero era necesario estudiar distintas aplicaciones, de lo cual se están encargando los técnicos". Ha añadido que en los meses de verano es cuando hay un mayor número de personas viviendo en las casas de campo, pero también las hay durante todo el año. Por este motivo, los agentes llevarán una tablet en sus vehículos para geolocalizar las viviendas ante cualquier emergencia.

La Brigada Verde está recabando datos del catastro de las viviendas situadas en las partidas rurales, que esperan esté preparado antes de que finalice este año. Todos los datos se podrán utilizar a su vez para otros fines relacionados con las áreas rústicas de la ciudad.

Juan Antonio Gomariz muestra el documento que se deja en los campos | Jesús Cruces.

Por su parte, el responsable de las Brigadas Verdes, Juan Antonio Gomariz, ha señalado que el término municipal de Elda cuenta con 50 polígonos, algunos de los cuales tienen 50 viviendas, otras un centenar y el resto muchas más, es decir, que "hay miles de parcelas, pues sólo el polígono 7 tiene 103 parcelas en la zona de Camara".

Gomariz ha comentado que trabajan con datos de los polígonos, las parcelas, coordenadas de situación, fotografías, datos catastrales, etcétera, incluso si la vivienda tiene alarma o perro, es decir "todos aquellos datos que nos ayuden para averiguar si son viviendas habituales de residencia o no, aunque cada vez vive más gente todo el año fuera del núcleo urbano".

En esta primera fase del proyecto, cuando van a las viviendas, los agentes hablan con sus ocupantes para recabar información, pero en el caso de que no estén les dejan un cartel donde les comunican el objetivo de su visita y les piden que se pongan en contacto con ellos para realizar el archivo de viviendas rurales.

Son muchas las parcelas diseminadas por las áreas rústicas y por eso es complicado el trabajo: "Una vez localizadas vemos el plano de la zona rústica y los ficheros antiguos. Lo cierto es que la gente está contenta pues nos dicen que era algo que hacía falta", ha apuntado Gomariz.

Etiquetas