Imprimir
Visto: 975
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los estudiantes tratan de combatir el calor abanicándose con folios y bebiendo agua | Jesús Cruces. 

Elda ha registrado durante las últimas semanas temperaturas que superan los 30 grados, y la Concejalía de Salud, que dirige la edil Nieves López, ha emitido un comunicado para alertar a la población del riesgo por altas temperaturas. Calor que deben sufrir los usuarios de las bibliotecas municipales de Elda, que se ven obligados a estudiar con un gran sofoco, pues la climatización de dichas instalaciones están estropeada desde hace meses. Algo similar ocurre en la sala de estudio del Centro Cívico y Juvenil, cuyo aparato funciona al 50% porque tres de los seis motores están rotos desde hace meses.

En la biblioteca Alberto Navarro el sistema de climatización ha estado fallando durante los últimos años y se ha ido reparando, pero ahora no tiene reparación posible por lo que se deben de cambiar los motores, cuyo coste es muy elevado y de momento no se podrá afrontar. Lo mismo ocurre con la biblioteca del barrio Las 300, donde el motor de la climatización se ha estropeado y no pueden repararlo por los problemas de acceso al tejado, al que se debe subir con arneses, han afirmado desde Cultura. Aunque se han abierto las ventanas de las salas, el calor es tan sofocante que los estudiantes han pedido una solución urgente, y lamentan la opción que se les ha dado de que se lleven sus propios ventiladores en verano o mantas eléctricas en invierno, algo que consideran "absurdo". También se les ha recomendado que utilicen las redes sociales como medio de presión, propuesta que han recibido con estupefacción.

Uno de los alumnos lamenta que si abren las ventanas, el ruido exterior les descentra y critica "que haya dinero para unas cosas, como para numerosas fiestas, pero para un servicio que utilizan niños y mayores, no".


El motor de la biblioteca de Las 300 no se repara por la dificultad de acceso al tejado | Jesús Cruces.

Por esta razón muchos estudiantes han decidido acudir a la sala de estudio del Centro Cívico, donde funciona el aire, aunque lo haga a medio gas. En días como los de hoy el calor no es tan sofocante y muchos estudiantes ya han terminado sus exámenes, pero la pasada semana cuando la biblioteca estaba llena, eran muchas las personas se refrescaban como podían, utilizando los folios a modo de abanic o tenían que refrescarse con agua.

Mientras que la edil de Cultura, Nieves López, ha preferido no hacer ninguna declaración al respecto, la edil de Juventud, Laura Rizo, ha lamentado que la climatización del Centro Cívico es un problema que se viene arrastrando desde hace años al que no se puede hacer frente por falta de presupuesto, pues el coste de la reparación es muy elevada.

De la misma forma, el Museo del Calzado solo dispone de aire acondicionado en las salas de exposición, pues el sistema de climatización general lleva estropeado años, cuando alguien accedió al tejado y robó el cobre del aparato.

Etiquetas