Imprimir
Visto: 1479
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El público se levantó a aplaudir durante varios minutos al cómico.

El Teatro Castelar al completo se puso ayer en pie para aplaudir durante varios minutos al cómico Goyo Jiménez tras más de dos horas de actuación para presentar su monólogo ¡Aiguantulivinamérica 2! ,una obra maestra del humor con la que vuelve a adentrarse en el mundo de las “americanadas” y las comparaciones entre la vida estadounidense y la española que tanto éxito le ha dado.

El cómico, conocido por participar en programas como "El Club de la Comedia" y presentar "Órbita Laika" y el concurso "Código Final" en La 2 demostró sentirse cómodo saliendodel monólogo para conversar con el público, que le seguía el juego con risas. Jiménez supo estar a la altura de las expectativas y consiguió ganarse al asistentes, que sentían que el tiempo pasaba rápido. Un éxito que estaba anunciado por la venta de todas las entradas semanas antes de la actuación.

Con ¡Aiguantulivinamérica 2! vuelven 15 años después los personajes que le han hecho triunfar, sobre todo gracias al impulso de las redes, como el mismo reconoció. Habló de Mike, Joe, Susan y el pequeño Timmy, a los que metió de lleno en situaciones absurdas, pero también revivió momentos típicos del día a día de las familias españolas como las amenazas de una madre al grito de “un día cojo la puerta y me voy” o la falta de paciencia de los padres con sus hijos.

A lo largo de todo el monólogo el público rio a carcajadas y no paró de aplaudir al talento de Jiménez, considerado uno de los mejores cómicos del país. Las risas comenzaron desde el primer minuto, cuando cruzó el teatro con una bandera americana al hombro y saludando con energía para subir al escenario. Jiménez supo mantener el nivel con un público entregado que no parase de reír a carcajadas, de hecho, cuando había pasado más de una hora y media, el público le pidió al cómico que continuase y este alargó el monólogo durante media hora más. Fue despedido con el Teatro Castalar en pie y con un largo aplauso.

Etiquetas