SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2993
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
"Mirando al mar" supuso una sorpresa agradable para el público asistente.

La Antología Lírica "Mirando al mar", presentada en la noche del sábado por la Agrupación Lírica del Centro Excursionista Eldense en el Teatro Castelar constituyó una sorpresa más que agradable para el público asistente. Hasta tal punto de que, según comentarios escuchados a la salida, la gente quedó con ganas de algún fragmento más. Lo cual dice mucho en favor de quienes protagonizaron la antología.

Haciendo honor al título, todos los fragmentos interpretados en la función guardaban relación con el mar. Unos por pertenecer a obras que se desarrollan en puertos o playas costeras, y otros por simple alusión en sus textos. Lejos de lo que pueda parecer, un programa con once números corales es mucho más complicado y trabajoso que el de una zarzuela completa, donde a lo sumo el coro tiene presencia en cuatro o cinco números.

No cabe duda de que es más difícil ensamblar el canto coral que una romanza o un dúo. Y ahí es donde radicó el éxito artístico de la antología marina. Todos los fragmentos interpretados por el coro mantuvieron un nivel excelente de afinación. Ello ya se vislumbró nada más alzarse el telón con el "Pescador que en tu playa te alejas" de Los gavilanes. Y si el arranque sale como debe salir, lo que viene a continuación suele ir sobre ruedas.

Y aunque nunca resulta sencillo armonizar un coro amateur, en esta ocasión se presentaba como algo más complicado que en otras debido a que algunos fragmentos eran toda una novedad, incluso para los propios coristas, como los pertenecientes a La bien amada, El grumete y El anillo de hierro.

Como era de esperar, el público aplaudió con mayor intensidad, incluso con bravos, los fragmentos más conocidos.

En el orden individual la ovación más sonora se la llevó el dúo cómico de La tabernera del puerto "Ven aquí camastrón, que me rompes la oreja", debido a la magnífica interpretación actoral de Carmen Vera y Paco Martínez. El barítono Javier Rubio, la soprano Noemí Abellán y el tenor Christian Lindsey mantuvieron un muy buen nivel en cada una de sus intervenciones, así como Alfonso Barceló y Aurelia Caro, protagonistas de un dúo, y José Luis Sáez y Amador Albert. 

Excelente, asimismo, la dirección musical de Octavio J. Peidró Padilla, que no tapó en momento alguno a los cantantes y supo sacar a la orquesta todo cuanto de bueno llevan sus componentes, muchos de ellos profesores de conservatorio y/o pertenecientes a bandas y orquestas profesionales. Y, como siempre, un sobresaliente para el director general de la agrupación, Paco Martínez, cuya labor de investigación en lo mucho y bueno que encierra la lírica española, dio como resultado esta magnífica velada.

Una escenografía sencilla pero muy acorde a lo que se mostraba sobre las tablas, vestuario adecuado, y algunos detalles actorales de los protagonistas para que cada una de las interpretaciones no resultase como un concierto lírico habitual.

Ahora a esperar la cita próxima, que llegará cuando la agrupación lírica eldense esté viviendo ya sus 25 años de existencia. Como se dijo por megafonía antes del inicio del espectáculo, esta antología sirve como paso previo a lo que será la conmemoración de las Bodas de Plata, para las cuales tienen el proyecto de escenificar la ópera española Marina.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir