SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 34766
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
La pequeña en brazos del hombre que la salvó, Joaquín, y sus padres | Jesús Cruces.

 La niña María Teresa Gil Moreno, de 2 años y 7 meses de edad, volvió a la vida ayer por la tarde, cuando la rescataron ahogada de una de las piscinas municipales de San Crispín gracias a la rápida actuación de un hombre que se encontraba allí, Joaquín Beltrán, quien le practicó una reanimación cardiopulmonar.  La pequeña se encuentra bien y en observación en el Hospital Universitario de Elda.

La niña estaba con sus padres y sus cuatro hermanos disfrutando de las piscinas municipales de San Crispín cuando varios bañistas vieron su cuerpo flotar en el agua. Alertado por los gritos, un hombre sacó a la niña y se la entregó al socorrista, pero según los testigos este sufrió un bloqueo sin saber qué hacer durante unos segundos.

En seguida el padre afirma que le arrebató a la pequeña de sus brazos, muy nervioso, mientras la madre gritaba. Joaquín Beltrán, de 50 años y técnico de calzado, que pasaba por la zona de las piscinas, al escuchar los gritos se acercó rápidamente, se la cogió a su padre  y la puso en el suelo para practicarle una reanimación cardio pulmonar (RCP), por lo que la niña empezó a expulsar el agua por la boca y a respirar: “Vi que la niña ya estaba morada y por puro instinto le practiqué el masaje cardiaco y la respiración boca a boca”, comenta a Valle de Elda.

Este hombre solo tenía conocimientos teóricos de RCP “porque mi hija, de 5 años y con síndrome de down, se ha atragantado comiendo varias veces en el colegio y pedí información en Asprodis”. Respecto a la controvertida actuación del socorrista, afirma que “me arrepiento de lo que le dije en caliente, porque me puse a chillarle, el chico tenía una gran inseguridad”. En este sentido, reconoce que todo transcurrió en menos de un minuto, aunque a él y a los padres les pareció mucho más, debido a su estado de nervios.

El padre de la pequeña está muy agradecido a la actuación de Joaquín Beltrán: “Le he dado mil gracias, no hay palabras, para mí y para mi hija será siempre un héroe”, afirma. Hoy Joaquín Beltrán se ha acercado al hospital para interesarse por el estado de la pequeña.

Al parecer, la pequeña padeció un corte de digestión y tragó mucha agua. La madre de la niña además sufrió un ataque de ansiedad por lo que tuvo que ser trasladada al Hospital Universitario de Elda junto con su hija.

Los padres de la niña, Antonio Gil Vera, que trabaja en una fábrica de productos de caucho, y su mujer María Teresa Moreno Jiménez, han indicado que no van a interponer denuncia contra el socorrista: “Nuestra hija está bien y eso lo que importa”, comentan. El concejal de Deportes, Fernando Gómez, les ha llamado para interesarse por el estado de la niña y explicarles que la empresa que contrata a los socorristas realiza una valoración exhaustiva de sus currículos. 

Este suceso se produjo ayer, coincidiendo con la apertura oficial de las piscinas municipales de San Crispín. 


Las piscinas abrieron ayer | Jesús Cruces.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir