SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 3059
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los robos se suelen producir cada semana | Jesús Cruces.

Pese a que los cementerios están considerados como espacios de recogimiento, dolor y que despiertan nuestra sensibilidad, hay quien parece no respetarlo. En los dos camposantos de Elda se está haciendo cada vez más habitual el robo de flores de los difuntos, llegando incluso a suceder uno casa semana.

Dos hermanos de Elda, Begoña y Roberto, perdieron a su madre hace tan solo unas semanas, poco después llegó su cumpleaños y quisieron comprarle dos docenas de rosas a modo de recuerdo. Begoña lamenta que colocaron los ramos el 18 de julio a las 18:45 horas y que cuando llegaron el 19 a las 16 horas ya habían desaparecido: "No dejaron ni el macetero, me recorrí todo el cementerio y no di con las flores de mi madre, no entiendo que haya gente que no tenga corazón y pueda ir a robar en un cementerio para incluso llegar a revender las plantas".

Begoña mostró sus quejas tanto al sepulturero como al propio Ayuntamiento de Elda y entonces ha conocido que el robo de flores es algo más habitual de lo que ella pensaba, “me han dicho que no se puede hacer nada, como esta sociedad siga así va a llegar el momento en el que habrá que instalar cámaras de seguridad hasta en los cementerios. No entiendo que alguien tenga el valor de robar a los fallecidos, se debe tener respeto a nuestros difuntos”.

Uno de los responsables del cementerio Virgen de los Dolores confirma que el robo de flores en el mismo no es algo puntual, sino que suele recibir quejas al respecto durante todo el año, especialmente en las fechas próximas al Día de todos los Santos. El sepulturero señala que "lo más habitual es que se roben las flores para colocarlas en otro nicho, normalmente en los que tienen más tiempo". Aunque cree que es difícil evitar estas situaciones desagradables, recomienda a los familiares “colocar las flores una vez se ha puesto el monumento funerario, pues es más difícil que se las lleven".

Este funcionario admite que "es muy difícil impedirlo, lo hacen cuando no hay nadie en los alrededores, yo no puedo estar en todos los pasillos a la vez, estoy yo solo para atender todo el cementerio". Además indica que solo pueden conocer los casos que se producen en los nichos que se suelen visitar casi a diario, pues es probable que haya robos que no se conozcan porque los familiares dejan los ramos en fechas significativas y no vuelven en un largo periodo de tiempo, por lo que no saben que sus flores han sido sustraídas a las pocas horas de ponerlas.

En su opinión "es algo que siempre va a ocurrir, solemos recibir quejas una vez cada semana o máximo cada dos, y ocurre tanto en Virgen de los Dolores como en Santa Bárbara”. Concluye lamentando que "es imposible evitarlo, aprovechan cuando están solos para hacerlo".

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir