SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1230
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Machi derrochó talento en Elda | Jesús Cruces.

El Teatro Castelar viajó anoche al futuro con La autora de Las Meninas, protagonizada por Carmen Machi. Concretamente a un 2037 en un contexto en el que la sociedad sufre una agravada crisis financiera, en el que ya no existe la Unión Europea y la peseta ha vuelto a ser la moneda corriente de España. El gobierno populista de Pueblo en pie elige superar la difícil situación económica del país vendiendo el patrimonio artístico. Y la venta comienza por Las Meninas de Velázquez. Una obra teatral futurista y un tanto negra que no es más que una sátira en la que se aborda el lugar que debería ocupar el arte en la sociedad.

Machi fue la protagonista de esta historia, que fusiona con maestría el sarcasmo, el humor y el drama. Sor Ángela, una monja copista de El Prado, se ve inmersa en la trama al tener que hacer una réplica exacta de la obra maestra de Velázquez.

Su brillante actuación consiguió que el público se levantase de sus asientos y la aplaudiese durante varios minutos. Junto a ella actuaron Mireia Aixalà y Francisco Reyes, en el papel de la propia conciencia de la monja. Gracias a su impecable actuación el público rió, pero también se sobrecogió.

La actriz madrileña está en escena desde que comienza la obra hasta el final, más de dos horas después, durante las que consigue transmitir las dudas y temores de la religiosa. El escenario estaba conformado por un banco, una silla, una mesa y tres grandes pantallas en el que se plasmaban los cuadros.

Sin duda, la obra consiguió hacer recapacitar al público sobre la consideración del patrimonio artístico por parte del poder, al que no deja en buen lugar, y la vanidad de los artistas. Es un texto de Ernesto Caballero en el que se ofrece una mirada crítica con un mensaje profundo que invita a la reflexión. Por la mañana, Machi aprovechó su vista a Elda para donar un par de zapatos al Museo del Calzado.


La obra levantó al público de sus asientos y aplaudió durante varios minutos | Jesús Cruces.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir