SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2554
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
San Antón ha sido acompañado por cientos de eldenses hasta su ermita | Jesús Cruces

La Solemne Procesión de San Antón es el acto que pone fin a cinco días de la intensa fiesta de Moros y Cristianos. Los festeros se despidieron ayer de las marchas moras, los pasodobles y sus trajes hasta 2016, desfilando junto al patrón de las fiestas y acompañándole hasta su ermita. El bando Cristiano arrancó puntualmente el desfile a las 18:30 horas desde la el templo de Santa Ana, mientras repicaban las campanas de la iglesia.

A paso lento y con rostros serios, los festeros fueron desfilando al ritmo del redoble de tambores y las solemnes marchas por las calles del centro de Elda. En las caras de los comparsistas se reflejaba el cansancio y el agotamiento tras vivir al máximo sus fiestas en honor a San Antón.

Los capitanes Musulmanes durante la Procesión | Jesús Cruces

Los Zíngaros arrancaron el desfile por el bando de la cruz seguidos de Contrabandistas, Cristianos, Piratas y Estudiantes. A continuación procesionó el bando Moro: Realistas, Musulmanes, Marroquíes y Huestes del Cadí. Estos últimos han sido los encargados este año de llevar la imagen a hombros. Acompañaron al patrón la alcaldesa en funciones, Adela Pedrosa, el concejal de Fiestas en funciones, Francisco Muñoz, el presidente de la Junta Central de Comparsas, Pedro García, los presidentes de las diferentes comparsas, así como los sacerdotes de las parroquias eldenses.

La procesión finalizó con la subida de la imagen hasta las escalinatas del templo de Santa Ana, mientras volvían a repicar las campanas. Tras estos momentos de emoción se reanudó la marcha, pasadas las 21:30 horas, en este caso los capitanes de las nueve comparsas desfilaron al son de los pasodobles para acompañar al santo hasta su ermita. Ya en las puertas de su templo, se bailó a la imagen con las tradicionales tres vueltas mientras los eldenses cantaban las letras del pasodoble A San Antón, demostrando la devoción que sienten por el patrón de sus fiestas. Cerca de las 22:30 horas, tras el lanzamiento de unos coloridos fuegos artificiales, San Antón entró a su ermita entre aplausos, donde esperará, como muchos eldenses, la llegada de la media fiesta, que se celebra en el mes de enero.

Las escuadras reflejaban en su rostro la solemnidad del acto | Jesús Cruces

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir