SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 3418
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Mª del Mar Maestre, Ana Hurtado, Eva Borrás e Isabel Brazal | Jesús Cruces.

El Día Internacional de la Mujer se celebra el próximo 8 de Marzo. Una fecha de reivindicación por la igualdad, un día en el que la sociedad se manifestará para pedir una mayor igualdad real en todos los ámbitos de la vida. Varias mujeres, de distintas edades y dedicadas a distintas actividades han contado a Valle de Elda cómo es su día a día. En este reportaje se da a conocer el trabajo que desarrollan cuatro mujeres eldensesMª del Mar Maestre, vendedora de cupones; Ana Hurtado, empresaria y representante festera; Eva Borrás, artista; e Isabel Brazal, voluntaria social.

Ana Hurtado: "Entré en la comparsa de Contrabandistas para cambiar un mundo de hombres"


Ana Hurtado lleva 10 años como autónoma y 19 como presidenta de los Contrabandistas | Jesús Cruces.

Ana Hurtado tiene 60 años y compagina su trabajo como propietaria de un centro de belleza, Centros Beysa, con la presidencia de la comparsa Contrabandistas. Entró a la directiva festera hace ya 37 años, a los 22, "para cambiar las cosas, para abrir un hueco a las mujeres en la junta, ya que eran los hombres los que lideraban".

Hurtado siempre ha tenido claro que quería trabajar y no quedarse en casa. Así, aunque a los 21 años los médicos le dijeron que no volvería a trabajar al tener a uno de sus hijos a causa de dos hernias discales, se repuso tras unos meses duros, en cama. Decidió que esa no sería su vida y pensó: "Si ya me siento fatal, peor no voy a estar" y un año después ya había vuelto a trabajar y disfrutar de una de sus pasiones, la montaña. Durante dos décadas trabajó junto a su marido Jorge en el negocio familiar, la conocida ferretería El Progreso.

En  el año 2010 tras conocer que su hija se marchaba a vivir a Argentina, decidió retomar su profesión, esteticién, abrió un centro casi 20 años después y volvió a formarse. Admite que lo hizo porque la marcha de su hija dejaba un gran vacío en su vida: "Tenía que aprovechar el tiempo y no tener tanto tiempo en pensar en lo que me falta".

Ahora, tras ocho años, se muestra satisfecha con su decisión, "si no trabajase creo que estaría desquiciada en casa, todo el mundo necesita sentirse útil". Su trabajo conlleva una continua formación, la estética avanza rápido y tiene que seguirle el ritmo.

Compagina su vida personal, laboral y festera "como todas las mujeres, aprovechando el tiempo y dedicando a cada aspecto el rato que se puede".

Hace 37 años, junto a una amiga, decidió que las cosas en su comparsa debían cambiar: "Antes los hombres eran los que lo manejaban todo, las mujeres solo éramos  las compañeras o las hijas, poco más". Consiguió dar un cambio en la directiva, y en estos casi 40 años ha pasado por todos los cargos de los Contrabandistas. Este año, tras 19 años como presidenta, una de las más longevas de Elda, ha decidido dar un paso atrás y no volver a presentarse, aunque seguirá colaborando con su comparsa. Con pena admite que lo echará de menos pero abre una nueva etapa en la que continuará disfrutando de la fiesta.

Para ella los contrabandistas son su familia a la que dedica "muchísimas horas, he visto crecer a las nuevas generaciones". Su familia también ha sido festera, de hecho, sus hijos hasta que se han marchado de la ciudad por trabajo han desfilado, a día de hoy, su hija participa en cada Media Fiesta "y desde Argentina le hago videollamadas en los actos más emotivos como desde lo alto del castillo en la Entrada de Bandas".

 

Isabel Brazal: "Hay mucho que hacer en la vida, aunque seas mayor"


Isabel Brazal es voluntaria en la cárcel de Villena para ayudar a los que la pueden necesitar | Jesús Cruces.

Isabel Brazal tiene 80 años, fue profesora de música, directora del Conservatorio de Elda y se jubiló a los 65 años. Desde entonces ha permanecido todos estos años en activo, primero como directora del Coro de la parroquia de la Inmaculada, y desde hace 17 años como voluntaria en la cárcel de Villena, aunque también pertenece desde hace unos siete años a la junta directiva de la Asociación de Ópera y Conciertos, ADOC, ya que le encanta la música.

Brazal es un ejemplo para muchas mujeres que se quedan viudas, se jubilan y no saben qué hacer con sus vidas. En su opinión, las mujeres pueden seguir en activo después de la jubilación. Se considera afortunada de haber vivido de la música, pero también le gusta mucho todo lo que hace en esta etapa de su vida, y espera poder mantenerse así hasta que la energía la acompañe. En su opinión "hay mucho por hacer en la vida, aunque una sea mayor".

En el Coro de la Inmaculada comenzó porque le gustaba mucho el órgano y "cuando el vicario nos sugirió empezar con un coro, éramos unas siete mujeres. Luego se fueron sumando también hombres, hasta llegar a treinta. Algunos han fallecido, pero los que quedamos seguimos yendo a los ensayos los miércoles, y los sábados cantamos en la en la misa de las 19 horas. Esto me da una gran satisfacción".

Lo de ser voluntaria de la cárcel le llegó en un momento en "el que pensaba que tenía que hacer algo más por los demás, entonces conocí a una chica que iba allí". Comenzó a ir acompañando al sacerdote de Santa Ana en la misa. Allí llegó a montar un coro de presas. "Les llevamos ropa y recogemos a los presos cuando tienen permisos. El ir a la cárcel es un regalo que me ha hecho la vida, pues ves tantas necesidades que llevarles una sonrisa es mucho para ellos. Yo me digo que el Señor también estuvo en la cárcel y no tengo miedo de estar con los reclusos". 

 

Mª del Mar Maestre: "Vender cupones es duro pero me gusta el trato con la gente"


Mª del Mar Maestre agradece el trato de la gente en su día a día  | Jesús Cruces.

María del Mar Maestre Ortega lleva más de seis años vendiendo el cupón de la ONCE en su puesto ubicado en la entrada principal de la Plaza Mayor. Durante cinco días a la semana permanece a la intemperie desde las 8:30 a las 13:30 horas y desde la 17 a las 20 horas, tanto en invierno como en verano. Antes de llegar a su puesto ya ha entregado varios cupones a personas mayores que no pueden salir a la calle.

Esta eldense ha trabajado limpiando fábricas de calzado durante doce años, y eso resultaba muy duro para ella puesto que es una persona con movilidad reducida. De hecho, le costó mucho tiempo que el tribunal médico aceptase su minusvalía, pero después todo vino rodado, de forma que en poco tiempo consiguió ser vendedora de la ONCE en Elda.

Es un trabajo en el que se encuentra a gusto, aunque también "es duro y se pasa mucho frío o mucho calor, y su llueve me pongo dentro del pórtico, pero la gente se porta bien conmigo y cuando me quedé en estado las personas me llamaba por teléfono y me regalaban cosas que necesitaba para mi bebé".

Hace poco sufrió un percance cuando le quitaron la cartera con su recaudación. Desde entonces su madre intenta acompañarla para que no esté sola porque en estos últimos tiempos cree que la Plaza Mayor está un poco desamparada, por lo que considera que sería necesario una mayor presencia policial en la zona. No obstante, María del Mar se queda con lo positivo de su trabajo: "Tener un contrato de trabajo te cambia la vida ya que mi pareja está en paro y tengo un niño de dos años". Además le gusta el trato con la gente y las horas se pasan de forma entretenida, "tanto que si me pidiesen que hiciera más horas, lo haría con gusto", concluye.

 

Eva Borrás: "Me siento muy afortunada de poder dedicarme a la pintura, mi gran pasión"


Eva Borrás está satisfecha al poder trabajar de su pasión | Jesús Cruces.

La eldense Eva Borrás siempre ha sentido una gran pasión por la pintura. Con el apoyo de sus padres decidió estudiar Bellas Artes y dedicarse profesionalmente al mundo de los lienzos. Ahora vive en Elda, donde compagina su trabajo como pintora con el de profesora, lo que para ella es un orgullo ya que puede vivir de su pasión.

Esta pintora eldense, que tiene 30 años, admite que "no sabía si irme a estudiar a la Universidad Politécnica de Valencia porque siempre he sido muy familiar, pero mis padres me animaron, me fui llorando, y luego volví llorando porque estaba muy cómoda allí", bromea. Asegura que sin sus seis años formándose "no sería la misma, allí descubrí que podía hacer de la pintura una forma de vida". Se especializó en pintura al óleo, acuarela e ilustración.

Ahora vive con su pareja en una casa que también es su estudio. Por las mañanas dibuja, por las tardes da clases a personas de los 5 hasta los 84 años que, como ella, aman la pintura y desean mejorar. Además ella también aprende con sus alumnos.

Se siente muy afortunada porque "lo que más me gusta en el mundo es pintar, lo segundo es enseñar a pintar y puedo hacer ambas cosas. Hay gente que no quiere que llegue el lunes, a mí me encanta, porque disfruto con lo que hago".  Admite que temía que al dedicarse a la pintura podría cansarse de su pasión, pero no ha sido así.

Lamenta que en Elda parece que a los políticos la cultura no les interesa: "No hay espacios públicos donde exponer, una Casa de la Cultura o un concurso de pintura como en otras localidades, echo en falta muchas cosas".  Por ello, forma parte de Cadmio, una asociación cultural conformada actualmente por 60 artistas a los que les enriquece estar juntos. Para Eva Borrás, Cadmio es sinónimo de unión y fuerza

De cara al futuro, tiene prevista en mayo una exposición en Vitoria, un pueblo de Córdoba, sobre arte contemporáneo y en diciembre, otra en Nápoles. Será la primera vez que da el salto internacional con una exposición amplia, por lo que esta muy contenta. También tiene pendiente la presentación de un cuento que ella misma ha hecho y está protagonizado por su abuelo.

 

Estos son solo cuatro ejemplos de mujeres trabajadores, una muestra de la importancia que el género femenino no solo en el sector laboral sino extrapolable a cada aspecto de la vida. La sociedad continúa luchando contra la desigualdad: el número de mujeres activas es todavía muy inferior al de hombres,  las mujeres son las que más trabajan a tiempo parcial, ganan en torno a un 20% menos, lideran el desempleo en España, ocupan menos altos cargos, suelen hacer más tareas del hogar y suelen ser quien deja el trabajo tras tener un bebé. Y estos son solo algunos ejemplos de las desigualdades que se dan en la sociedad.

Para continuar la lucha por la igualdad, el próximo jueves 8 de marzo, Día de la Mujer, se ha convocado a las mujeres a la huelga, un día en el que se pide a los hombres que continúen en sus puestos de trabajo para demostrar que "si las mujeres paran, se para el mundo". Se ha convocado una manifestación mixta a partir de las 11:45 horas desde la avenida Reina Sofía de Petrer hasta el Ayuntamiento de Elda. Además el Ayuntamiento de Elda leerá un manifiesto a las 12 horas desde la puerta del consistorio. 

Noticias relacionadas

Marzo es el mes de la Mujer con actividades como "Wonder Woman" o "Juana la Loca" en el Castelar

La huelga del 8 de marzo, solo para mujeres

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir