Imprimir
Visto: 1504
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Cuando adquirimos o adoptamos un perro hay una serie de requisitos legales que debemos cumplir:  

La identificación mediante microchip se realiza por un veterinario acreditado para ello. Podemos encontrarnos que al comprar un perro ya tenga el microchip puesto, puede que este perro venga de los países del este y para entrar a España debe ir identificado. En este caso debemos acudir al veterinario para que lo legalice y lo incluya en la base de datos correspondiente. Esta base de datos varia según la comunidad autónoma donde nos encontramos (RIVIA, SIAMU, RIAC, etcétera). No debemos olvidar que al cambiar de domicilio, de teléfono o de propietario tendremos que notificarlo en la base de datos correspondiente, donde esté inscrito nuestro perro. 

En cuanto a la vacuna de la rabia, hoy por hoy, su obligatoriedad o no o frecuencia de administración, varia según la comunidad autónoma en la que vivamos. En cualquier caso, desde la OMS, al ser España un país limítrofe con otros países que no están libres de rabia, recomienda una vacunación con frecuencia anual. Incluso desde el Consejo Oficial de Veterinarios se han mantenido reuniones con el Ministerio de Sanidad para que establezca la obligatoriedad de la vacunación anual. 

La vacuna de la rabia solo puede ser aplicada por un veterinario colegiado y se aplicara al finalizar el plan vacunal del cachorro

En cuanto al pasaporte, es un documento oficial que se expide en el momento de identificar a nuestro perro y que tiene diferentes apartados para registrar las vacunaciones, desparasitaciones, pruebas de sociabilidad, certificado de salud, etcétera. Es un documento obligatorio. No debemos olvidarnos de la importancia de tenerlo siempre localizado y al día en las anotaciones de las vacunaciones ya que nos lo puede solicitar la policía en cualquier momento, en la residencia donde dejemos a nuestro perro o si viajamos en transporte publico. 

Alta y pago en el censo correspondiente. Siempre nos debemos informar qué requisitos nos pedirá el municipio donde residamos o resida el perro, pues en algunos será voluntario el alta en el censo y en otros obligatorio. 

Se puede dar el caso especial de que poseamos un perro considerado como raza potencialmente peligrosa. En este caso debemos poseer la licencia administrativa municipal que nos autorice la tenencia del animal junto con un seguro de responsabilidad civil obligatorio específico para estas razas, test psicotécnico del propietario, así como otros documentos que nos solicite nuestro ayuntamiento.