Imprimir
Visto: 1267
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Esta semana hemos vuelto a ver un caso que se suele repetir con frecuencia como es el la obstrucción por un objeto extraño, que en este caso era una pelota de goma dura. Esta pelota la sacamos del estómago de un perro mediano tras una intervención quirúrgica en nuestra clínica. 

Nuestros perros y gatos pueden ingerir objetos como huesos, pelotas, bolsas de plástico, anzuelos, trozos de juguetes, papeles, diferentes prendas de ropa. Todos ellos los consideraremos cuerpos extraños y son ejemplos de objetos que he tenido que extraer en algún momento, a lo largo de estos años ejerciendo como veterinario. 

Candidatos: 

Todos ellos serán candidatos a ingerir diferentes tipos de objetos que encuentren por casa o durante sus paseos. 

La ingestión de cuerpos extraños puede dar lugar a problemas leves como vómitos y alguna diarrea así como días de malestar o problemas graves como obstrucciones intestinales que requieran de intervenciones quirúrgicas urgentes. 

Si vemos a nuestro perro ingerir un cuerpo extraño será muy fácil asociar los síntomas a la ingestión de este cuerpo extraño, como decaimiento, vómitos, falta de apetito, dolor intenso de la barriga y babeos. 

Pero en algunas ocasiones no veremos como se lo tragan  y será en la consulta del veterinario donde mediante la realización de pruebas como la exploración, las radiografías, ecografía, endoscopia, tránsitos con bario e incluso en los casos más complicados directamente mediante laparatomia exploratoria, llegaremos a un diagnostico de obstrucción por cuerpo extraño. 

En la mayoría de los casos, la solución definitiva pasará por el quirófano siendo importante no demorar en el tiempo este tratamiento. Una vez solucionada la obstrucción y retirado el cuerpo extraño, la recuperación suele ser rápida y la vuelta a la normalidad en cuanto a la alimentación conllevara unos días. 

¿Cómo podemos evitarlo?