Imprimir
Visto: 1717
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Hay numerosos excrementos en las aceras

La semana pasada se publicaba en este periódico, la noticia de que una señora que se había fracturado la rótula al pisar un excremento de perro. Esta semana el Ayuntamiento de Elda, pone en marcha una campaña para recordar a los propietarios de perros la obligatoriedad de recoger los excrementos de la vía pública, incluyendo jardines, parque para perros, terrenos urbanos, etcétera.

Sin ir más lejos, la semana pasada tuve una discusión en la calle con una señora que pasea tres perros y delante de mí se iba sin recoger los excrementos de uno de ellos. Imaginad tres excrementos por tres salidas al día por siete días a la semana suman un total de 63 excrementos a la semana en la calle sin recoger.

No se trata solo de limpieza, se trata de un problema de salud pública.

Desde que vivo en Elda veo que existe este problema donde las aceras parecen campos minados. Y entrando en materia sanitaria, no somos conscientes del riesgo que estos excrementos abandonados pueden acarrear en las personas. Excrementos en parques donde van a jugar niños que luego se llevan las manos a la boca, se tiran al suelo con el riesgo de ingerir huevos de tenia, lombrices y otros parásitos intestinales (protozoos como giardias).

Estos parásitos pueden producir enfermedades muy graves como ceguera, problemas neurológicos si sus larvas se desarrollan en el cerebro de las personas, quistes en hígado o pulmón e incluso libres en el abdomen. Todavía recuerdo el caso de una señora que me comentaba que cuando fue a hacerse una ecografía de gestación, encontraron un quiste hidatídico (tenía que habérselo transmitido un perro) en su barriga, al lado del feto.

Estos parásitos también pueden producir diarreas persistentes en niños, dolores frecuentes de barriga intermitentes que pueden ser debidos a parásitos como las giardias. Otros grupos de riesgo serían personas con el sistema inmunitario debilitado, mujeres embarazadas y ancianos.

Los dueños dejan a sus mascotas orinar en cualquier sitio

Un artículo reciente sobre este tema, alertaba incluso de la importancia de la contaminación de los acuíferos por las heces abandonas en parques y calles.

Es una responsabilidad de los propietarios recoger y limpiar el suelo, de los excrementos de sus mascotas, según indica la ordenanza municipal, en su Artículo 31 que reflejamos aquí para conocimiento general:

  1. Las personas que tengan perros y otros animales deberán impedir que estos realicen sus deposiciones en aceras, paseos, jardines y en general en cualquier lugar dedicado al tránsito de peatones.
  2. A la hora de evacuar, si no existiera el lugar señalado para ello deberán llevarlos a la calzada junto al bordillo y lo más próximo al imbornal del alcantarillado o en zonas no destinadas al paso de peatones ni a lugares de juego.
  3. En cualquier caso el conductor del animal está obligado a recoger y retirar los excrementos, incluso debiendo limpiar la parte de la vía pública que hubiera sido afectada.
  4. De acuerdo con lo dispuesto en el apartado anterior el conductor del animal podrá proceder de la siguiente manera:

1.   Recoger las deposiciones de manera higiénica y aceptable mediante bolsa impermeable.

2.  Depositar los excrementos dentro de bolsas impermeables perfectamente cerradas en las papeleras y otros elementos de contención indicados por los Servicios Municipales.  

También es responsabilidad del propietario hacer una desesperación periódica correcta para evitar la existencia de parásitos en nuestros perros que puedan transmitirse a los humanos y otros perros.