Imprimir
Visto: 1481
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

¿Es igual un cachorro, un perro adulto o uno anciano? ¿Es igual un perro que vive con nosotros, o un yorkshire o un pastor alemán? ¿A que no? Me gustaría hablar del tipo de medicina que considero más importante: la Preventiva.

Es importante curar a nuestros animales cuando se ponen enfermos pero considero que hay algo más importante: adelantamos a estas enfermedades, es decir, adelantarnos a la aparición de síntomas relacionados con enfermedades para actuar de forma precoz y poder detectar enfermedades en estadios iniciales donde podremos controlarlas más fácilmente.

Con gran frecuencia vemos perros cuyos dueños esperan demasiado tiempo para venir a la clínica tras los primeros síntomas de una enfermedad, hasta que es difícil actuar y curar y nos tenemos que conformar con hacer medicina paliativa. Habrá perros más expresivos que otros, con diferente sensibilidad al dolor; no es lo mismo un chihuahua que duerme con sus dueños y va con ellos a todos los sitios, que un pastor alemán que está en una finca y que solo ve a sus dueños los fines de semana. En el primero, enseguida se detectará cualquier síntoma de enfermedad, mientras que en el segundo seguramente cuando venga a la clínica habrá pasado tiempo desde que el perro enfermó.

Las diferencias de razas y tamaño también predisponen a que haya patologías más frecuentes en una raza que en otra. Habrá razas cuyo su punto flaco sean las articulaciones, en otras el aparato digestivo, respiratorio o reproductor y, en otras, enfermedades de la piel.

En perros jóvenes son frecuentes los problemas infecciosos, gastrointestinales, ortopédicos y de comportamiento. En perros adultos, tendremos más problemas de piel, digestivos y reproductivos. En perros geriátricos, problemas cardíacos, procesos tumorales, osteoartritis, problemas neurológicos, etcétera.

Según la edad del perro intentaremos desarrollar protocolos de actuación ajustados a su edad y por esto vamos desarrollando planes de salud adaptados a cada etapa de la vida del perro. Gracias a ello podremos realizar una detección precoz, pues sus visitas rutinarias al veterinario aumentarán. Otra ventaja de los planes de salud es que muchas veces nos olvidamos de los cuidados en cuanto a desparasitación, vacunación y, alimentación que tenemos que procurarle a nuestro perro, y no está mal que nos lo recuerden desde nuestra clínica.

Hay veces que la gente me pregunta por qué no hay una Seguridad Social para perros y gatos. Desarrollando estos planes intentamos realizar algo parecido a tener esta atención personalizada para nuestra mascota.   

Si quieres conocer los Planes de Salud para Mascotas de nuestra clínica veterinaria puedes verlos aquí.