Imprimir
Visto: 2053
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

No me cabe la menor duda de que una forma más de promocionar una ciudad es a través de la muestra de obras de arte relacionadas con la industria, la artesanía o el comercio de cualquier pueblo.

A poco que viajemos por España o por cualquier país del mundo, veremos que son muchas las ciudades que a través de monumentos o simples esculturas tratan de llamar la atención del visitante de lo mucho que ese determinado pueblo puede ofrecer y, especialmente, es una forma rápida y gráfica de descubrir su historia, tanto reflejada en la industria o en cualquier otro aspecto de su actividad. Vemos esculturas de pescadores, artesanos de los muy variados oficios, objetos relacionados con sus industrias o las costumbres de la zona. 

Monumento de los Ingenieros Técnicos de la provincia de Alicante a la Industria del Calzado eldense e inaugurado el día 7 de diciembre de 1972 en la plaza Sagasta.

En Elda también tenemos unas cuantas esculturas que nos hablan de los oficios de nuestro trabajo: el monumento a la industria del calzado en el jardín frente al Museo del Calzado, ese fue el más antiguo y construido por el Comité Ejecutivo de la antigua FICIA; un monumento a la industria del calzado erigido por el colectivo de Ingenieros de la provincia de Alicante y que situado en la Plaza Sagasta, fue sustituido sin que sepamos dónde fueron a parar las placas colocadas y los restos de aquel monumento inaugurado en el año 1972; el monumento a la aparadora en la plaza de la FICIA; el monumento al zapatero y aprendiz que figura en la Plaza del Zapatero, hecho por Alejandro Pérez Verdú, o el más reciente, el monumento a la Familia Zapatera, realizado por un joven eldense, José Francisco Maestre Pérez "Francho" que, tengo entendido, también ahora ofrece un gran zapato tipo bottier para colocarlo en alguna glorieta de nuestra ciudad.

Boceto del zapato de tacón de aguja ofrecido por Francho hecho en chapa y acero.

Pero los zapatos no solo los encontramos en ciudades zapateras. Hace poco un amigo me remitió unas fotos de una de las esculturas más visitadas en la ciudad de Laguardia.  Junto a la iglesia de Santa María de los Reyes, nos encontramos con esta original escultura compuesta de dos mesas, una llena de zapatos y otra de bolsos, en homenaje a los que tanto viajamos, es decir, en esta ocasión, tanto los zapatos como los bolsos no se refieren a ninguna industria o tradición en particular, simplemente se trata de un homenaje al viajero, así es "al viajero", a la persona que frecuenta las distintas ciudades y pueblos caminando sus calles y plazas, para lo cual evidentemente hace falta zapatos y, en el caso de las señoras, bolsos.

Esculturas en una plaza junto a la Iglesia de Santa Maria en Laguardia (Álava).

Esta sorprendente invitación al viajero que llega a la población de Laguardia, un municipio situado en el sur de la provincia de Álava, a 64 km de la capital Vitoria, con una historia medieval muy intensa, se encuentra con dos grandes mesas y una variedad de calzado y de bolsos que a nosotros nos gustaría exhibir, pero como producto del trabajo de las gentes de esta tierra, de Elda y de Petrer. La rica historia de Laguardia se actualiza con la muestra de esas esculturas que, aún no teniendo nada que ver con sus respectivas industrias ni con las murallas y las calles empedradas de su medieval trazado, acapara la atención del visitante.

Por todo lo dicho considero que "sembrar" nuestros dos pueblos de esculturas relacionadas con la industria tradicional de esta zona, el calzado y el bolso, es una buena forma de rentabilizar una inversión que denota una especial sensibilidad por el arte, además de recordar al visitante que tanto en Elda como en Petrer se hacen magníficos zapatos y bolsos.