SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Calzado

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Esta semana hemos conocido la brillante puesta en escena de los cursos que, según afirman, se implantan por primera vez en la Universidad de Alicante. Unos cursos, afirman, pioneros en España sobre diseño y tecnología.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Gremio de los zapateros en el retablo de San Marcos del pintor Arnau Bassa (1346) Seo de Manresa

Los gremios de la antigüedad se crearon y desarrollaron entre los siglos XIII al XVII, para salvaguardar los intereses económicos y profesionales de los agremiados, gozaban de algunos privilegios y se encargaban de las fases de mejora y aprendizaje en el oficio. Los dirigentes de estos gremios se llamaban "prohombres" y no se tomaba ninguna decisión en cada gremio que no fuese autorizada por dichos prohombres.

Los gremios se reunían en cofradías bajo la invocación de un Santo, tuviesen o no relación con el oficio de zapatero. Mientras en unos países los zapateros eran considerados personas importantes, en otras, se les trataba como gentes de "baja condición" debido fundamentalmente al contacto con la piel de los animales y los malos olores que en aquellos años desprendían las tareas de curtición y demás. Era injusto y por tal motivo, el rey Carlos III, en 1783, emitió una Cédula en la que se declaraba, entre otros, a los zapateros  como oficios nobles que no envilecían a las familias ni a las personas que lo ejercían y se habilitaba a los zapateros para "ser dignos de desempeñar cargos de la más alta hidalguía".

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Una representación de industriales frente al stand situado en las Escuelas Nacionales de Padre Manjón, con motivo de la inauguración de la I Feria Nacional del Calzado e Industrias Afines en 1960.

Uno de los grandes logros del año 1960, junto con la creación de la I Feria Nacional del Calzado, fue la puesta en marcha de la "Cooperativa Industrial del Calzado" conocida por las siglas C.I.C., en el mes de enero. Los industriales eldenses consideraban, en aquel año, que la feria recién creada y con carácter nacional, no era suficiente motor para impulsar las aperturas de los mercados exteriores y por lo tanto era necesario arropar aquella gesta con otras acciones que complementaran la venta del calzado de forma sensible, ya que los mercados interiores, en aquel año de 1960, seguían saturados y las expectativas de nuestras industrias eran escasas. "Había que mostrar el potencial interior", la destrucción de empresas de fabricación de calzado en la última década, había alcanzado cotas alarmantes, los "parones" en la fabricación entre temporadas eran una lacra que arrastraba la industria del calzado en general, pero especialmente a las de Elda y Petrel. Con esos horizontes y ante esa realidad se creó una comisión organizadora para dar luz verde a la Cooperativa del Calzado, o lo que sería igual a "Elda Exportadora"; con estas palabras se dirigieron a la opinión pública:

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Una de las máquinas de coser más conocidas de la UNITED fabricada en Inglaterra.

United Shoe Machinery Company es una empresa norteamericana dedicada a la fabricación de calzado y de su maquinaria, que se fundó en 1899 en Beverly (Massachusetts) tras la unión de varias firmas del sector: Goodyear Machinery Co., Consolidated Hand Lasting Machine Co. y McKay Shoe Machinery Co. La primera había sido creada en 1871 en Nueva York. La segunda fue establecida en 1889 en Lynn (Mass). para fabricar la máquina automática de ahormado patentada en 1883 por su inventor. La tercera fue constituida en 1861 en Harvard (Mass.) y era dueña de la máquina de coser suelas inventada en 1858. Pero lo destacable es que además de fabricar maquinaria, la UNITED, como se le conocía familiarmente en nuestra zona zapatera,  llegó a fabricar 120 millones de pares de zapatos en 1895, que suponía nada menos que la mitad de la producción norteamericana.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Una parte de la exposición que se llevó al edificio Kursaal de San Sebastián.

Ya se intentó en el pasado promover la movilidad de la gente para que visitasen nuestra ciudad y su comarca. En el pasado hubo intentos muy serios que pudieron haber cristalizado en algo positivo, pero la indecisión, la falta de medios e incluso el cambio político en los Ayuntamientos de la zona, dieron al traste con expectativas y proyectos. Recuerdo las reuniones de representantes de los colectivos implicados en sesiones maratonianas en el Hotel AC de nuestra ciudad en mayo de 2004. Incluso en algunas de ellas con la presencia de personal técnico de otros municipios con mayores expectativas y experiencias, tras las que se llegó a confeccionar un programa muy elaborado sobre lo que podía ser la "hoja de ruta" del turismo en la comarca, que tenía su epicentro en el Museo del Calzado de Elda, la casa-museo Azorín de Monóvar y el Castillo de Petrer, con posibles conexiones con la casa modernista de Novelda.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Los primeros zapatos que usaron los griegos se componían de una suela de cuero, de madera o de fibra vegetal, asegurada al pie por medio de correas.

La  Krepis, disponible únicamente para los hombres libres,  con la lengüeta  tallada o hecho con tiras y la suela claveteada para los soldados.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Rituales en la Grecia antigua.

Los griegos usaron la sandalia de cuero y la bota, para los hombres llegaba hasta la pantorrilla con aplicaciones de piezas metálicas, distinguían un quiebre diferente para el pie izquierdo y derecho.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En la Grecia antigua las pieles se curtían con alumbre, para obtener la flexibilidad necesaria para realizar objetos de piel, se trataban con grasa de cerdo o con aceite. Se usaban extractos vegetales tales como: coníferas, raíces y frutas de acacia y corteza de roble, por medio del tanino, con procesos muy similares a la curtición vegetal actual . Existían los curtidores que no gozaban de buena reputación debido a la insalubridad del oficio y el desprendimiento de malos olores, sin embargo muchos griegos zapateros, curtían también sus propias pieles (Ese desprecio por la profesión de curtidor era una constante, a lo largo del tiempo, en muchas civilizaciones y culturas. En España se puso fin gracias a la Real Cédula de Carlos III).

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Directorio con el nombre de los donantes de vitrinas al Museo y su lugar de ubicación.

A unos meses escasos para proceder a la inauguración del Museo del Calzado en el actual emplazamiento, a finales de 1998, no disponíamos de una sola vitrina para poder exponer las piezas. Hice un estudio sobre la cantidad de expositores necesarios y las cifras eran demoledoras. Nada menos que alrededor de 150 vitrinas. Eso equivalía a un importe en pesetas muy elevado, suponían alrededor de 22 millones de las antiguas pesetas (132.000€). ¿De dónde sacarlas? ¿A quién recurrir?

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El pasado día 19 de octubre acudimos a la invitación del Museo del Calzado para la presentación de los trabajos del Primer Curso de Diseño de Calzado, "los creadores de la moda". Verdaderamente mereció la pena acudir al salón de actos del museo para recibir, de primera mano, la información de las tendencias que ocho alumnos plasmaron con especial relevancia y acertada presentación, para deleite de los asistentes, que fuimos recobrando las ilusiones a través del trabajo de estos emprendedores. Estos diseñadores proceden de los más diversos oficios relacionados con la moda o el diseño y nos demostraron que hay un futuro, que hay ideas y que con poca atención que se preste, podrá salir algo de lo que buscamos con ahinco en estos últimos años: el futuro de nuestra industria y la esperanza de ver convertida a la ciudad de Elda de nuevo, en el mascarón de proa del sector zapatero.

Acerca del autor

Autor: José María Amat

José María Amat Amer, es un apasionado del calzado. Como ingeniero técnico, el destino lo encaminó hacia la industria de su ciudad. Como profesor de Tecnología del Calzado, llego a conocer investigando, la industria del calzado. Publicando algunos libros sobre tecnología, artesanía y desarrollo social; siempre con el calzado como única premisa. El Museo del Calzado fue una de las realizaciones que le llevó a pasar de técnico a un apasionado del zapato. Con la mejor de las intenciones, y siempre con la pretensión de prestigiar la industria y el calzado de la ciudad de Elda, colabora en este blog para crear más amigos con inquietudes similares.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir