Imprimir
Visto: 8447
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Parte de la gran familia Paysa posa durante su encuentro | Jesús Cruces.

La de los Paysas es una escuadra y cuartelillo de Elda que se ha convertido en algo más, son una gran familia de más de 140 personas tras 47 años de confraternidad. Los Paysas fue una de las primeras escuadras en contar con un cuartelillo privado en la ciudad. Además, con la comida de hoy, también es una de las pocas que ha logrado reunir a tantas personas en una jornada distendida. 

Este año los Paysas celebran su 47º aniversario, casi medio siglo de hermandad. No hay domingo en el que su cuartelillo, ubicado en la calle San Roque, 70, no se llene de vida, pues es tradición que se reúnan a comer todas las semanas.

Se trata de una gran familia, un grupo de amigos que superan los 70 años y que se conocen desde niños. Han vivido casi siete décadas juntos, compartiendo cada uno de sus grandes momentos, y el cariño que sienten los unos por los otros es patente. Actualmente el cuartelillo está formado por 23 personas, y en días como el de hoy los Paysas recuerdan con emoción a sus cinco amigos y compañeros que, por desgracia, han fallecido. 


Los miembros de la escuadra Paysas en la actualidad | Jesús Cruces

El domingo ha sido un día especial para los Paysas, pues el cuartelillo ha acogido una gran comida que ha reunido a la mayor parte de esta gran familia. En total casi 140 personas, o lo que es lo mismo, 23 padres, 69 hijos y 44 nietos, si bien por problemas de agenda, y no por falta de ganas, algunos de sus hijos no han podido acudir a esta cita.

Desde hace 47 años esta escuadra marroquí ha desfilado con elegancia engrandeciendo la fiesta. Lo cierto es que el paso del tiempo ha provocado que ya no tengan la misma energía, aunque no les falta ilusión y amor por sus Moros y Cristianos, por ello, ahora solo desfilan una vez cada año, el resto de días, si alguno de ellos desea salir se une a las escuadras de sus hijos. El orgullo y cariño que sienten por esta escuadra se lo han trasmitido a sus hijos y nietos, la mayoría también son marroquíes, y algunos de ellos han sido capitanes infantiles. Además, en su honor sus descendientes continúan utilizando el nombre Paysas en cada una de sus escuadras, si bien le incluyen un apellido para diferenciarse.

Salvador Esteve, que ha sido el cabo de esta escuadra marroquí durante estos 47 años, junto a sus compañeros de cuartelillo afirma que "siempre hemos vivido la fiesta con responsabilidad. Nuestros Moros y Cristianos hay que cuidarlos, cada desfile es único, y por ello miles de personas llenan las calles para verlos".

La escuadra, una de las más veteranas de la comparsa marroquí, afirma que "se siente orgullosa de haber celebrado este día tan bonito  y poder recordar muchas anécdotas de nuestra vida marroquí, en la que hemos participado con varias capitanías infantiles, así como a aquellos cinco amigos que nos faltan. ¡Vivan los paysas, vivan los Moros y Cristianos y viva la comparsa marroquí que ha hecho posible este día!".


Los hijos y nietos han heredado la pasión por las fiestas de la 1ª generación | Jesús Cruces.

 

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17

Etiquetas