SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

21 ENE 2021 Fundado en 1956

Crónicas de Petrer

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Camino de la montañita, en la avenida del Guirney enfrente de lo que es hoy la Cruz Roja. En total unos cien alumnos entre niños y niñas. Año 1961.

El viernes 17 de enero del año 2003, hace hoy 18 años, nos sorprendía la triste noticia de la muerte de Consuelo Bellot Reig, conocida y querida por todos como “la señorita Consuelo”, “la señorita” o sencillamente “la seño”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Confluencia de la calle Gabriel Payá y Sancho-Tello | Lázaro.

La calle Sancho-Tello es paralela a las calles Luis Chorro y País Valencià. Su nacimiento se remonta a septiembre de 1934, hace ahora 87 años, cuando el alcalde Santiago García Bernabéu, propuso expropiar el solar lindante con el teatro Cervantes, pues era conveniente y necesaria la apertura de una nueva vía en la calle Gabriel Payá entre el teatro Cervantes y el edificio del Sindicato Agrícola. El solar que se expropió para abrir la calle era propiedad de la referida entidad agrícola.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Boda de Antonio Navarro Vicedo y Amparo Brotons Maestre. Año 1930.

En esta ocasión dedicaremos este espacio a conocer cómo se celebraban las bodas allá por los años 30 del pasado siglo. Las parejas se solían casar sobre los 24 ó 25 años, tanto las mujeres como los hombres. Por lo que se refiere a la vestimenta de las novias lo habitual era casarse de blanco con velo; otras iban con traje negro, un velo blanco y una corona de azahar por la frente. Aunque un buen número también se casaba de negro, ya que el luto impuesto por la muerte de un familiar, aunque fuera lejano imponía el traje negro para casarse. También había algunos padres que les parecía que sus hijas se casasen todas de blanco podía llamar mucho la atención, entonces se vestían de negro y se ponían un velo blanco.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Sin lugar a dudas una foto histórica: Don Antonio Payá Martínez, junto al premio Nobel D. Santiago Ramón y Cajal. Madrid, 1909.

Tal día como hoy, 22 de diciembre de 1982, hace ahora 38 años fallecía el médico Antonio Payá Martínez. Había nacido en la vecina ciudad de Elda el día 26 de agosto de 1886, hijo de Pedro Payá y de Francisca Martínez, integrados en la industria del calzado. A la edad de 4 años sus padres se trasladaron a Novelda. Antonio comenzó sus estudios en una escuela primaria regentada por sacerdotes. Desde muy pequeño acusó una gran ilusión por todo lo referente a la medicina, ya que tenía primos mayores que él que ya habían comenzado a estudiar esta carrera.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Fotografía de la calle realizada por los periodistas madrileños que vinieron a Petrer con motivo del nombramiento de Emigdio Tato como hijo adoptivo. Año 1935.

El crecimiento urbano en las primeras décadas del siglo XX se articuló en torno a dos vías claves en la vida del pueblo; por una parte, Gabriel Payá (donde se ubicaban varios edificios significativos) y por otra Leopoldo Pardines desde donde partía el Camino Viejo de Elda, que unía Petrer con la vecina localidad.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Sede del Club de la Juventud en la calle Gabriel Payá. Año 1968 | Luis Navarro Sala.

Hace ya varios años donaron al Archivo Municipal de Petrer el Archivo del Club de la Juventud, una asociación juvenil que marcó la vida de Petrer desde mediados de los años 60 hasta mediados de los 70. Buceando en este archivo encontramos documentos y fotografías muy curiosas sobre las numerosas y variadas actividades que se organizaron. Entre las fotografías destacan un buen número de fotos sueltas de tamaño carnet de algunos de los miembros de esta sociedad que, seguro formaban parte, del carnet que identificaba a los socios del Club. Pensamos publicarlas por la curiosidad que entrañan las mismas, y con el convencimiento y la ilusión de que a muchos les gustará reconocerse y recordar aquellos maravillosos años.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen de la Inmaculada Concepción donada a Petrer por el ingeniero Luis Andreu Navarro | Helena Expósito.

Hoy la Iglesia celebra el día de la Inmaculada Concepción y, en esta ocasión, comentaremos los nexos de unión entre la celebración religiosa de esta advocación con Petrer. De la devoción a la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, conocida también como la Purísima Concepción, tenemos constancia desde mediados del siglo XVII cuando en la antigua iglesia parroquial se edificó una nueva capilla, la de la Purísima perteneciente a una de las familias más influyentes de Petrer, los Pérez, concretamente fue construida por los hermanos Joan y Baltasar Pérez y por su sobrino Bautista Pérez.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Calle Castillo en la que se observa el arco que da nombre a la calle. Marzo, 1950 | García.

En la parte antigua del pueblo, antaño villa romana y núcleo islámico, por donde se extiende una densa maraña de retorcidos callejones, solo se ha conservado un pequeño arco, perteneciente al urbanismo antiguo, en la zona de acceso a la fortaleza: subiendo desde la plaça de Dalt por la calle San Rafael, al final de la misma giramos a la izquierda por la calle Castillo y enseguida nos encontramos con el conocido Arco del Castillo que conecta con Faldas del  Castillo. También conocemos la existencia de otro arco situado en la calle La Virgen que fue derruido en 1870, quedando no obstante el topónimo Arco de la Virgen, que daba acceso a la calle Castillo. La calle Arco del Castillo arranca desde el mismo arco y desemboca en la plaza de La Hoya.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Manu, cuanta tristeza al enterarnos de la cruel y fatídica noticia. Amanecer así ha sido un mazazo brutal. Hoy Petrer está consternado.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
La joven Rosalía Ferrándiz a principios del siglo XX.

¡Cómo ha cambiado la juventud!, esta frase que hemos oído tantas veces a nuestros mayores, es hoy más verdad que nunca. Y uno de los aspectos en los que más se notan estos cambios es en la la forma que tenían de divertirse los jóvenes en las primeras décadas del siglo XX.

Acerca de la autora

Autora: M.ª Carmen Rico Navarro

M.ª Carmen Rico Navarro cursó estudios de Geografía e Historia en la Universidad de Alicante, licenciándose con Grado con la presentación del estudio sobre la tradición alfarera de Petrer, obtuvo la calificación de sobresaliente por unanimidad (1996).

Desde 1983 es Técnico de Archivos y Bibliotecas del Excelentísimo Ayuntamiento de Petrer. Estudiosa de la historia y los temas de Petrer, su localidad natal, de la que es cronista oficial desde 1994.

Es autora de varios libros y trabajos de investigación entre los que destacan: Del barro al cacharro: La artesanía alfarera de Petrer (1996), Azorín y Petrer (1998), Catálogo del pintor Vicente Poveda y Juan (1998), Apuntes para la historia de Petrer: Vida y obra del presbítero Conrado Poveda (2000), Las calles de Petrer (2002), La lectura en Petrer (2005), Historia de la sanidad en Petrer (en colaboración) (2006), Un siglo de música, publicación que obtuvo el Premio Euterpe (2006), Petrer 1935: Un pueblo en blanco y negro (2007) y El marquesado de Noguera: Un señorío nobiliario en Petrer (en colaboración) (2014). Además ha escrito numerosos artículos en periódicos y revistas especializadas.

Ha dirigido la revista cultural Festa en distintos periodos (1988-1994, 1997-1998 y 2001) y las colecciones de monografías “Vila de Petrer” y “L’Almorxó”.

Además fue la primera pregonera de las fiestas de la Virgen del Remedio en 2015 y es buena conocedora y una apasionada de las fiestas de San Bonifacio colaborando siempre con todas las directivas.

M.ª Carmen se ha dedicado durante muchos años a investigar y divulgar el patrimonio local. Por todo lo expuesto y porque siempre ha sido una amiga y estrecha colaboradoras de Valle de Elda le damos la bienvenida y os invitamos, a partir de hoy, a leer y a disfrutar de sus Crónicas de Petrer.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir