SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

21 ENE 2021 Fundado en 1956

Crónicas Eldenses

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Iniciaba su andadura el duro año 1946. Hacía un año que la Fiesta de Moros y Cristianos de Elda había iniciado su nueva andadura en el siglo XX. Habían transcurrido ya dos años (1944) de aquella salida heroica en la que un grupo de intrépidos y “lanzados” encendieron la chispa de la ilusión que permitió la recuperación de una fiesta tradicional en Elda.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Diego Martínez Barrio.

Un 18 de enero de 1935, hoy hace 86 años, el destacado dirigente político Diego Martínez Barrio, tras una gira por Andalucía, desde Albacete se dirige a Elda.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Nadie en Elda podía espera que aquel primer año de la década de los sesenta del siglo XX empezara en Elda con tal malos augurios. La mañana de aquel domingo de enero la noticia se extendió como reguero de pólvora por toda la ciudad. Sobre las 8 de tarde del día anterior, sábado 14 de enero de 1961, en el viaje de regreso desde Alicante, el alcalde de Elda había fallecido en un accidente de tráfico, junto a otras dos personas que le acompañaban en su vehículo.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Elda. Enero de 1964. Niños entregando sus cartas al rey Gaspar.

Desde que en Elda, tras la guerra civil, se retomaran las celebraciones de índole o tradición religiosa, la cabalgata de Reyes fue una de ellas. Ignoramos, por falta de información, el año que se celebró por primera vez. Pero sí que está documentado que durante las décadas de los años 40 y 50 estuvieron organizadas por el Frente de Juventudes de la Falange Española Tradicionalista y de las JONS. Salvo algún año excepcional en la que no se celebró, como en 1959, esta organización juvenil organizó durante años la cabalgata que cada 5 de enero llevaba juguetes y ropa a los niños más necesitados de la población.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Panorámica de la villa de Elda hacia el año 1600 | Dibujo de M.A. Guill Ortega

Finalizaba el Anno Domini MDLXXVI, el virreinato del señor de Elda en el reino de Cerdeña tocaba a su fin (1569-1577). Tiempo durante el cual la baronía de Elda fue gobernada por Isabel de Saa, esposa de don Juan Coloma Pérez Calvillo, señor de Elda, Petrer y Salinas, en el reino de Valencia, a la par que de Malón y Maloncillo, en el reino de Aragón.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
 Recreación del castillo palacio de Elda en el siglo XVI, como sede solariega de la Casa Condal de Elda.

Si el año de 1848 supuso un punto de inflexión en la historia del castillo-palacio de Elda con la subasta pública del mismo por parte del Estado y su venta por 121.000 reales a favor del abogado eldense Juan Rico y Amat, el año 1866 vendría a suponer el principio del fin del palacio condal de Elda.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Casa y fábrica de Rafael Romero con los tres pararrayos en los tejados.

Desde que Benjamin Franklin iniciara sus experimentos sobre la electricidad y propusiese en 1752 la idea de utilizar varillas de acero en punta sobre los tejados para protegerse de la caída de rayos durante las tormentas, los pararrayos fueron extendiéndose progresivamente por Europa y América. Primero fueron las ciudades para proteger los edificios importantes y todas las construcciones a su alrededor, y posteriormente fue llegando a otras ciudades y pueblos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El año 1820 encaraba ya su recta final. Hacía varios meses que el sistema constitucional había sido repuesto tras la sublevación, encabezada por Rafael Riego, de las tropas acantonadas en Andalucía destinadas a sofocar la insurrección en las provincias americanas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Miguel Villar González (1913-1996)

La música es una cualidad estrictamente humana. La música expresa y produce un sinfín de sentimientos como alegría, dolor, pena, paz y emoción. La música tiene una cuarta dimensión pues es presente pero también evoca el pasado. Pero la música también es fiesta, por eso sin música no habría fiesta de Moros y Cristianos. Y dentro de esta fiesta tan de nuestra tierra, hay un selecto grupo de compositores que por su innegable aportación forman parte del Olimpo musical festero. Sin demérito de unos u otros para no herir susceptibilidades locales, hoy se conmemora el 24 aniversario del fallecimiento de uno de ellos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Desconocemos como vivieron aquellos eldenses de hace 438 años la entrada en vigor del nuevo calendario, aunque bien es cierto que posiblemente ni les importara ni fueran conscientes de dicho cambio en el cómputo del tiempo anual, pues sus vidas quedaban marcadas por los ritmos agrícolas, la salida y el ocaso del Sol, la ausencia de la jornada laboral tal cual la entendemos hoy en día y la festividades colendas o de obligada observancia religiosa.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir