SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Crónicas Eldenses

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los alcaldes de Elda (Antonio Porta, izquierda) y de Petrer (Pedro Herrero, derecha), junto al gobernador civil de la provincia de Alicante (Mariano Nicolás García, centro) se felicitan mutuamente tras la ratificación de la creación de la Mancomunidad Intermunicipal Elda-Petrel (sic) el sábado 27 de enero de 1973.

Lejos quedaba en el tiempo la Mancomunidad de pastos y leñas sobre la sierra del Cid establecida por el conde de Elda en 1611, cuando un 27 de enero de 1973, los ayuntamientos de Elda y Petrer firmaban la constitución de la “Mancomunidad Intermunicipal de Elda-Petrel”, germen de lo que hoy es la Mancomunidad Intermunicipal del Vinalopó, integrada por las poblaciones de Elda, Petrer, Monóvar y Sax.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un 23 de diciembre de 1891 el edifico que desde 1862 había albergado en Elda el Hospital Provincial de Distrito era destinado a albergar el Manicomio Provincial de Alicante.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista de la zona del barrio de la Fraternidad donde tuvo lugar el enfrentamiento entre los obreros revolucionarios y la Guardia Civil en diciembre de 1933 y sobre la que en 1942 se construiría la Cruz de los Caídos, actual parque de la Concordia.

La victoria en las elecciones generales a Cortes de noviembre de 1933 de los partidos de centro-derechas y derechas, que dio inicio al llamado bienio radical-cedista (1933-1936), llevó a la CNT, que en los comicios había llamado a la abstención con descalificaciones a derecha e izquierda, a la búsqueda de una alternativa mediante la insurrección para la instauración del comunismo libertario.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

A pesar de que las hostilidades bélicas entre Castilla y Aragón, conocidas como Guerra de los Dos Pedros (1356-1367) hacía ya casi dos décadas que había finalizado, la posición fronteriza de la vall d’Elda y las tensiones propias de un territorio poblado ampliamente de mudéjares hacía difícil que la población se estabilizara.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Ultima mirada al valle de Elda un domingo, 4 de octubre de 1609, antes de partir hacia el destierro (Dibujo de M.A. Guill Ortega)

Corría el año D.N. de 1611; los reinos de la Españas eran regidos por S.M Felipe III, quien en 1598 había sucedido en el trono de la Monarquía Hispánica a su padre Felipe II; hacía escasos dos años que los moriscos de todo el reino de Valencia habían sido expulsados al exilio norteafricano en una operación de lo que hoy en día calificaríamos de “limpieza étnica”; y entre ellos, todos los vecinos eldenses (hombres, mujeres, niños y ancianos) que un 4 de octubre de 1609 abandonaron sus casas, sus pertenencias y la tierra que les vio nacer para ser conducidos, en las galeras comandadas por el conde de Elda, a las playas de Orán y Mostaganem, en la actual Argelia, desde donde nunca más volvieron a su Elda natal.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Escudo oficial de la ciudad de Elda desde el 2 de noviembre de 1965.

En la sesión del pleno municipal del Ayuntamiento de Elda del 2 de noviembre de 1965, entre otros asuntos del orden del día, se aprobó, a propuesta de la alcaldía, la regulación normativa del escudo de Elda.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Panorámica de la Plaza Mayor de Elda. Autor. José Manuel Pérez. 8 de julio de 2006.

La Plaza Mayor de Elda acaba de cumplir 25 años. Fue un viernes, 28 de octubre de 1994, cuando Joan Lerma Blasco, presidente de la Generalitat Valenciana, procedía al corte simbólico de la cinta que inauguraba una de las actuaciones urbanísticas más ambiciosas de Elda, tanto por su magnitud como por su trascendencia social para todos los eldenses.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista de la escuela (izquierda) y casa del maestro(derecha) del barrio de la Estación de Monóvar (Elda).

Después de tres años de gestiones ante el Ministerio de Instrucción Pública, el domingo 18 de octubre de 1931, Elda se dotaba de un nuevo centro escolar, que venía a paliar el déficit de plazas escolares que arrastraba la ciudad desde siempre. Problema que si era grave en el núcleo urbano con una alta tasa de analfabetismo, más lo era en el medio rural, donde los niños residentes en caseríos de la Elda rural no tenían opción alguna de formación reglada académica.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Contingente de soldados en la plaza de la Constitución, de visita a Elda, durante las maniobras militares celebradas entre septiembre y octubre de 1906

Hacía ya un par de años que la otrora villa de Elda disfrutaba de su real título de ciudad en reconocimiento al desarrollo industrial y contribución a la riqueza general del país.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
De izquierda a derecha: en primer plano, José González, Pedro Gras Vera, Mercedes Martí Jover, reina de las Fallas de Elda 1960, Roque Calpena y sin identificar.

Finalizada la novena de la Fiestas Mayores de 1958, cuando en la sesión plenaria del 19 de septiembre de ese año, el alcalde de Elda Joaquín Campos Fernández manifestó su incompatibilidad para seguir desempeñando el cargo de alcalde-presidente del Ayuntamiento de Elda por haber sido nombrado director de un grupo escolar en la ciudad de Granada, donde iba a trasladarse a residir.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir