SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Valle de la ciencia

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La pasión por defender el terraplanismo le costó la vida recientemente. Con un cohete de fabricación casera se lanzó al espacio, pretendidamente para demostrar la teoría que abrazaba en la que la Tierra era plana. Mike Hughes de 64 años, el 22 de febrero de 2020 perdió la vida en California, intentando demostrar algo inverosímil. Puede parecer increíble tal pretensión, pero en el siglo XXI todavía hay quienes mantienen que la Tierra es plana, exactamente, una lenteja, lo que técnicamente se denomina un elipsoide oblate (oblea), como si se tratara de una pastilla convencional del ámbito de los fármacos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Las sociedades desarrolladas suelen tener preocupaciones, a falta de las fundamentales, que no formulan otro tipo de sociedades. La cultura del físico y de la línea ha sumergido a las gentes “preocupadas” en una profunda ocupación capaz de atormentar por la falta de resultados, lo que en muchos casos se convierte en una insistencia enfermiza para lograrlo. Mientras tanto, toda una industria de adelgazantes, consejeros, dietistas, médicos de vuelos medios y bajos y un sinfín de aficionados, que dicen tener la “clave”, disfrutan de un status cómodo por los pingües beneficios que logran.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La frase es bien conocida, y repetida, y no por todos asumida, según se desprende de declaraciones constantes a los cuatro vientos de algunos. El otorgamiento por omisión está a la orden del día. Lo venimos practicando desde tiempo inmemorial. Hemos prescindido de la consideración de que lo que no es permisible no deber ser, porque no debemos dañar a otro u otra cosa o deteriorar su valor. Así es que, manteniendo en vigor las primitivas teorías tradicionales medioambientales, nos hemos conducido como especie y, en gran medida nos conducimos, por posiciones antropocéntricas, en las que hacemos valer el predominio de la especie humana a la que otorgamos un valor cúspide en la creación. Algo tienen que ver las religiones convencionales en esto, por ejemplo, la narración del Génesis correspondiente a la creación del mundo.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El número de personas aisladas en China se cuenta por millones, por encima de la población de España. La cifra de muertos aumenta, el número de personas en observación se incrementa, los afectados en estado crítico se prevé que sigan aumentando. Los contagios continúan, expandiéndose a otros países, viajando con turistas por cualquier medio de transporte. El epicentro del brote es la provincia de Hubei y alcanza a todas las provincias chinas, con excepción del Tíbet. Se ha limitado el tráfico rodado, incluyendo los autobuses interurbanos e interprovinciales. Mal momento, por otro lado, cuando se hallan en plena celebración del Año Nuevo Lunar, esta vez dedicado a la rata, símbolo en China de riqueza y éxito. Malasia, Australia, Pakistán y Nepal han reportado contagios. Pero muchos otros países lo han declarado, tanto europeos como americanos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Este año toca. Los que nacieron el 29 de febrero, tienen la opción de celebrar su cumpleaños, reglamentariamente. Bien es sabido que todos los años duran 365 días, pero los bisiestos tienen un día más, 366. Ese día, justamente se añade al final del mes de febrero. Para saber que un año es bisiesto, se suele apelar a la explicación que indica que un año es bisiesto cuando es divisible por cuatro. Es una regla simple, rápida y directa. Y no solo eso, sino que funciona, porque siempre se recuerda que en el pasado así ha sido. Ciertamente, un número es divisible por cuatro cuando los dos últimos dígitos lo es. Básicamente, la divisibilidad de números, nos enseñaron en la Escuela Primaria, se da cuando al dividir un número por otro, el resto es cero. Según eso, a la regla anterior había que completarla con todos aquellos casos que producen ese resto cero en la división. Por ejemplo si el número es de tres o más cifras tiene que ocurrir que las dos últimas cifras sean cero o que sean divisibles por cuatro. El menor número con las dos últimas cifras cero es 100, que es divisible por cuatro, ya que da resto cero y cociente 25. Cualquier otro número con las dos últimas cifras cero, es múltiplo de 100, que lo es de cuatro. Así pues, 2020, que no es un número terminado en dos ceros, es divisible por cuatro, porque las dos últimas cifras, 20, son divisibles por cuatro.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hoy día estamos acostumbrados a frecuentar locales en los que las condiciones acústicas no se han analizado y en muchos de ellos no se puede conversar, cuando si las personas se reúnen, con cualquier finalidad, es imprescindible que hablen y se escuchen. Lamentablemente, en los lugares de concurrencia pública, tal componente se ignora y, por ejemplo,  un restaurante suele ser un sitio donde sólo se come, por sofisticadas que sean las preparaciones, pero nada más, porque ninguna otra cosa puede ocurrir. Si se revisaran los niveles de ruido, habría que cerrar la mayoría.  Con otros lugares públicos acontece algo parecido.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En el ámbito de las mal denominadas “Ciencias” sociales, por aquello de que el enunciado es un oximorón, dado que contiene una contradicción intrínseca, se suele acudir a las encuestas, como procedimiento para aportar datos que provengan de la “realidad” y deducir consecuencias “empíricas”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Las preguntas fundamentales sobre el origen y el final de la vida, siguen sin contestación, pese al tiempo transcurrido desde la primera vez que se pudo formular y las numerosas ocasiones en que se ha renovado el interrogante. Mucho se ha avanzado en el conocimiento de gran cantidad de cosas. Ciertamente, el siglo XX aportó más contestaciones que cualquier otro tiempo histórico, incluso que el resto de los tiempos juntos, pero estos interrogantes fundamentales siguen sin respuesta.  

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Cada vez con más énfasis se nos presenta la Inteligencia Artificial como la próxima revolución de la Humanidad. Viene incubándose más tiempo del que pensamos. En 1958 John McCarthy y sus colaboradores propusieron un lenguaje de programación de ordenadores que denominaron LISP. Hoy es el segundo lenguaje de programación más antiguo junto con el FORTRAN, propio del ámbito científico y técnico. LISP ha influido de forma importante a una jerarquía de lenguajes actuales, como PYTHON, JAVASCRIPT, ELIXIR, FORTH SMALTALK, DYLAN, etc. Inicialmente el lenguaje LISP se desarrolló como una notación matemática para facilitar la programación relacionada con el denominado cálculo lambda, que es un sistema formal diseñado para investigar las nociones de función y de recursión, formulados por Church  en la década de los treinta del siglo pasado. El cálculo lambda se puede considerar como el lenguaje universal de programación más pequeño. Cualquier función computable se puede expresar y evaluar mediante el Cálculo Lambda. Viene a ser un equivalente de las máquinas de Turing.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El término degradar expresa la disminución progresiva de las características o cualidades de algo. Los plásticos son degradables, otra cosa es el tiempo que requieren para ello. En cambio el término biodegradar implica que no sólo es que se degrada, sino que puede hacerlo mediante el metabolismo de microorganismos. En el caso de un plástico biodegradable puede ser digerido rompiendo las cadenas del polímero que lo constituye y se incorpora a la generación de otras moléculas orgánicas.

Acerca del autor

Autor: Alberto Requena

Este blog pretende ser una depresión entre dos vertientes: la ciencia y la tecnología, con forma inclinada y alargada, para que por la vertiente puedan circular las aguas del conocimiento, como si se tratara de un río; o alojarse los hielos de un glaciar de descubrimiento, mientras tiene lugar la puesta a punto de su aplicación para el bienestar humano. Habrá, así, lugar para la historia de la ciencia, las curiosidades científicas y las audacias científico-tecnológicas. Todo un valle.

El eldense Alberto Requena es catedrático emérito de Química de la Universidad de Murcia.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir