SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

11 AGO 2020 Fundado en 1956
[Blogs arriba corto] #ConNuestroComercio

Blogs

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Máscara de oro que cubría la momia de Tutankamon.

La historia de Egipto comienza unos 3.000 años a.C. y quizá sea la civilización que más vestigios del pasado nos ha legado, debido a la creencia de esta cultura en la existencia de una vida después de la muerte, en la que el difunto podía disfrutar de los bienes terrenales de su anterior existencia; sus representaciones con una compleja simbología en la que todo tenía una interpretación. 

Existían prendas que diferenciaban las clases sociales entre los que la portaban, y también una serie de significados en función del tipo de vestimenta y la persona que la llevaba. La poderosa clase sacerdotal, que eran los encargados de los templos egipcios, empleaban pieles de animales para cubrirse con la creencia de que la fuerza de la bestia podría influenciar en su propia fortaleza física. Además del empleo de lino tejido, el material más común y al alcance de todos era el papiro, un junco que crece de forma natural a orillas del río Nilo y con él se confeccionaban los calzados, aunque también el empleo de fibras vegetales como ramas de palmeras entrelazadas con adornos de diversos metales o piedras semipreciosas, era una forma de calzarse en aquella antigua civilización. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

¡Por fin ha llegado! Hoy toca pizza, no sé qué tendrá pero a todo el mundo le gusta, desde los más pequeños a los más mayores. Existen infinidad de maneras diferentes de preparar la base para pizza, esta es una de las más fáciles. Por supuesto, después podéis cubrirla con vuestros ingredientes preferidos. 

En casa nos encanta la pizza casera.

Ingredientes:

  • 200 gramos de agua.
  • 75 gramos de aceite de oliva virgen extra.
  • 20 gramos de levadura fresca.
  • 400 gramos de harina.
  • 1 cucharadita de sal.

Con estas cantidades os saldrán dos pizzas grandes.

Comenzaremos calentando el horno a máxima potencia 250º.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Terminado, el libro empieza. Lo dice Carlos Fuentes

Cada año, los datos sobre índices de lectura y hábitos lectores en España nos asoman a un catastrofismo que, utilizando la terminología de José Mota, resulta ya cansino. Es verdad que un 35% de los ciudadanos no leen nunca o casi nunca ni un libro ni un periódico, pero entre el resto, el 30% lee prácticamente a diario. Y además, el índice de lectores habituales de un 63% no se aleja tanto de la media europea, de un 70%. En cuanto a las cantidades,  si en España leemos 9 libros al año de media, los finlandeses leen 47. En todo caso, para mí, lo interesante del sondeo del CIS es conocer qué leemos, cuáles son nuestros gustos o qué causas llevan a que uno de cada tres españoles nunca lea un libro.

Antes, y para contextualizar nuestro interés por la lectura entre el resto de las  manifestaciones culturales, leer nos interesa mucho al 27%, tras escuchar música (31%) y por delante del cine (24%). La lectura, según este sondeo, nos reclama mucho más interés que el teatro, las artes plásticas (pintura, fotografía) o la danza. Parece clara la intencionada desidia para que la cultura en general y sus vástagos más pobres en particular (teatros, ballets, museos, exposiciones, etcétera) naufraguen.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Si buscásemos la palabra catar en el diccionario de la lengua española, podríamos observar que su significado es bastante sencillo, entre otras cosas porque en dos líneas dan con toda su definición.   

   Catar un vino tampoco es nada complicado, siempre que se logre afinar tres de nuestros cinco sentidos: la vista, el olfato y el gusto

   A continuación, y siguiendo el mismo orden de los sentidos, voy a dar una breve explicación para analizar estas tres artes que forman una cata. Quiero antes aclarar que si se quiere organizar una cata o asistir a ella, siempre se debe de evitar llevar perfumes para no contaminar el ambiente, siempre hacerlo en habitaciones ventiladas y cambiar de copa si se van a catar diferentes tipos de vinos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El próximo 14 de julio en la Facultad de Educación de la Universidad de Alicante se celebrarán las  II Jornadas del Itinerario de Competencias. Espacios de inclusión, competencias clave y desarrollo profesional. El encuentro agrupará la labor de los centros de toda la Comunitat Valenciana que se han venido formando sobre el tema en los últimos cursos y que tendrán ocasión de presentar sus unidades didácticas integradas, fruto del desarrollo a partir de este enfoque competencial.

El evento contará también con dos intervenciones de indudable interés en este ámbito. Por un lado, José Moya Otero, profesor titular de métodos de investigación y diagnóstico en educación, del Departamento de Educación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria con su ponencia "Desarrollo del currículo y capacidad profesional docente". Por otro lado, Carmen Alba, profesora titular del Departamento de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad Complutense de Madrid, cuya ponencia tiene como título "Diseño universal de aprendizaje e inclusión". Si tenéis interés en esta dimensión inclusiva, os recomiendo estas pautas para su integración en el currículo.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
La vedette Laura Pinillos en una escena de la Revista Las Leandras

"La zarzuela es el género músico teatral que a diferencia de otros similares implantados en otros países, bebe y se sustenta en las raíces mas profundas de los pueblos".

No recuerdo quien dejó escrita esta frase, tan acertada. Precisamente mi artículo anterior trataba sobre temas de la actualidad madrileña de finales del siglo XIX, bebidos en las raíces mas profundas del pueblo,  llevados a la escena dentro del subgénero zarzuelístico denominado revista de actualidades.

Y entre esas raíces profundas de los pueblos, en época veraniega fueron muy populares las verbenas. Y por ello están presentes en un buen número de zarzuelas, tanto de género chico como del grande.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Soldados persas en batalla y la caballería protegida con fuertes armaduras

Los persas o farsíes fueron un grupo étnico que habitó Irán , Afganistán y Tayikistán. También el pueblo persa, 1400 a.C. nos han legado algunas representaciones de personajes con calzados. Los  jarrones de cerámica, las esculturas y los grabados de la época evocan un tipo de calzado característico. El calzado de los persas seguía las mismas pautas que el del pueblo Asirio, es decir, los soldados llevaban un tipo de calzado de piel. Para lo que llamaríamos "la infantería", esos guerreros que se movían a pie de un sitio a otro, el calzado era sencillo, flexible y ligero. Pero los solados a caballo calzaban botas, en algunos casos con polainas, alcanzando gran celebridad los arqueros a caballo. El pueblo que se dedicaba a las faenas agrícolas iban descalzos o empleaban un calzado hecho de fibras vegetales.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Cartel de la comedia de Shakespeare, en el Festival Clásico Chinchilla.

Sirva este título como homenaje a la comedia de Shakespeare que vi con Juan Vera, este lunes 27 de junio, en el Festival de Teatro Clásico de Chinchilla en la excelente versión del grupo Metatarso, bajo la dirección de Darío Facal, y que desde luego nadie se debería perder cuando llegue en octubre al Teatro Castelar. Dos horas de espléndida interpretación y risa de la buena.

Llega el momento de ir pensando en nuestras vacaciones, dónde vamos a ir o qué vamos a leer. Sin duda, todos tenemos algún libro en la mesita de noche que quisiéramos haber leído ya pero que por distintas razones no hemos podido hacerlo aún. Además de esos, que son ineludibles, en esta entrada previa al descanso estival me gustaría proponer algunas lecturas concretas y mencionar varias páginas web donde se pueden encontrar varias ofertas sustanciosas y apetecibles.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Soldados asirios calzando la bota característica de ese pueblo guerrero.

El pueblo asirio, 1.100 años a.C. usaban unas botas de cuero, de caña alta hasta media pantorrilla, que sujetaban con cintas o cordones y que tenían una suela de cuero que reforzaban con apliques metálicos. Los pueblos asirios y también los hititas se mostraban como unos expertos zapateros que confeccionaban sus calzados militares, diferenciando los pies izquierdo y derecho. Muchos de esos calzados fueron una referencia para civilizaciones posteriores como la griega o la romana, especialmente el calzado o la bota militar. Los calzados asirios emplearon las suelas claveteadas (como lo hicieran más tarde los romanos), empleando unas gruesas suelas para los soldados de infantería que debían caminar durante días en condiciones climatológicas adversas. La incorporación de revestimientos internos, en las botas de campaña, protegían el pie del soldado asirio que adornaba también sus zapatos con alguna parte de las pieles de animales salvajes, empleando las garras, dientes o colas. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Con el aumento de las temperaturas durante esta época del año, lo lógico es que cuando visitamos cualquier local de restauración o en nuestra propia casa el cuerpo nos pide beber cosas frescas.

El vino también es una bebida apta durante el verano, no solamente el rosado y el blanco, también los tintos si los sabemos elegir y las condiciones en que nos los pueden servir.

Es indudable que los vinos blancos se llevan la palma. Es muy importante que se tengan a una temperatura bastante baja en la nevera, en torno a los 4 o 6 grados centígrados, de forma que cuando sea servido en la mesa su temperatura pueda aumentar hasta los 8 o 10 grados. A menor temperatura se corre el riesgo de perder el aroma y el sabor. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Eduardo Mendoza, el pasado mes de marzo en San Juan de Puerto Rico.

Con sus habituales ironía y ánimo de provocar, Eduardo Mendoza removió las plácidas aguas del mundo editor al asegurar en marzo pasado que se publican muchos libros y que la gran mayoría de ellos no sirven para nada porque son una birria. Se lio buena. Hubo quien vio en sus palabras una crítica velada a los jóvenes novelistas o quien lo interpretó como una boutade cuya intención era animar a un debate necesario que gire una vez más en torno a la permanente devaluación del fenómeno literario en sus distintos ámbitos: el de los autores, los lectores y los editores. Impera la idea de que se escribe mucho, se publica todo y no se lee casi nada. 

Desde luego, quizás no esté dicho en los términos políticamente más correctos, pero a poco que lo pensemos, uno concluye que Mendoza no exagera. Se publica y autopublica demasiado, todo lo que se escribe sin apenas filtros de ninguna clase. Y, ante todo, quizás convenga diferenciar al menos dos aspectos: escribir es un ejercicio terapéutico de primer nivel, una labor que nos ayuda a conocer y conocernos mucho más y mejor al tiempo que contribuye a estructurar nuestro pensamiento de un modo más claro y organizado; pero ¿basta con esos ingredientes para publicar los productos generados? ¿Se puede considerar interesante y/ o literario un texto que permanece en este estadio o hace falta algo más para tal consideración?

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

No me canso de repetir la oportunidad que supone Twitter para descubrir debates y novedades en el ámbito educativo, algunos sorprendentes y otros que confirman o cuestionan ideas peregrinas, al menos en la cabeza de quien escribe. A través de un tuit de Jordi Adell , profesor de la UJI y referente bien conocido en este campo, he accedido a un artículo de Gert Biesta con el sugerente título "Against Learning" ("Contra el aprendizaje").

Básicamente en él se trata de analizar la sustitución progresiva de un lenguaje de la educación por un lenguaje del aprendizaje o el alza del segundo frente al primero, ejemplificado en multitud de detalles (enseñanza = "facilitación de aprendizajes", "aprendizaje a lo largo de la vida" frente a "enseñanza permanente"...).

Se dan razones de diversos tipos a este auge del omnipresente término en el discurso educativo. Entre ellos, novedades en las teorías acerca del aprendizaje, así el emergente modelo constructivista, centrado en quien aprende no como un recipiente pasivo de conocimientos sino como protagonista en él, ayudado por facilitadores y facilitadoras de ese aprendizaje, (maestros y maestras) o las críticas desde el postmodernismo al modelo (moderno) de educación. Así mismo, el auge de nuevas formas y recursos de aprendizajes no formales y más individualizados para un público creciente.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La Civilización del Sumer puede considerarse como "La Cuna de la Historia". Este pueblo se asentó en el entorno de los ríos Tigris y Éufrates, cerca de su desembocadura en el Golfo Pérsico. Destacó sobre las demás culturas de los pueblos de la época y a ellos se debe el descubrimiento de la rueda o de la escritura en los años 3500 y 3300 a.C.. Los sumerios nos dejaron las primeras leyes escritas, fueron los inventores del sistema sexagesimal, de los inicios de la medicina, y de las construcciones con ladrillos de adobe y los arcos arquitectónicos. La civilización sumeria llegó a ser tan avanzada que en las escuelas de sus ciudades-estado se enseñaba no sólo matemáticas y escritura sino también biología, zoología, geografía, teología y botánica. Los sumerios fueron también los primeros en realizar composiciones literarias, en organizar una biblioteca y en crear un lenguaje musical. La cultura sumeria surgió prácticamente de las tinieblas en tiempos neolíticos. Era un pueblo guerrero y aunque las tallas en piedra que nos han llegado representa a los personajes descalzos, se sabe que emplearon calzados hechos con fibras vegetales y pieles de animales. Son también conocidas las representaciones de sumerios, calzando una especie de sandalias con una plataforma o cuña, los llamados "coturnos". En Mesopotamia, eran comunes los zapatos de cuero crudo, sujetos  por tiras del mismo material. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El vino de hielo, ese desconocido, raro y escaso es uno de los más valorados por el momento en que se realiza la cosecha y las condiciones de esta, influyendo lógicamente la zona donde se obtiene.

Es un vino hecho de uva helada con una alta concentración de azúcar, para lograrlo hay que dejar que esta logre una sobremadurez en la cepa, no cosechándose hasta que se produce la primera helada. Es un proceso bastante trabajoso debido a que para lograr que la uva contenga esa alta concentración de azúcar hay que dejar que este se hiele, el agua se expanda rompiendo la piel, este proceso logra que al perder parte del agua el azúcar se concentre aún más. 

Es considerado un vino muy apreciado por su persistencia aromática, con una acidez especial y bastante fuera de lo común.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir