SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Blogs

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Dicen que las personas demuestran su grandeza en los momentos difíciles. Y en las peores circunstancias de la historia de España durante el siglo XX le tocó gobernar el Ayuntamiento a Manuel Bellot Orgilés, alcalde de Elda entre agosto de 1936 y julio de 1938.

Un miércoles 26 de agosto de 1936, reunido en sesión extraordinaria el Consejo Municipal eldense (denominación de los ayuntamientos en la zona republicana durante la guerra civil) Manuel Bellot Orgilés es elegido presidente del mismo. Corporación municipal que venía a sustituir la que había dirigido hasta julio de 1936 el ayuntamiento eldense, presidida por Vicente Gil Navarro, quien, al igual que la mayor parte de autoridades que permanecieron fieles a la República, se vieron superados por los acontecimientos y la violencia desatada por las organizaciones sindicales, a pesar de los intentos del gobierno republicano de impedir asesinatos, saqueos, expolios e incendios de edificios religiosos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista aérea del barrio de San Francisco de Sales, en construcción.

Un viernes 21 de agosto de 54 años nacían nuevas calles en Elda. Un total de 31 calles eldenses festejan hoy su bautizo como tales. 

Tras el fuerte crecimiento demográfico de la década de los años cincuenta del siglo XX que permitió pasar a Elda de una población de 20.669 personas en 1950 a los 28.751 habitantes en 1960; la década de los años sesenta supuso una aceleración en la llegada de personas y familias a Elda atraídas por el desarrollo de la industria del calzado. Así, en una sola década (1960-1970) nuestra ciudad experimentó un crecimiento poblacional próximo al 50 %, pasando de los 28.751 habitantes censados al inicio de la década a los 41.511 eldenses censados en 1970.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un 17 de agosto de 1738 fallecía Gonzalo Arias-Dávila y Coloma, conde de Puñonrosto y VII conde de Elda, primero del linaje castellano que ostentó el condado de Elda. Gonzalo Arias-Dávila era hijo de Juan Arias-Dávila Pacheco, VI conde de Puñonrostro, y de María Manuela Coloma (1638-1716), hija de Juan Andrés Coloma, IV conde de Elda, y de Isabel Francisca Pujades y Borja, II condesa de Ana. Como nieto, sobrino y primo hermano de los condes de Elda, y agotada la descendencia directa masculina del linaje Coloma, recibió por vía materna los derechos sucesorios a los condados de Elda y Anna.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Casa construida por Pedro Juan y Amat en 1865, conocida popularmente como "Casa de las Beltranas".

Aparte de haber dado a conocer en los mercados de Madrid los excelentes vinos y aceites de Elda, a Pedro Juan y Amat le debemos una de las grandes casas de la que todos los eldenses nos sentimos orgullos: la Casa de las Beltranas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Cardenal Antonio Despuig y Dameto (1745-1813). Grabado de de Pietro Bettelini (1763-1829) - Biblioteca Digital Hispánica, Dominio público.

A punto de cumplir los 500 años de existencia, la iglesia de Santa Ana, de Elda, atesora una larga historia estrechamente vinculada a la propia historia de la villa y ciudad de Elda. Una parte de esa historia fueron las visitas de ilustres personajes que por ella pasaron y que a ella dedicaron gracias, honores y privilegios. Uno de ellos fue la visita del cardenal Despuig.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hoy hace 714 años, la villa de Elda se incorporaba de pleno derecho al reino de Valencia y por extensión a la Corona de Aragón. Desde la conquista cristiana en 1244-1245 y su incorporación como parte del emirato andalusí de Murcia a la corona de Castilla y hasta 1296, Elda y todas las villas y lugares del Vinalopó siguieron siendo reino de Murcia.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Escena de una de las representaciones de la ópera.

No es nada original este interrogante. Lo he tomado de un artículo leído hace algún tiempo sobre una cantante de ópera que, tras muchos años de carrera discreta a pesar de su calidad incuestionable, sorprendió un buen día, a propios y extraños, cuando logró debutar en una gran teatro.

Fue el 2 de diciembre del año pasado cuando la Agrupación Lírica del Centro Excursionista Eldense estrenaba su producción de la ópera Marina, obra elegida para conmemorar su 25 aniversario.

Dada la excelente producción escénica ideada por su director Paco Martínez, y la serie de reconocimientos que recibió al término de la función, en justa correspondencia a sus más de 25 años dedicados a la zarzuela desde el campo amateur, titulé mi crónica en este mismo medio, del 7 de diciembre, como "La Marina de Paco".

Dije entonces en su inicio: "Debería haber titulado este artículo La Marina de Mari Cruz Payá, y en verdad que bien lo merece la soprano petrerense, a la que por vez primera he visto cantar y actuar en una obra completa".

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Recreación del acceso al castillo de Elda en el siglo XIII.

Un 4 de agosto de 1253, Sancho Sánchez Mazuelo y su esposa María González, señores de Caudete, firmaban con Pelayo Pérez Correa, maestre de la Orden de Santiago, un convenio para intercambiar propiedades y señoríos en el recién conquistado reino de Murcia. Elda y su distrito formaban parte del cambio.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Desde hace unos años, los profesionales de medidas judiciales me piden que les dé a sus chicos unas charlas que les ayuden a retomar el camino correcto.

No soy el único, hay un grupo de profesionales que colaboramos encantados y de forma totalmente desinteresada en este desafío.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Seis y veinte de la mañana. Comienzo a preparar mi jornada laboral, quiero tener la terraza montada antes que llegue el repartidor de pan, es su primer servicio de la mañana. A continuación sigo con la misma rutina de siempre, acabar de montar expositores, poner en marcha la tostadora, el lavavajillas, encender algunas luces y resolver cualquier imprevisto. Es lo de siempre, pero el nuevo día es como si fuese a iniciar un nuevo negocio, no se puede relajar y mucho menos bajar la guardia.

Siempre implico al resto del equipo el mismo concepto que yo sigo a diario, “podemos estar a gusto en el trabajo pero siempre recordando que no podemos abandonar nuestros principios, es decir ser rápidos, limpios y eficientes”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Cuando acabamos de celebrar la entrega del premio a la "Mujer Mejor Calzada de España", me fluyen recuerdos de ese mismo acontecimiento en los primeros años de su implantación. Entonces no se rodeaban esos actos de tanta pompa y solemnidad, la sencillez primaba sobre la ostentación, cosa que entiendo ha ganado en popularidad y poder mediático.           

Ana Rosa Quintana fue la primera "Mejor Calzada" y por ser el inicio de estos premios, la ilusión del momento era muy distinta, el nerviosismo por la improvisación en este tipo de actos, la firme voluntad de que la presentadora de televisión se llevase una buena impresión de Elda, esas eran nuestras principales preocupaciones. La premiada del año 2000 cumplió con nuestras expectativas y al final de la noche, en un taxi, mi esposa María Teresa la acompañó hasta el Hotel Meliá en Alicante. Ana Rosa estuvo espléndida y como siempre simpática y atractiva, acababa de publicar su primer libro y explicó algunos pormenores de esta publicación y su repercusión.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
José Luis Merlín y Héctor Alterio en el Teatro Cervantes en el festival José Tomás | Jesús Cruces.

No es nada sencillo, y cuesta muchísimo trabajo, dedicación y esfuerzo, que una manifestación músico-cultural que para la mayoría de los ciudadanos locales pasa inadvertida, sea reconocida a nivel internacional, hasta el punto de convertirla en la única representante de España en lo que podríamos llamar la "Copa de Europa" de la guitarra.

Y esa manifestación no es otra que el Festival de Guitarra "José Tomás" Villa de Petrer, que en su edición de 2018 -la XXI- ha cumplido veinte años de andadura. Lo que comenzó en 1998, al amparo del Casal de la Joventut, donde se impartían talleres de guitarra, con la denominación de "Semana", ha ido creciendo año a año, gracias al trabajo de la Asociación PIMA (1). Y fue en noviembre último cuando se designó su festival como único miembro español en el EuroString (European Guitar Festival).

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista de la iglesia parroquial de Santa Ana desde la plaza de Topete, hacia el año 1929.

Aun cercano en el recuerdo quedaba el asalto y tentativa de incendio sufrida por la iglesia de Santa Ana de Elda, el 11 de mayo de 1931, a los escasos 25 días de la proclamación de la República, cuando tras el golpe de estado perpetrado por varios generales del ejército el 18 de julio, la violencia descontrolada puso fuera de juego al estado de derecho.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista del chalet y fábrica de Pedro Bellod desde la calle Jardines.

Hoy hace 64 años, cerraba una de los buques insignia de la industria del calzado en Elda durante la primera mitad del siglo XX. Un 20 de julio de 1954 la empresa “Pedro Bellod, S.A.”, mediante un cartel en la puerta, anunciaba a sus trabajadores el cierre definitivo.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir