SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Blogs

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Gremio de los zapateros en el retablo de San Marcos del pintor Arnau Bassa (1346) Seo de Manresa

Los gremios de la antigüedad se crearon y desarrollaron entre los siglos XIII al XVII, para salvaguardar los intereses económicos y profesionales de los agremiados, gozaban de algunos privilegios y se encargaban de las fases de mejora y aprendizaje en el oficio. Los dirigentes de estos gremios se llamaban "prohombres" y no se tomaba ninguna decisión en cada gremio que no fuese autorizada por dichos prohombres.

Los gremios se reunían en cofradías bajo la invocación de un Santo, tuviesen o no relación con el oficio de zapatero. Mientras en unos países los zapateros eran considerados personas importantes, en otras, se les trataba como gentes de "baja condición" debido fundamentalmente al contacto con la piel de los animales y los malos olores que en aquellos años desprendían las tareas de curtición y demás. Era injusto y por tal motivo, el rey Carlos III, en 1783, emitió una Cédula en la que se declaraba, entre otros, a los zapateros  como oficios nobles que no envilecían a las familias ni a las personas que lo ejercían y se habilitaba a los zapateros para "ser dignos de desempeñar cargos de la más alta hidalguía".

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

LOCUS AMOENUS

Fotograma de El club de los poetas muertos.

“Hoy puede ser un gran día”, dice la canción de Joan Manuel Serrat. “Solo se vive una vez”, cantaba Gabinete Caligari. “Quiero vivir, quiero gritar,/ quiero sentir el universo sobre mí”, en la voz de Amaral. Escucha la canción Carpe diem, de Falsalarma, un rap que lo describe a la perfección:

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
De izquierda a derecha: Asunción Casáñez, Antonio García Miralles, Pedro Rico Rico, Luis Mira Belmonte y Manuel Alfaro.

A los escasos dos meses del fallecimiento del general Franco y presagiando los nuevos tiempos democráticos que se avecinaban, el 25 de enero de 1976 se firmó el acta de reconstitución de la Agrupación Socialista de Elda.

Hoy hace 42 años, diecinueve eldenses firmaron aquel documento por le cual el PSOE volvía a estar presente en nuestra ciudad. De aquellos diecinueve, ocho eran antiguos militantes de la década de los años treinta, uno de los cuales Diego Iñíguez, había llegado a ser consejero anarquista en el Consejo Municipal de Elda durante la Guerra Civil.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen actual de la bandera de 1883 | Jesús Cruces.

Lejos quedan los recuerdos de aquella pequeña villa agrícola, de apenas 4.328 habitantes, que empezaba el año 1877 y que se preparaba para la celebración de la festividad de San Antón y las posteriores fiestas de Moros y Cristianos.

Conocido es como, tras la celebración del día de San Antón, el 17 de enero, se procedía durante los tres días siguientes, pero especialmente los dos primeros a la celebración de esta festividad. Un testigo anónimo, pero bajo cuya pluma adivinamos descubrir al erudito Lamberto Amat y Sempere, nos legó una crónica periodística de excepcional belleza e enorme interés histórico y festero, que, sin mas palabras, ahora reproducimos íntegramente para deleite de festeros y amantes de la historia de Elda:

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Otro acontecimiento de los que marcan época llega la semana próxima al Teatro de la Zarzuela de Madrid, casi 47 años después de haberse visto en su escenario por última vez en junio de 1971. Quienes quieran conocer una de las partituras más bellas de toda la lírica española, tienen ahora la oportunidad.

La que fue asignatura pendiente de Miguel Roa, 25 años director musical de este teatro, Maruxa, vuelve desde el jueves, próximo día 25 de enero, al coliseo de la Calle Jovellanos, donde se estrenó en noche gloriosa del jueves 28 de mayo de 1914. Estará en cartel hasta el domingo 11 de febrero próximo, siendo 14 las representaciones programadas. Los lunes y martes no hay función.

Cuentan las crónicas que Amadeo Vives, autor de la música, y Luis Pascual Frutos, del libreto, fueron sacados a hombros, como los toreros,  y llevados en volandas hasta el Café de Fornos (1*) en olor de multitudes,  portando antorchas sus enfervorizados seguidores. Serían las dos de la madrugada  y muchas de las personas  que todavía deambulaban por las calles, se unieron a la comitiva, participando de la celebración, aunque no habían estado en el teatro.  Es evidente que eran otros tiempos. La zarzuela se vivía con la misma pasión con la que ahora se vive el fútbol u otras manifestaciones deportivas, rockeras, sociales y televisivas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-EL DINOSAURIO TODAVÍA ESTABA ALLÍ-

Ejemplares de La vuelta al día en ochenta mundos, de Cortázar.

Con lo que pasa en nosotras exaltante. Rápidamente del posesionadas mundo estamos hurra. Era un inofensivo aparentemente cohete lanzado Cañaveral americanos Cabo por los desde. Razones se desconocidas por órbita de la desvió, y probablemente algo al rozar invisible la tierra devolvió a. Cresta nos cayó a la paf, y mutación golpe entramos de. Rápidamente la multiplicar aprendiendo de tabla estamos, dotadas muy literatura para la somos de historia, química menos un poco, desastre ahora hasta de portes, no importa pero: de será gallinas cosmos el, carajo qué.

 Julio Cortázar

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En un viaje cargado de simbolismo republicano, el presidente de la República, Niceto Alcalá-Zamora, visitó Elda un sábado 16 de enero de 1932 para proceder a la colocación de la primera piedra del monumento que la ciudad de Elda iba a erigir al eminente tribuno eldense, Emilio Castelar, con motivo del centenario de su nacimiento.

Desde Alicante, y pasando previamente por Monforte del Cid, Alcalá-Zamora llegó a Elda sobre las 10:20 horas, donde le esperaba una intensa agenda.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Nunca he creído en los niños "malos", sino en niños que están viviendo unas duras condiciones y cuya forma de escapismo para olvidarse de su realidad diaria es la delincuencia o las drogas.

Casualmente, leyendo descubrí en las biografías de personas de éxito, muchas coincidencias con mis [email protected]:

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El escritor y filósofo británico Francis Bacon escribió que si “la conversación hace al hombre ágil, escribir lo hace preciso y leer lo hace completo”. Y si para el último Premio Planeta, Javier Sierra, hoy “la lectura es materia de valientes”, los datos  recogidos en el Informe sobre El sector del libro en España publicado el pasado mes de junio de 2017 por el Ministerio de Educación, no son desalentadores del todo ni animan a echar cohetes. Podríamos comparar al lector medio español con un paciente estable, por cuanto no se aprecian notables mejorías respecto a años anteriores ni tampoco saltan todas las alarmas.

Globalmente considerados, los datos avalan un crecimiento del número de valientes lectores en más de 3,5 puntos en los últimos 4 años, llegando a un 62,2 el porcentaje de españoles que declara haber leído algún libro durante el último año. Por el contrario, un 36% afirma no leer nunca o casi nunca.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Concha, Julia y Nuria. La Velasco, la Gutiérrez Caba y la Espert. Tres mujeres sabias, como las que dibujó Moliere. Tres mujeres altas, como las perfiladas por Edward Albee. Tres actrices de raza. Tres reinas de la escena española. Tres heroínas para Lorca, Valle-Inclán, Gala, Marsillach, Shakespeare y tantos otros.

Concha Velasco, Julia Gutiérrez Caba y Nuria Espert siguen en activo, subiéndose cada noche al escenario ante un público que cae rendido a sus pies, sin necesidad de tener que demostrar nada a estas alturas, pisando las tablas con una vitalidad inherente a la juventud, actrices que forman parte de la historia de nuestro teatro y que siguen poniéndose a prueba, afrontando retos con la valentía, el coraje y el rigor que han marcado sus carreras profesionales y han sido seña de identidad en todos los proyectos teatrales en los que se han ido involucrando.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Una representación de industriales frente al stand situado en las Escuelas Nacionales de Padre Manjón, con motivo de la inauguración de la I Feria Nacional del Calzado e Industrias Afines en 1960.

Uno de los grandes logros del año 1960, junto con la creación de la I Feria Nacional del Calzado, fue la puesta en marcha de la "Cooperativa Industrial del Calzado" conocida por las siglas C.I.C., en el mes de enero. Los industriales eldenses consideraban, en aquel año, que la feria recién creada y con carácter nacional, no era suficiente motor para impulsar las aperturas de los mercados exteriores y por lo tanto era necesario arropar aquella gesta con otras acciones que complementaran la venta del calzado de forma sensible, ya que los mercados interiores, en aquel año de 1960, seguían saturados y las expectativas de nuestras industrias eran escasas. "Había que mostrar el potencial interior", la destrucción de empresas de fabricación de calzado en la última década, había alcanzado cotas alarmantes, los "parones" en la fabricación entre temporadas eran una lacra que arrastraba la industria del calzado en general, pero especialmente a las de Elda y Petrel. Con esos horizontes y ante esa realidad se creó una comisión organizadora para dar luz verde a la Cooperativa del Calzado, o lo que sería igual a "Elda Exportadora"; con estas palabras se dirigieron a la opinión pública:

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Mucho ha cambiado la Fiesta desde aquellos años 50 y principios de los 60: la Fiesta de Moros y Cristianos, por supuesto, y la tradicional Fiesta de San Antón después de haber trasladado a mayo o junio la primera. Me voy a referir a los festejos sanantonianos celebrados en el mes de enero de aquellos años que yo veía, quizás, con la mirada inocente de mis pocos años.

La celebración litúrgica de la festividad en el día de su onomástica -17 de enero- no se celebraba entonces como ahora y este día pasaba prácticamente desapercibido para los eldenses. La Fiesta, como ocurría desde siempre, se trasladaba por aquellas fechas al fin de semana siguiente, cuando la festividad del Santo caía en medio de la semana. Los actos comenzaban el sábado por la mañana entre el disparo de cohetes y el pasacalle de la dulzaina y tamboril por las distintas calles de la ciudad acompañando a miembros de la Mayordomía que paseaban un cordero vivo para ser rifado entre los vecinos y, así, recaudar fondos para sustentar la Fiesta. Hay que destacar que el charamitero provenía de la vecina villa de Petrer y el tamborilero de Monóvar y juntos recorrían la comarca en cada una de las fiestas populares de cada población, incluido el acompañamiento de los Gigantes y Cabezudos de la festividad del Corpus. Muy lejos estábamos de la proliferación de collas de dulzainas y percusión que han invadido nuestras ciudades y que han rescatado esa música tradicional tan nuestra. En las primeras horas de la tarde tenía lugar la entrada de los carros de la leña, que previamente había sido recogida por los miembros de la Mayordomía en los distintos parajes de nuestro término municipal, acompañados de los consabidos sones de la dulzaina y el tamboril, acto que congregaba en derredor a toda la chiquillería de la población. Los carros, no recuerdo exactamente si eran dos o solamente uno, descargaban la leña en la Plaza del Ayuntamiento o frente a la ermita de San Antón.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Plantación: Se trata de plantar las cepas idóneas que se adaptan al suelo y a las necesidades de la bodega.

Espera: La vid suele tardar bastantes años en dar una óptima vinificación, el tiempo suele variar entre 5 y 10 años aproximadamente. Dentro de este periodo de tiempo la vid necesita de todos los cuidados necesarios para lograr un buen desarrollo.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir