SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

18 ENE 2021 Fundado en 1956

Blogs

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Recuerdo el martilleo que se escuchaba cada noche, después de estar ya acostado, en varios de los pisos de abajo de casa de mis padres. Era un sonido que no seguía un patrón armónico, pero que tenía una especie de ritmo que creaba una atmósfera en la que era fácil conciliar el sueño. Por lo menos lo recuerdo de esa manera. Era el sonido producido por las aparadoras de calzado y afines al golpear con un martillo de hierro macizo, que se asemejaba a un rotulador muy grueso y con curvas para que fuera más fácil agarrar con fuerza el borde de las plantas que después se iban a coser, o por ejemplo cualquier adorno del zapato que requería de ser bien prensado para que no se despegara. Es una actividad esencialmente manual, incluso podemos decir que hay un componente artesanal, donde se requiere de habilidad y destreza.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Tras un inicio de temporada donde volvieron los experimentos -elogiados por la mayoría de la crítica especializada y denostados por musicólogos y especialistas- con la nueva producción -y destrozo incluido- de La tempranica (1), por un lado y La vida breve, por otro, el Teatro de la Zarzuela de Madrid acaba de presentar su segunda propuesta lírica de la temporada. Esta vez con una reposición de lo más exitosa. La versión de La del manojo de rosas, estrenada en el mismo Teatro de la Zarzuela el 2 de noviembre de 1990, que supuso un antes y un después en el concepto escénico de presentar la zarzuela, y que desde entonces se ha repuesto en varias ocasiones, siempre a teatro lleno en Madrid, viajando a diversas capitales y ciudades importantes españolas, como Bilbao, Jerez de la Frontera, Málaga, Oviedo en varias ocasiones, Santander, Santiago de Compostela, San Sebastián, Sevilla, Valencia y Valladolid, así como al Odeón de París y a la Ópera de Roma.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El año 1820 encaraba ya su recta final. Hacía varios meses que el sistema constitucional había sido repuesto tras la sublevación, encabezada por Rafael Riego, de las tropas acantonadas en Andalucía destinadas a sofocar la insurrección en las provincias americanas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Os presento Rey blanco de Juan Gómez-Jurado, editado por Ediciones B. Es la tercera entrega de la saga tras Reina roja y Loba negra que han cautivado a más de un millón de lectores.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El 7 de noviembre de 1980, Petrer cumplió con su poeta | Pérez.

De acto de apoyo, cariño y solidaridad con el poeta petrerense Paco Mollá se puede calificar el homenaje que, organizado por el Ayuntamiento de Petrer, tuvo lugar el 7 de noviembre de 1980, hace hoy 40 años, en el salón de actos de la Casa del Fester.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Os recomiendo Lo que construimos de Oliver Jeffers, editado por Andana.

El autor regresa con una nueva y fascinante historia sobre el amor sin límites, la importancia de los sueños y el poder de la imaginación, los mejores ingredientes para construir un futuro brillante. Un padre y una hija deciden crear las bases de su vida juntos. Utilizando sus propias herramientas especiales se ponen a trabajar: construyen los recuerdos que guardarán para siempre, un hogar donde poder estar seguros y un amor que les mantendrá unidos toda la vida.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La mujer sin nombre de Vanessa Montfort, editado por Plaza y Janés.

Esta novela, de la autora de la exitosa Mujeres que compran flores, trata de una traición, dos guerras y el exilio más grande: el de la memoria.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La relación entre la Ciencia y la Religión (unas más que otras) ha sido controvertida. Las creencias imperaron desde el principio de los tiempos, y durante muchos milenios se mezclaron magias, dioses y razones en un todo interesado a mantener la prevalencia de las religiones en su jerarquía terrena. Los dioses disponían y los se clérigos aprovechaban del poder que otorgaba administrar las relaciones con la divinidad. En la actualidad, en alguna medida sigue siendo así, en especial en algunos lugares que no han accedido plenamente al imperio de la razón. Quizás, hoy las formas son más disimuladas y más amables, pero otrora fueron violentas e incontestables. Los científicos saben bien de estos aconteceres, por cuanto, no poner en armonía los descubrimientos con las creencias, les costó la vida a muchos que se atrevieron a tratar de hacer ver lo evidente. Ahí quedan Giordano Bruno, que vio la muerte en la hoguera y el propio Galileo Galilei, con su increíble y duradera condena, que pesan como losas sobre los hombros de sus verdugos, aunque quieran mitigar la pena con exculpaciones extemporáneas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Portada de la revista que es va editar en el I Aplec i que porta el logotip realitzat per l’artista. Mariera Pijoan.

El 5 de juny de 1990 la Colla de Dolçainers i Tabaleters “El Terròs” va complir 10 anys de la seua fundació. Amb motiu d’esta efemèride va entregar eixe mateix mes el primer “Parra d’or” a Eliseu García Ripoll, el seu director i “alma mater” de la Colla. Es volia amb esta distinció honrar les persones que treballen per la música tradicional de dolçaina. Quatre mesos després, els dies 27 i 28 d’octubre de 1990, de fa ara 30 anys, tindria lloc a Petrer un esdeveniment musical i popular únic: la celebració, per primera volta en el nostre poble, d’un Aplec de Dolçainers i Tabaleters.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Os presento Emocionarte. La doble vida de los cuadros. Autor Carlos del Amor y editado por Espasa.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Las autoridades se dirigen al templo parroquial, tras la misa se inauguró la biblioteca. 25-10-1964.

La primera biblioteca que existió en Petrer se ubicó en el edificio del Ayuntamiento en los primeros años del siglo XX. A principios de los años 30 se trasladó al colegio Primo de Rivera y fue el 25 de octubre de 1964, hace hoy  56 años, cuando se inauguró la que realmente podemos considerar la primera biblioteca pública municipal de Petrer. Se abrió en la Plaça de Baix, por aquel entonces plaza del Generalísimo, en el edificio que desde el siglo XVII, había sido pósito municipal. En las elecciones de 1905 el pósito, ya convertido en escuela, junto a la casa consistorial funcionaron como colegios electorales. Fue escuela pública unitaria hasta la construcción del colegio Primo de Rivera y durante los primeros meses de 1935 se habilitó como Dispensario de Higiene. Más tarde, se amplió la obra realizada al levantarse una planta en la que se hicieron dos viviendas para maestros. Algunos años después, el Dispensario de Higiene también se transformó en vivienda y en ella residieron, entre otros, en la planta baja los maestros D. Francisco Rodríguez y su esposa Dª. Concha Martín. En la planta superior había dos viviendas la de la maestra Dª. Mª Teresa Campos y su esposo D. Francisco Antón y en la parte que daba a la calle Cura Bartolomé Muñoz, vivían los maestros D. Antonio García, que ocupó el cargo de bibliotecario durante la República, y Dª. Laureana Iñesta. Cuando se marcharon estos últimos ocupó la vivienda el maestro D. Fernando Casado, que poco después estuvo al frente de la Biblioteca.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hoy día 25 de octubre  celebramos el día de los Santos Patronos de los Zapateros y con ellos, los diferentes oficios de la Industria del Calzado Universal.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 
Hoy os presento La cabra Serafina de  Blai Senabre i Anna Font editado por Algar.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En el sector del calzado todo el mundo sabe a qué nos referimos cuando hablamos de los contratos fijos discontinuos. Son contratos de trabajo que se adecuan a las particularidades de las campañas del sector, que suelen ser dos al año y cuyo inicio y conclusión suelen variar de un año a otro, dependiendo de los pedidos que hagan los clientes a las fábricas de la zona.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir