SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Blogs

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El pasado martes tuvo lugar en Valencia una jornada para las asesorías de los Centros de Formación, Innovación y Recursos Educativos de la Comunidad (CEFIRE). En ella se trabajaron diversos aspectos relacionados con la formación permanente del profesorado, las dificultades y los logros actuales, el futuro modelo, las competencias y perfiles de los asesores y asesoras de formación y su congruencia con los del profesorado en función de calidad de la enseñanza y aprendizaje de nuestro alumnado, etcétera.

Nuestra jornada de trabajo y debate contó con algunas intervenciones externas en la sesión de la mañana. Me referiré en la entrada de hoy a una de ellas cuyo mérito, ya es bastante en los tiempos en los que estamos, fue no dejar indiferente a la mayoría del auditorio. Dentro de una actividad institucional de este tipo llaman la atención planteamientos tan radicales, en el sentido etimológico de la palabra, que prescindan de la hojarasca y ofrezcan un enfoque desde la raíz, desde los fundamentos. Me estoy refiriendo a la exposición de Agustín de la Herrán, profesor del Departamento de Didáctica y Teoría de la Educación en la Universidad Autónoma de Madrid, que no nos dejó indiferentes aunque fuera por distintas razones.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Un poema no se acaba nunca, simplemente se abandona.Paul ValéryUn poema no se acaba nunca, simplemente se abandona. Paul Valéry

¿En qué momento podemos dar por concluido un texto, un proyecto, una obra de arte? Juan Ramón Jiménez, siguiendo la máxima de Valéry según la cual “un poema no se acaba nunca, simplemente se abandona”, como perfeccionista enfermizo que era, en su deseo nunca colmado por mejorar y actualizar la obra, mantuvo una continua revisión de sus escritos, incluso de los ya publicados, llegando a producir más de diez versiones de un mismo texto concreto.

En el polo opuesto estarían aquellos artistas que velan más por el impulso creativo primigenio y natural, en el momento adecuado, es decir cuando se produce una actitud receptiva, de predisposición extrema y un ritmo interior propicios para que el cuerpo en su totalidad se exprese. El pintor Jackson Pollock y los expresionistas abstractos americanos, Dubuffet o los primeros surrealistas, con Breton y su escritura automática a la cabeza, son ejemplos señeros de esta actitud más inconsciente y espontánea ante el proceso creador, menos obsesionada con la perfección del resultado estético final.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Un gripo de personas haciendo zapatos a mano en las puertas de su vivienda

El tipo de calzado que predomina actualmente en la fabricación de zapatos en la ciudades de Elda y Petrer es, como todo el mundo sabe, el de calzado de mujer, y, dentro de este, el que va destinado al mercado de gama media alta. La constante innovación en el diseño, la calidad de los materiales empleados, la excepcional mano de obra especializada en trabajos complejos y con hechuras que rondan la perfección, avalan una fabricación que se caracteriza por un zapato bien cuidado y en línea con los más codiciados del mundo, pero si a todo esto le sumamos el prestigio de marcas consolidadas en todos los mercados y la exclusividad de ser los fabricantes de diseñadores que venden los zapatos más caros entre las famosas de Hollywood, además de otras importantes firmas que eligen a nuestras industrias para hacer parte de sus producciones, no cabe la menor duda que el camino elegido es el correcto y en esa línea hay que seguir avanzando.

No obstante lo dicho anteriormente, en Elda no se trabajó en este tipo de calzado en épocas remotas de nuestra historia zapatera. También es cierto que desde que se empezaron a hacer zapatos de mujer, la calidad fue siempre una constante en la mayoría de fábricas, pero esas industrias no fabricaban solo zapatos de mujer, es más, según mi criterio (que quizá no todos compartan), Elda no nació a la industria zapatera con la fabricación de zapatos de mujer exclusivamente.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Descamación en un cachorro

La piel de nuestras mascotas puede estar colonizada por bacterias, hongos y parásitos que pueden afectar a las personas, que es lo que conocemos por zoonosis. La estructura de nuestra piel es similar a la de nuestras mascotas y podemos compartir estas enfermedades. Por esto es tan importante mantener en buen estado la piel de nuestro animal. 

En este artículo vamos a comentar las enfermedades de la piel que pueden afectar a nuestro perro y/o gato y que podemos dividir en tres grupos: 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Acabamos de cambiar de año. Habrá quien diga, sin embargo, que el mero sucederse de fechas no es sino un eufemismo de nuestro propio devenir por esta vida con todas sus grandezas y todas sus miserias.

En España la población con 65 años o más era el 1 de enero de 2014 de 8.442.427, un 18,1% del total. Medio siglo antes, en el año 1950, el porcentaje de españoles y españolas de estas edades era del 7%. Sí, al igual que sus gentes, también envejecen los países. La célebre película de los hermanos Coen que da título a esta entrada se nos antoja cada vez más ficticia. En efecto, cada vez más, es país de y para viejos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
SICEP, una cooperativa modélica creada en el año 1936

El libro Industria del Calzado Eldense. Tres momentos clave describe las tres fases que transformaron la forma de vivir de los eldenses. Pero esos tres acontecimientos que se produjeron en periodos de tiempo muy distintos y distantes entre sí, no sólo afectaron beneficiosamente  a los ciudadanos de Eda, sino que macaron momentos de esplendor para toda la economía del sector zapatero en el conjunto del país.

¿A qué tres momentos nos estamos refiriendo?

En primer lugar al nacimiento mismo de la potente industria del calzado en una población mayoritariamente agrícola y sin apenas recursos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El poeta y periodista Javier Rodríguez Marcos

Así  rezan los dos primeros versos de Vida secreta, cuarto libro de poemas de Javier Rodríguez Marcos (Cáceres, 1970), publicado en 2015, 13 años después de Frágil, el poemario que lo consagró como uno de los más emblemáticos poetas de su generación.  Trabaja como periodista en la sección de cultura de El país y, además de poesía, ha escrito algún libro de viajes, ensayos sobre arte y arquitectura y ha realizado algún que otro escarceo narrativo. Son innumerables sus críticas y reportajes publicados en torno a la literatura y el arte actuales. Él mismo lo ha dicho en una reciente entrevista para promocionar Vida secreta: “en este poemario es muy importante el contraste entre un mundo rural que está desapareciendo tal y como lo conocí y una modernidad urbana mucho más vertiginosa y descarnada”.

Y, en efecto, todo el libro se sustenta sobre un permanente juego de contrastes muy efectivos que, con ese estilo tan natural, cadencioso y esclarecedor, a base de imágenes nítidas, se van aposentando en nosotros hasta hacernos asentir que ahí está la más importante clave de lectura del libro. No de otro modo cabe entender Locus amoenus, un poema donde al paisaje bucólico propio de la poesía clásica se contrapone el de la ciudad actual con sus cementerios de escombros. En Asilo, es fortísimo el contraste entre dos mundos sin solución de continuidad. En La casa de la herida, al orden natural se opone nuestro desorden vital. Y en A una rosa, poema que parece dialogar con otro de Juan Ramón Jiménez, de la rosa natural a la de plástico, comprada en un chino, el mundo se enfría cada vez más. No tiene desperdicio el poema Solo en casa: en él, integrando a la perfección elementos de diversa procedencia, nos ofrece una imagen insuperable de ese hombre multitarea que somos hoy. En Et in Arcadia Elf, esa Arcadia feliz que los griegos identificaron con el paraíso es ahora el lugar donde se alza una central térmica. Este poema, último del libro, concluye con una resignada pero dura queja: “Ahora/ les toca a los poetas/ sacar sus conclusiones”. El paisaje que vemos, el mundo que habitamos, se nos aparece más desolador cuando miramos hacia atrás, por más trampas y traiciones que la memoria nos procure. Al fin y al cabo, dice el poeta, somos “nostalgia y cirugía”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La mayoría de las personas amantes del canto lírico y la música sinfónica que habitan en nuestro valle y poblaciones colindantes, todavía no han  gozado de las representaciones de ópera del teatro más importantes del mundo, aún teniéndolo muy al alcance de la mano. Claro que ello no es patrimonio exclusivo de los aficionados a este arte bello, todo aquel que quiere conocerlo lo tiene, asimismo, muy fácil.

Ese teatro es el Metropolitan Opera House de Nueva York, el Met hablando en términos coloquiales, del que 10 de sus producciones fabulosas de la presente temporada se están viendo en sábados alternativos en los Cines Yelmo de Petrer. La última de ellas tuvo el lugar el pasado día 16, con una espectacular versión de Los pescadores de perlas, del compositor francés Georges Bizet, mucho mas conocido por ser el autor de Carmen.

Producciones fabulosas que se disfrutan con una calidad de imagen y sonido impecables, con todos los espectadores ubicados en primera fila de tribuna, y que llegan a cines de 70 países.

No es habitual, al menos aquí en España, que estas representaciones vistas en el cine sean comentadas a modo de crítica en la prensa especializada, como sí se hace con las de los teatros.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un buen camarero, como cualquier otro profesional que se precie de serlo, debe cada día potenciar su espíritu a la hora de desarrollar su profesión, aumentando cada vez más su vocación y consiguiendo con su esfuerzo aumentar tanto su rentabilidad como trabajador y por lo tanto también la de su empresa. Con su trato consigue que un gran número de clientes visiten más a menudo el local donde desarrolla su trabajo, debido entre otros motivos a la atención que se le dispensa y la preocupación que le demuestra, para que esos minutos en los que se encuentre disfrutando en el establecimiento sean recordados por los detalles y por el servicio que se le dispensa, porque no solo el éxito se consigue con la calidad y la elaboración de los productos que se ofrecen, sino también con el comportamiento y la profesionalidad de todo el personal que componen un equipo de restauración.

Con el paso de los años y debido a la tan llevada crisis, la cultura y el servicio han pasado a un segundo término, de igual manera también ha disminuido la calidad en los productos para abaratar costes y no subir los precios a los clientes, pero con este pequeño repunte que se ha tenido en los últimos meses, también es cierto que se está subsanando por parte de una gran mayoría de empresarios ese déficit que se tenía en este sector, consiguiendo que tanto la calidad de los productos que se ofrecen como de los trabajadores que desarrollan el servicio aumenten, porque la realidad nos hace ver a todos que cualquier relajación o descuido en este sector hace que se pierdan clientes y que se ocasionen perdidas, las cuales llevarían al consiguiente cierre del establecimiento.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Tabletas, libros electrónicos, móviles inteligentes... son regalos que se han prodigado en estas fechas, regalos relacionados con la comunicación y, en cierto sentido, instrumentos útiles para la lectura y la escritura cotidianas.

En mi caso, tal vez no haya llegado a merecer obsequios como los anteriores (procuraré enmendarme) pero sí he recibido, entre otros más modestos, un libro que he aprovechado para leer durante las vacaciones Leer en el centro escolar. El plan de lectura de Gemma Lluch y Felipe Zayas. Esta publicación, precisamente, concede bastante espacio de calidad a la lectura en la red y al uso de otros formatos además del clásico libro en papel para el trabajo de los centros sobre la lectura.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En los últimos años he escrito varios artículos relacionados con la industria y con las ferias del calzado en Elda. Pero algunos comentarios con jóvenes que viven en nuestra ciudad, me hizo caer en la cuenta que con el paso de los años, los mayores logros, los mejores acontecimientos y las etapas más notables de la vida de la ciudad, llegan a olvidarse por completo y, en algunos, los más jóvenes, les resulta totalmente desconocidos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Ahora en invierno no pueden faltar los platos de cuchara de toda la vida. Esta es una receta económica y rápida de hacer, en poco más de media hora tendréis un riquísimo plato caliente, tan reconfortante en los meses de frío. 

Los ingredientes que lleva esta receta, son fáciles de encontrar en el mercado.

¡Vamos a ello!

Ingredientes:

  • 3 o 4 Patatas grandes
  • 1 Cebolla seca
  • 2 Dientes de ajo
  • Unas hojas de laurel
  • 1 Pimiento verde
  • Un buen trozo de chorizo curado
  • ½ Guindilla (opcional)
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 2 Pimientos choriceros
  • Sal
  • Agua
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-ESTANTERÍA DE AUTORES ELDENSES-

Décimas de El Seráfico a la entrada del cementerio de Elda

Posiblemente no haya eldense de una cierta edad que no haya oído hablar de El Seráfico, si es que no ha leído sus poemas. A la entrada del cementerio de Santa Bárbara, sin ir más lejos, hay dos placas con sendas décimas suyas. Los más jóvenes quizás sepan de él por el colegio con su nombre que hasta hace unos años funcionó o por haber oído historias de un personaje popular y entrañable entre su vecinos por la facilidad para improvisar versos inmediatamente cuando alguien se lo pedía y le daba un pie, es decir, una palabra a partir de la cual nuestro autor componía un poema redondo (principalmente décimas, estrofa que utilizó ampliamente) a cambio de unas monedas, alimento o un buen vaso de vino. Pero no es tan sencillo discernir, al hablar de celebridades como él, entre la persona real que fue y el personaje legendario al que se le atribuyen hechos y leyendas difíciles de ratificar.

Francisco Juan Ganga Ager (1812- 1871), de sobrenombre El Seráfico, “es una de las figuras más sugestivas e interesantes de las que ha tenido Elda en todos los tiempos”, en palabras de Alberto Navarro en Eldenses notables. Apenas si hay datos de su infancia y primera juventud hasta que se incorpora voluntario al ejército y es destinado a Cuba desde los 16-18 a los 29 años. Será allí donde como lector compulsivo adquirirá esa vasta cultura que tanto sorprenderá después al incluir en sus versos personajes históricos, mitológicos, religiosos o hechos e ideas de épocas pasadas. También parece que adquirió allí una cierta educación musical y los conocimientos técnicos, retóricos y poéticos, que con tanta desenvoltura aplicara a sus composiciones.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Hay numerosos excrementos en las aceras

La semana pasada se publicaba en este periódico, la noticia de que una señora que se había fracturado la rótula al pisar un excremento de perro. Esta semana el Ayuntamiento de Elda, pone en marcha una campaña para recordar a los propietarios de perros la obligatoriedad de recoger los excrementos de la vía pública, incluyendo jardines, parque para perros, terrenos urbanos, etcétera.

Sin ir más lejos, la semana pasada tuve una discusión en la calle con una señora que pasea tres perros y delante de mí se iba sin recoger los excrementos de uno de ellos. Imaginad tres excrementos por tres salidas al día por siete días a la semana suman un total de 63 excrementos a la semana en la calle sin recoger.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir