SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

4 JUN 2020 Fundado en 1956

Blogs

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El día 30 de enero, aniversario de la muerte del Mahatma Gandhi, se celebra en España el Día Escolar de la No-Violencia y la Paz (DENYP). Es una fecha de gran visibilidad para la comunidad educativa en la medida en que concita esta a través de numerosas actividades que tienen en esta temática su razón de ser.

La educación para la paz se entiende como el "proceso de adquisición de los valores y conocimientos, así como las actitudes y comportamientos necesarios para conseguir la paz personal, entendida como vivir en armonía con uno mismo, los demás y el medio ambiente". Casi nada. Contemplada así, en toda su extensión de educación en valores como el respeto a los derechos humanos, la democracia, la interculturalidad, la solidaridad, etc. algunas manifestaciones de esta celebración parecen radicalmente insuficientes o anecdóticas. Vista así, merecería la pena mirarnos al espejo educativo y reflexionar en torno a lo que nos jugamos, sobre la necesidad de entender cómo estamos provoviendo una cultura de paz desde la escuela más allá de las canciones, las palomas o el espectáculo colorista delante de las familias.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-LO BUENO SI BREVE-

Antonio Machado y Leonor Izquierdo, el día de su boda, el 30 de julio de 1909.

Eso es la poesía para Antonio Machado. Incluso, afinando más, “la poesía es el diálogo del hombre, de un hombre con su tiempo”, sentencia Juan de Mairena. Y, desde luego, nuestro poeta no sólo no vivió de espaldas a su tiempo sino que su vida estuvo marcada por varios acontecimientos decisivos: las dificultades familiares tras la muerte del padre; la muerte también de Leonor Izquierdo, su joven esposa, en 1912; su apuesta por los desfavorecidos y el compromiso con el régimen republicano; el amor frustrado en plena madurez con Pilar de Valderrama, Guiomar en sus versos últimos; o el exilio y la muerte en Colliure al final de la guerra civil. Al morir, con 64 años, “ligero de equipaje”, llevaba un verso en un papel arrugado del bolsillo de su gabán: “Estos días azules y este sol de la infancia”.

Profesor de Francés en distintos institutos españoles (Soria, Baeza, Segovia), su poesía creció a la sombra de la lírica popular (su padre y su abuelo fueron estudiosos y recopiladores de coplas y otros poemas tradicionales andaluces) y el simbolismo francés, taimado por la pluma de Rubén Darío y su modernismo hispano, y a quien Machado admiró toda su vida. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Primera imagen publicada en la prensa sobre el inicio de los trabajos para la creación del Museo del Calzado. (La Verdad 20/1/1990) | Carlson.

O quizá debiera decir la última voluntad de la hija de un zapatero eldense. 

A través de este blog he ido relatando aquellos momentos que más huella han dejado en mis recuerdos de aquellos primeros años de preparación para hacer posible el Museo del Calzado. Hemos hablado de historia, de zapateros, de aparadoras y de todos los profesionales de la industria del calzado. También de fábricas y de personajes. Cada legado, cada adquisición o cada momento vivido, han ido dejando como si fuera una pátina de vivencias acumuladas unas sobre otras, que han conformado mi criterio sobre la industria zapatera y especialmente sobre la profesionalidad o la conducta de aquellos que hicieron posible este tránsito desde la actividad artesanal a nuestra industria actual. He tenido la inmensa suerte de, a través de esta labor de recopilación e investigación que me llevó a contactar con cientos de personas, poder contar hoy esas experiencias, unas más humanas, otras más históricas y todas extraordinariamente maravillosas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El salero, recipiente imprescindible en cualquier mesa o cocina, siendo su utilidad para sazonar la comida. Pero este pequeño utensilio que apenas cambia en su forma, salvo por el número de agujeros que puede tener para que pueda salir su contenido cuenta con otras historias dentro del mundo de la restauración.

Los saleros son objeto de deseo para un gran número de clientes que asiduamente visitan restaurantes, bares o cafeterías, se tratan de pequeños objetos que viven al margen del resto, los saleros son como los paquetillos de azúcar o de sacarina, hoy están aquí y mañana lo puedes encontrar en la casa de un conocido que el día anterior estaba en cualquier local de restauración compartiendo una comida.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Visita stand Costa Blanca junto al resto de delegaciones invitadas. | JCFE

Del 18 a 22 de enero, la Institución Ferial de Madrid acogió la Feria Internacional de Turismo, FITUR, en su 37 edición. Considerada por algunos medios de comunicación como la segunda feria de turismo más importante del mundo, en ella se dieron cita tanto expositores de comunidades autónomas españolas como internacionales, para ofrecer sus atractivos turísticos, en el recién inaugurado Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. 

Desde 2013, las Fallas de Elda, representadas por sus máximos cargos asisten como invitadas por el Patronato de Turismo Costa Blanca, con el objetivo de promocionar las fiestas del fuego eldense. En esta ocasión la comitiva estuvo formada por Esther Carbonell Pérez, Fallera Mayor de Elda, y María del Mar Grimaldos Martínez y Rebeca Salguero Moya, sus Damas de Honor. Además estuvieron acompañadas por los componentes de la Junta Central de Fallas Encarni Ferrándiz, delegada de Cargos Oficiales y Fernando Álvarez, delegado de Relaciones Institucionales y Protocolo.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Si el Teatro de la Zarzuela de Madrid estrenase este viernes, 27 de enero, una nueva producción de Doña Francisquita, Los gavilanes, La tabernera del puerto, La verbena de la Paloma, Luisa Fernanda o La del soto del parral, pongamos por caso, no sería noticia destacada, en opinión mía. Pero llevar a su escenario un zarzuelón como lo es La Villana, se convierte en todo un acontecimiento. Aparte de ser una obra de calidad superior, musical y teatralmente, hace mas de treinta y dos años que no se representa. La última vez fue en el propio Teatro de la Zarzuela el 9 de abril de 1984. Fuera de allí nadie la ha programado. Los ayuntamientos o teatros públicos que de vez en cuando le hacen un guiño a la zarzuela quieren títulos que pertenezcan a la sota, caballo y rey habituales. Y las agrupaciones de aficionados difícilmente pueden montar una obra de la envergadura de La villana.

Para mí fue una suerte que la firma discográfica Alhambra llevase al disco este "zarzuelón", allá por 1973, en una versión excelente. La he escuchado en infinidad de ocasiones y creí que nunca tendría la ocasión de poderla presenciar sobre un escenario. Podré hacerlo, salvo imprevistos, siendo algo que tengo que agradecer a la dirección del teatro madrileño. Hay otros títulos, de esos que no tienen nada que envidiar a las óperas punteras, que yo denomino "zarzuelones", que posiblemente me quede sin verlos, debido a las limitaciones de programación del Teatro de la Zarzuela de Madrid.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El Museo del Calzado de Elda contiene miles de piezas, unas expuestas y otras en almacén listas para ser sustituidas por otras para hacer el museo más atractivo y siempre renovado. En sus salas encontramos, desde maquinaria muy antigua (unas hechas en serie y otras por artesanos que las empleaban antes de inventarse las propias máquinas que realizaban determinados trabajos). Hay obras de arte, zapatos, documentos, utensilios y un largo etcétera que engloba cientos de títulos, medallas, fotografías (entre ellas las de oro de las exposiciones de París y Londres  conseguidas por Romero Utrilles en los albores del siglo XX), documentos de industrias, artilugios y muchas cosas que serían enormemente largo poder siquiera nombrar.

El valor de los fondos del Museo del Calzado se mide con criterios objetivos y subjetivos, es decir, por el valor inventariable como objeto al que necesariamente hay que sumar el valor intangible, sentimental, de antigüedad o de historia. Para que el lector se haga una idea comparativa ¿que podría valer actualmente un simple anillo de plata que perteneció a un periodo del Imperio Romano?. Es evidente que el anillo como tal y por el valor de la plata puede ser muy bajo, pero a ello hay que sumar el valor histórico, pero ¿y el valor sentimental?, este último valor es el más difícil de cifrar y, en muchos casos, el más importante a mi criterio.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-EL DINOSAURIO TODAVÍA ESTABA ALLÍ-

El mejicano Luis Felipe Lomeli tiene un microrrelato más corto que el de Monterroso.

Vimos que la brevedad, la concisión o la economía de medios narrativos caracterizan al microrrelato hasta singularizarlo y distinguirlo de sus congéneres en el territorio de la ficción. Pero ¿cuál es el límite para no confundirlo con el cuento o el relato breve? Aunque las opiniones estén divididas, más o menos entre las diez palabras y las tres páginas vendría a ser el espacio que abarcan.  Correspondería “al eslabón más breve de la cadena de la narratividad, que de tener tres formas (novela, novela corta y cuento) ha pasado a tener cuatro”, según señala Irene Andrés- Suárez, al añadir en cuarto lugar al microrrelato. 

Más allá de su extensión, lo que singulariza a este género hiperbreve es su intensidad, sea esta narrativa, discursiva, expresiva... O la importancia que en él ocupa la elipsis. En todo caso, hoy prevalece la idea general de que el microrrelato no debe ocupar más de una página con el fin de ser leído de un tirón, en un vistazo, lo que refuerza además su unidad de impresión. Fiel al “menos es más” de los minimalistas, con el tiempo han ido ganando terreno los microrrelatos cada vez más breves e hipercondensados  que apenas sobrepasan las treinta líneas. Y aunque el empuje de fenómenos como Twitter haya hecho que abunden los relatos hiperbreves que apenas exceden sus ciento cuarenta caracteres, conviene no olvidar que desde su aparición hace muchos años coexisten los de una sola línea con los de dos- tres páginas y no se pueden sacar conclusiones definitivas de cuál es la extensión idónea, más allá de describir una tendencia hacia un esencialismo  que “permita a las palabras -rodeadas ahora de silencio- brillar con toda la intensidad de su luz”, según señala David Lagmanovich.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Componentes del grupo Pic- Nic el día que Jesús Belotto defendió su tesis en la Universidad de Alicante. Enero de 2013.

Eldense nacido en 1985, Jesús Belotto es Licenciado en Traducción e Interpretación, Máster en Traducción Literaria (francés-español) por la Universidad de Alicante y Máster en Letras Modernas por la de Universidad Paul Valéry de Montpellier. Trabajó como auxiliar de conversación en un Liceo de Marsella y como Lector de español en la Universidad de Montpellier. Posteriormente lo hizo como becario de asistencia a la labor docente en el Departamento de Traducción e Interpretación de la Universidad de Alicante.

 En enero de 2013 leyó en dicha universidad su tesis doctoral La traducción y recepción del poema en prosa en España: Le Spleen de Paris de Charles Baudelaire. Poco antes, en 2012, la editorial Libros del innombrable había publicado una versión al español de los poemas en prosa de Baudelaire cuya edición, traducción y estudio preparó él mismo. Desde septiembre de 2013, ejerce como profesor de español en un Liceo de Mayotte, territorio francés de Ultramar situado en el Océano Índico. Su interés por el teatro le llevó en 2015 a unirse a la compañía amateur “Les Malomos” y a escribir, en lengua francesa, su primera obra de teatro bajo el título L’ambassadeur russe (El embajador ruso), que la compañía estrenará este mismo año.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Historia del Calzado" de la colección Julio Vibot.

En Palencia capital, había un pequeño Museo del Calzado, propiedad de Julio Vibot, un zapatero que desde muy joven aprendió las técnicas zapateras, y tras la Guerra Civil (1936 - 1939), dedicó todos sus esfuerzos a lograr levantar de las sillas de ruedas a personas con grandes traumatismos en los pies. Preparaba hormas, pies simulados y plantillas, y su reputación fue extendiéndose por el país. Vibot abrió varias clínicas o consultorios, a los que acudía para tomar medida a sus clientes. Estuvo varias veces en Elda con motivo de las Ferias del Calzado, impartiendo más de una conferencia, igualmente dio charlas en varias universidades. Visité, cuando ni yo mismo imaginaba hacer un museo, aquel local palentino siempre lleno de visitantes. Vibot me transmitía sus experiencias y cómo empezar para hacer un espacio expositivo atrayente. Yo le expliqué los intentos en Elda por parte de la FICIA en 1964 y 1965 y el fracaso que supuso incluso abrir un estand con el nombre de "Museo del Calzado" en aquel 1965. Él me animaba y casi cada año acudía a visitarlo y a charlar sobre aquellas piezas maravillosas que contenía su museo. 

Julio Vibot nació en Cuenca de Campos, donde figura una placa en su casa de nacimiento. Fue reconocido por su amor al calzado y su trabajo. Cuando a finales de los años 80 le conté mi proyecto de un museo en Elda y quizás, un día, su colección pudiese llegar a nuestra ciudad donde se conservaría para siempre (pero esto no quería ni oírlo), él me decía que si un día tenía que desprenderse de su museo, lo donaría a la Diputación de Palencia, y así lo hizo. Vibot, dada su avanzada edad, cerró el museo e hizo la donación a la ciudad en la que había vivido desde la niñez. ¿Qué hacía una diputación con una amplísima muestra de zapatos en unas tierras en las que no existía tradición zapatera?, ¿donde lo pondrían? El museo se envió a un pueblo llamado Astudillo, en la provincia de Palencia, y se le encomendó a las monjas clarisas del Monasterio de Santa Clara; el convento conocido también por el Palacio de Pedro I, que está declarado Monumento Histórico Artístico.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La semana pasada algunos medios de comunicación locales se hicieron eco del inicio en Elda, en el Centro Cívico y Juvenil,  de la formación específica para coordinadores y coordinadoras de igualdad y convivencia (CIC) de centros educativos del ámbito del CEFIRE de Elda. Fue la primera sesión presencial de un total de cinco, que se desarrollarán hasta mayo, congregó a más de 100 docentes de centros públicos y concertados.

En breve se abrirá un espacio virtual complementario donde se desarrollarán diversas tareas dirigidas tanto a la sensibilización coeducativa como al establecimiento de un diagnóstico de la situación de nuestras escuelas. En ella se abordarán contenidos y conceptos como feminismo, escuela mixta, currículum oculto y coeducación, socialización, corresponsabilidad, prevención de la violencia, micromachismos, relaciones afectivo sexuales sanas, identidad y diversidad sexual y discriminaciones basadas en ellas, convivencia positiva, buenas prácticas educativas, etcétera.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 

¿Han oído hablar del palo cortado?, posiblemente la respuesta sea no. En las líneas que me permite el presente artículo quiero darles a conocer este tipo de vino, desconocido para casi todos, pero una joya para los que apreciamos el mundo de la enología.

El palo cortado lo debemos de encuadrar en el grupo de los vinos olorosos. Existen sobre él numerosos comentarios y un aura que lo hace hasta misterioso, me atrevería a decir que casi lo transforman en una leyenda urbana para los que no están iniciados en la enología. Hasta el Consejo Regulador define al Palo cortado como un “vino de gran complejidad que conjuga la delicadeza aromática del amontillado y la corpulencia en el paladar del oloroso”. Otros comentan que se trata de un vino a extinguir. Mi modesta opinión después de haber visto, leído y analizado numerosas referencias y comentarios es que el vino palo cortado ha tenido, tiene y tendrá una larga vida, el mayor problema radica en su producción que es muy pequeña, porque tenemos que considerar que los vinos jóvenes que se utilizan para su elaboración se dan en una proporción bastante baja.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hace 85 años, un 16 de enero de 1932, y en una visita cargada de simbolismo político, Niceto Alcalá-Zamora, primer presidente de la Segunda República Española llegó a Elda para colocar la primera piedra al monumento a Castelar, último presidente de la Primera República, y recoger simbólicamente del eldense y eminente tribuno español el testigo del republicanismo español. Durante su visita tuvo oportunidad de conocer la industria del calzado, visitando la fábrica de Francisco Rivas Rubio, modelo de producción en aquel momento. Según datos oficiales del momento, la producción de las fábricas eldenses era de 15.000 pares diarios.

Antes de girar visita a las dos fábricas de calzado, Niceto Alcalá-Zamora fue recibido en el Ayuntamiento por Aquilino Bañón, alcalde de Elda; teniendo que asomarse por dos veces al balcón de la plaza para corresponder a los cientos de eldenses que querían saludar al Jefe del Estado, en la que era su primera visita a provincias como presidente de la Segunda República.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El comienzo del año y la vuelta de vacaciones a la escuela nos sitúan ante sentimientos encontrados. Por una parte, cierta pereza motivada por el regreso a las rutinas cotidianas y a la actividad más reglada, tras el descanso y las ocupaciones quizás más erráticas pero, en muchos casos, tan provechosas personal y profesionalmente. Por otra, una no menos cierta ilusión al abrigo del año que comienza, una trampa en forma de número mágico que nos tendemos y en la que nos agrada caer de alguna manera. 

Decía Julián Marías en su Breve tratado de la ilusión que lo decisivo en ella es la anticipación. Nos ilusiona lo que va a llegar, lo que va a venir, lo que va a acontecer. La llegada del nuevo año es caldo de cultivo para los propósitos más nobles y los más improbables, también en el ámbito educativo.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir