SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Blogs

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-LO BUENO SI BREVE-

Ilustración digital vectorial de Epicuro. Revista Muy interesante

Con esta pregunta, F. Nietzsche ponía en cuestión los derroteros del pensamiento occidental, al anteponerse durante siglos lo abstracto e ideal a lo corpóreo y material, y al modo elitista y grandilocuente de ejercer la filosofía lejos de los foros abiertos donde mantuvo un sentido práctico, incluso terapéutico, para todo aquel dispuesto a aprender a conducirse en la vida y sentirse bien consigo mismo. En ese Jardín que Epicuro fundó en Atenas en el año 306 a.C. él y sus seguidores (entre los que también había mujeres y esclavos) perseguían un estilo de vida sencillo, incluso austero, cultivando además del huerto que los alimentaba, las virtudes y la amistad. Ya entonces, se les trató de hedonistas desenfrenados, comiendo y bebiendo sin cesar y en una orgía sexual permanente. El propio Cicerón los tachó de “cerdos de la piara de Epicuro”. No es extraño, por ello, que aún hoy el diccionario se refiera al epicureísmo como esa filosofía enseñada por Epicuro y el “refinado egoísmo que busca el placer exento de todo dolor” de quienes lo practican. Asimismo el vocablo epicúreo es sinónimo de sibarita, comodón o mundano, entre otros. Nada más lejos de la realidad.

Se pregunta Emilio Lledó (el mayor pensador español, hoy) por lo que contienen las enseñanzas de Epicuro para que tan pronto se convirtieran en una filosofía maldita. Como subraya en El epicureísmo, hoy el griego de Samos sería considerado un antisistema por oponerse frontalmente a esos fabricantes de deseos “no naturales y no necesarios” que tanto nos esclavizan. Del mismo modo, Michel Onfray es contundente al considerar que esta filosofía “puede constituir un poderoso remedio contra la fiebre decadentista contemporánea. Acabar con la apatía que invade el mundo no es tarea de ningún salvador exterior, de ninguna ideología capaz de resolver todos los problemas de un solo golpe, sino de cada uno de nosotros. Ante cualquier cosa que quiera someternos, el único salvador al que podemos recurrir está en nuestro propio interior”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Grabado de Epícteto, filósofo estoico del siglo I d.C.

“Entre todas las cosas que existen, hay algunas que dependen de nosotros y otras que no dependen de nosotros.  Así, dependen de nosotros el juicio de valor, el impulso a la acción, el deseo, la versión, en una palabra, todo lo que constituye nuestros asuntos. Pero no dependen de nosotros el cuerpo, nuestras posesiones, las opiniones que los demás tienen de nosotros, los cargos, en una palabra, todo lo que no son nuestros asuntos.

Las cosas que dependen de nosotros son libres por naturaleza, sin impedimentos, sin trabas. Por el contrario, las cosas que no dependen de nosotros se hallan en un estado de sometimiento, de servidumbre, y nos resultan ajenas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Comienzo la redacción de este artículo y todavía continúo dudando si el título que le he querido dar es el más acertado.

Está finalizando el presente año y en pocas horas dará comienzo el 2016, todos queremos tener esperanza en cada uno de los sectores y deberes que desarrollamos, en mi caso el de la hostelería. Deseamos que ese pequeño incremento de trabajo que he venido observando en los pasados meses se mantenga o que siga en aumento. Supongo que el afán de cada uno es ser positivo, ese es mi caso, pero también debo de reconocer que ese optimismo que se debe de mantener en ocasiones se nos viene abajo, los motivos pueden ser por compañeros o amigos que realizan tareas en diferentes gremios y los observas abatidos, tristes, cabizbajos y sin alegría. Trato de sacarles una lectura positiva de lo que me comentan, quiero transmitirles otra actitud, cambiarles el modo en que ven las cosas, pero debo de reconocer que en la mayoría de las ocasiones soy incapaz de lograrlo.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Las vacaciones comienzan; el año termina. Fechas en las que se prodigan a diestro y siniestro los buenos deseos, días de ilusión para pequeños y mayores, la lotería la promesa condicionada de los regalos, citas en el calendario que este año se hacen coincidir aproximadamente con unas elecciones generales de cuyos (inciertos) resultados van a depender muchas orientaciones políticas en torno a la educación. En fin, momentos dominados por la expectación y las buenas intenciones.

En una ocasión tan propicia a uno se le ocurre imaginar qué pediría para mejorar el panorama educativo que gozamos y padecemos. Dan ganas de volver a los años en que escribíamos listas interminables, retos complicados incluso para unos seres mágicos que creíamos todopoderosos. Se acababa imponiendo entonces la autoridad de los padres y las madres a estos auténticos catálogos de juguetes en forma de carta. Pide solo una cosa. Si tuviera que elegir, ¿cuál sería mi deseo?

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Niall Williams, autor de Una historia de la lluvia.

Decía en una reciente entrevista el cantautor Ismael Serrano, a propósito de la publicación de su novela Ahora que la vida, que las buenas obras -a diferencia de lo que ocurre en las redes sociales- deben ser ambiciosas en su afán por trascender el momento, el mensaje más lineal e inmediato. Si la semana pasada les recomendaba tres valiosos libros dentro del género poético, esta les expondré mis impresiones de otros tres (una novela, un ensayo y un lúcido testamento intelectual) que sin duda trascienden la coyuntura del instante o de la situación en que fueron escritos.

La historia de la lluvia, octava novela del irlandés Niall Williams, publicada en septiembre en la editorial Lumen, es eso, una historia de historias cautivadora, extraordinaria, sorprendente. Ruth Swain, postrada en la cama esperando una posible cura a su enfermedad con solo 19 años, nos cuenta todo lo que desde ella ve y siente, conjugando en la narración la historia de sus antepasados (su padre poeta, su abuelo escritor del tratado El salmón en Irlanda, etcétera) con la suya propia o con la de los casi cuatro mil libros numerados de la biblioteca que heredó de su padre y que ha leído con fruición. Sorprende la madurez de la protagonista, la lucidez con que nos cuenta su situación, utilizando un lenguaje que alterna el lirismo, la ironía, el humor  y la cháchara con una capacidad asombrosa para describir tan introspectivamente los paisajes exteriores como los de su propia imaginación. Por momentos, y ante la gravedad en que Ruth se debate, es como si todos esos libros que ha leído, y en los que se recrea, le sirviesen de bálsamo y revitalizante. Como esa lluvia que no cesa. “Somos nuestras historias. Las contamos para seguir vivos o mantener con vida a quienes ahora solo viven en el relato”, nos dice. Léanla si pueden. Preciosa. Excelente.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El brindis es el momento de una celebración en el que las personas invitadas levantan y entrechocan las copas, queriendo con ese gesto manifestar una felicitación por un fin conseguido o también para unos buenos deseos. Si preguntamos a cualquier estudioso de las etimologías, no estaría seguro del origen de esta palabra, aunque la mayoría llegan a la conclusión de que este término procede del alemán bringen, que significa “ofrecer”.

De su origen existen numerosas opiniones. Los sumerios tenían por costumbre cerrar tratos u acuerdos con una comida colectiva, dentro de la cual los implicados en el acto bebían todos de la misma copa.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Una de las vitrinas instaladas en el certamen de calzado en las Escuelas Nuevas

Todos los eldenses conocen quién fue el primer secretario general de las Ferias del Calzado en Elda, Roque Calpena, así como su trayectoria al frente de la institución; también hemos hablado muchas veces de ese otro industrial Óscar Santos que machaconamente escribía y escribía sobre la necesidad de una feria en Elda. El Ayuntamiento de la ciudad con su alcalde al frente, Antonio Porta Vera, pusieron en marcha el primer impulso que culminaría con la creación de la FICIA y el desarrollo económico del sector zapatero, todo ello desde la Concejalía de Fiestas de la que Calpena era titular. Pero Roque no estaba solo, otros ilustres eldenses también aportaron su esfuerzo. He dicho siempre que nadie es capaz de hacer nada en solitario y que todos necesitamos de todos para hacer una gran obra, pues bien, una de las personas que pasaron casi desapercibidas fue José Rodríguez Espinosa que no era fabricante de calzado, era propietario de un modesto taller de tacones y plataformas de madera. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Si piensas regalar una mascota, ten muy claro que es un ser vivo que tiene sus necesidades y requiere una serie de cuidados, entre ellos los servicios de un veterinario. 

Ten en cuenta que un perro o un gato no es un juguete.

En muchas ocasiones pensamos en regalar un perro a los niños por Navidad, porque tienen el deseo de tener una mascota y a veces nos sentimos impulsados por este deseo sin tener en cuenta las repercusiones emocionales ni económicas.

Un perro es un ser vivo que tiene unas necesidades que debemos tener en cuenta para que forme parte de la familia. 

Requiere un entorno adecuado, tiempo y formación para educarlo y sacar a pasear, tiempo para jugar con el, tiempo para cuidarlo, bañarlo y cepillarlo. Además, como un ser vivo que va a compartir nuestra vida, requiere unos cuidados médicos y servicios veterinarios que ha de proporcionar un profesional. 

Hace unos años escribimos estas preguntas para ayudar a valorar la idoneidad de tener un perro o gato en la familia. Siguen siendo válidas después de estos años y te pueden ayudar a tomar la decisión. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El pasado domingo día 13 de diciembre tuve la oportunidad de asistir en la vecina localidad de Novelda a la celebración anual de la Feria de la uva del Vinalopó. He de resaltar la perfecta organización del evento, como también los actos relacionados con el mismo, que dieron comienzo la noche anterior en la vecina localidad de Monforte del Cid con la celebración anticipada de las doce campanadas.

Es muy importante destacar el gran ambiente existente en los diferentes stands preparados para la ocasión, como así mismo la gran afluencia de público y la excelente armonía entre todos los asistentes, destacando la información que se nos facilitaba ante cualquier duda sobre este evento.

Tengo que agradecer a D. Francisco José Martinez Alted, alcalde de Novelda, y a D. José Bernabeu Cerdá, presidente de esta Denominación de Origen, por su tiempo y su amabilidad, aclarándome diversas dudas que tenía sobre las uvas que componen esta Denominación, como también de otros datos relacionados con ella.

Esta feria, como el resto de actos que se celebran en todas las localidades que conforman el valle de las uvas, es un homenaje a todos los recolectores y trabajadores de la uva de mesa, los cuales con su empeño y dedicación consiguen que el 31 de diciembre de cada año llegue esta fruta a las manos de casi todos los españoles.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Dedicábamos el artículo de la semana pasada a las zarzuelas, y sus derivados, con el ambiente de la Navidad en sus tramas argumentales. En esta segunda entrega nos ocupamos de la zarzuela que se interpreta o  solía interpretarse por estas fechas, sin guardar relación alguna sus contenidos con las fiestas que celebramos. 

Se da la curiosa circunstancia de que al mismo tiempo que las zarzuelitas “navideñas”, citadas hace siete días, apenas gozaron del éxito, hubo otras del repertorio habitual que llegaron a convertirse en tradicionales, dentro de los últimos días de un año y primeros del siguiente.

Al igual que existe la opereta propia de representarse en los más importantes teatros operísticos de centroeuropa en Navidad y Año Nuevo, hubo zarzuela propia de estos días. Zarzuelas de ambiente divertido y desenfadado coincidente con el de las operetas.

Dentro de este contexto, cuando la zarzuela gozaba de un mayor protagonismo en los teatros españoles, dos títulos mandaban en Navidad: Los sobrinos del capitán Grant y El rey que rabió. Obras ambas  muy propias para llevar a los niños al teatro. La primera de aventuras, la segunda de situaciones simpáticas y grotescas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El pasado sábado 12, se celebró en el Hotel Abba Centrum de Alicante el I Premio Tenis Mejor Postre Navideño 2015.

Fue una tarde increíble, allí nos congregamos siete bloggers de los diez nominados de la provincia, donde cada uno de nosotros presentamos nuestra opción a concurso.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Por fin ha llegado el día, os presento mi propuesta de postre para el concurso, Premio Tenis Mejor Postre Navideño.

He elegido una deliciosa mousse de chocolate, aromatizada con licor de mandarina Tenis y acompañada de otra mousse de turrón de Jijona. Una combinación exquisita.

La elaboración es muy fácil, además se puede preparar con antelación, lo que nos facilita el trabajo en la cocina, algo que viene muy bien en estas fechas.

La presentación la he hecho en vasitos pequeños como degustación, ya que es para el concurso, pero en casa podéis presentarlo en vasos de mayor tamaño o en copas.

¡Vamos a ello!

Ingredientes:

Para la mousse de Chocolate:

  • 4 Huevos a temperatura ambiente (separar las claras de las yemas)
  • 80 grs. de azúcar (más 1 cucharada sopera)
  • 1 Pellizco de sal
  • 175 grs. de chocolate para fundir
  • 30 ml. de leche
  • 30 grs. de mantequilla
  • 4 cucharadas de Licor de Mandarina Tenis (opcional)
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Pantalla de ordenador con página de inicio de un comercio electrónico

En la foto: Comercio local de Zapatos de niños Puntapié.

Estas navidades los comercios multiplican sus ventas online de toda clase de productos. Es muy cómodo ver todos los productos y poder comparar rápidamente entre ellos en las tiendas online que muchos comercios tienen a la disposición de sus clientes.

El ahorro de tiempo es considerable, se evitan aglomeraciones y podemos elegir tranquilamente aquel producto o regalo que estamos buscando, después podemos pagarlo online e ir a recogerlo personalmente al comercio local o si lo deseamos, que nos lo envíen a casa. Es muy cómodo sí, pero también tenemos que tener en cuenta algunos puntos a la hora de elegir la tienda donde compraremos.

¿Sabes ya el producto que quieres?

Sabes lo que quieres, pero no sabes si en tu establecimiento de confianza lo tendrán o no, entonces lo buscas online encontrando diferentes tiendas que sí lo tienen. Como primer consejo te diría que buscaras tiendas que estén cerca de ti por ejemplo en Google Maps y comprobar así sí disponen de tienda online. Porque si todo encaja y lo compras, tendrás la ventaja de si tienes algún problema poder acudir al comercio en persona.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Un momento de la emotiva presentación del libro

El pasado miércoles 2 de diciembre se presentó en el Teatro Castelar el tercer libro de poemas de Sacra Leal, Currículum in vitro. Avalado por sus dos poemarios anteriores, Revolución del Llanto, publicado en 1994 en la prestigiosa editorial Torremozas, dedicada exclusivamente a poesía escrita por mujeres, y Pájaros en la memoria, publicado en 2007 por el Ayuntamiento de Elda, el presente volumen confirma esa línea emotiva que, en Sacra, acaba uniendo lo cotidiano con lo extraordinario -lo rutinario con lo sorprendente- en un realismo hechizado y con esa fuerza irreductible que impregna los poemas, a pesar de todos los pesares.  

Fue una presentación teatral, y no sólo por el espacio que acogió el acto sino porque fueron sus compañeros del grupo de teatro Carasses quienes, en un homenaje propio y lleno de emociones, fueron desvelando algunos rasgos esenciales de la obra y leyendo varios de sus poemas. Antonio Santos, director del grupo, ejerció de maestro de ceremonia y subrayó ese incansable trabajo de orfebrería hasta obtener los poemas que Sacra ofrece en este libro. Y cuyo proceso de maceración ha sido más prolongado de lo que cabe imaginar. Un poemario, pues, reflexivo y de plena madurez.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir